Ecosistemas domóticos: enseña a tu casa a que se preocupe por ti 

Por Leroy Merlin

Un hogar inteligente, confortable, económico y seguro. Ese es el objetivo de la casa conectada, que te ofrece la opción de controlar muchos de los objetos de tu vivienda a través de Internet, haciéndote la vida mucho más fácil y sencilla. Con un hogar conectado, tú y tu familia disfrutaréis de mayor seguridad y confort. Facilita las rutinas diarias, hace que tu hogar sea mucho más seguro y te ayuda a ahorrar en la factura energética.

Hogar conectado: más seguridad y confort

Una casa conectada es aquella en la que dispositivos como luces, persianas, calefacción, seguridad, etc., pueden controlarse y administrarse de forma automática, haciendo tu vida y la de tu familia mucho más cómoda y sencilla.

Una de las principales ventajas de la casa conectada es que no solo puedes controlar tu casa con unos pocos clics, sino que también lo puedes hacer en la distancia. Ya estés en el salón de tu casa, en el supermercado haciendo la compra o en la otra punta del mundo, podrás controlar tu hogar a través de un smartphone, tableta u ordenador con conexión a Internet. Con solos unos clics podrás apagar todas las luces de tu hogar, cerrar las persianas, comprobar que tus hijos han llegado del cole o controlar la temperatura para que cuando llegues la casa esté caldeada.

Qué necesitas para que tu hogar sea una casa conectada 

Un ecosistema domótico transforma tu casa en un hogar inteligente y tu día a día en una experiencia más confortable. Cada hogar tiene unas necesidades diferentes y con un sistema domótico podrás diseñar sus funciones de acuerdo a tus necesidades y las de tu familia. Puedes domotizar tu hogar de dos maneras: con un dispositivo inteligente para una necesidad en concreto, como un enchufe o termostato inteligente, asociado a una aplicación en tu móvil; o instalando un sistema domótico. Estos se componen de un box de centralización o central inteligente; dispositivos para gestionar el uso de la electricidad, seguridad o climatización; y una aplicación móvil instalada en tu smartphone, tableta u ordenador con conexión a Internet.

Todos los sistemas domóticos tienen un funcionamiento similar. Primero adquieres un box de centralización y después vas añadiendo los dispositivos que quieras controlar: luces, persianas, calefacción, cámaras, alarma, etc. Su instalación es tan sencilla como enchufarlos a la red eléctrica y a tu Wi-Fi.

Controla tu consumo de electricidad: ahorra en la factura  

Hay múltiples dispositivos inteligentes que te ayudan a tomar decisiones para reducir tu factura eléctrica y disfrutar de un mayor confort en tu hogar.

  • Enchufes inteligentes. Podrás controlar cualquier aparato eléctrico y programarlo para que se encienda y se apague cuando tú quieras. Imagina levantarte por la mañana con el café recién preparado porque has programado tu enchufe inteligente –conectado a la cafetera eléctrica– para que se encienda a la misma hora a la que te levantas. Puedes controlarlos desde tu smartphone, tableta u ordenador y desde cualquier lugar para, por ejemplo, encender la televisión para simular presencia cuando no estás en casa. También te ayudan a eliminar el stand by de tus aparatos, con lo que conseguirás un ahorro de hasta un 10% en tu factura.
  • Medidor de consumo. Si quieres saber cuánta energía consume tu hogar, instala un medidor de consumo en el cuadro de luz. Es la mejor manera de valorar si tu tarifa eléctrica se ajusta a tus hábitos. Además, estos dispositivos también te informan, mediante una notificación, ante consumos anómalos y evitan riesgos por sobrecargas eléctricas.
  • Sensores de movimiento. Encenderán la luz cuando detecten movimiento y las apagarán cuando no haya nadie en la estancia.
Hogar conectado: más seguridad y confort

Control de climatización: tu casa siempre a la temperatura perfecta 

Puedes diseñar tu ecosistema domótico para tener tu casa siempre a la temperatura perfecta y, además, reducir el consumo energético. Nunca volverás a encontrar tu casa fría cuando vuelvas de trabajar o tras un fin de semana fuera de la ciudad. Hay varios sistemas desde los que puedes controlar tu calefacción.

  • Termostato inteligente. Estos dispositivos permiten programar las horas a las que quieres que se encienta y apague tu calefacción o aire acondicionado e incluso controlar la temperatura de tu casa a la distancia desde una aplicación instalada en tu smartphone o tableta. Los hay que aprenden de tus hábitos, tienen en cuenta la previsión meteorológica o geolocalizan tu posición para que siempre que llegues a casa, la temperatura sea perfecta.
  • Módulo de caldera y un sensor de temperatura conectados a tu box de centralización. El funcionamiento es similar al del termostato inteligente. El módulo va conectado a la caldera y el termostato en la estancia en la que quieras controlar la temperatura. Ambos dispositivos van conectados al box de centralización para poder controlar la temperatura desde su smartphone.
  • Sensores de apertura de puertas y ventanas. Estos dispositivos apagan la calefacción cuando abres las ventanas o puertas para ventilar.
Hogar conectado: más seguridad y confort

Control de seguridad: siempre cuidando de los tuyos 

Hay diversos dispositivos para saber lo que pasa cuando no estás en casa y asegurar la seguridad de los tuyos. Podrás ver lo que sucede en cualquier estancia de tu casa desde tu smartphone. Es muy útil para vigilar a tus hijos o a personas mayores. Estos sistemas te envían una notificación cuando detectan movimiento en tu hogar, lo que te permite ves en tiempo real lo que está pasando.

  • Cámara. Puedes instalar tantas como quieras y todas conectadas a tu smartphone. Podrás ver lo que sucede en tiempo real. Es perfecta para vigilar a tus hijos mientras duermen o a tu mascota cuando estás fuera de casa. Hay modelos que incluyen la función de comunicación bidireccional, para hablar y escuchar a través de su micrófono y altavoz. También los hay con sensor de movimiento, visión nocturna, grabación en tarjeta de memoria o en la “nube” e incluso reconocimiento facial.
  • Sensores de movimiento. Detectan presencia en la estancia y automáticamente te envían un aviso a tu smartphone.
  • Sensores de apertura de puertas y ventanas. Cuando detectan movimiento o vibración, envían una notificación a tu smartphone.
  • Sirena. Tiene una función disuasoria. La puedes encender desde la aplicación instalada en tu teléfono móvil cuando recibes una notificación de los sensores de movimiento o de la apertura de puertas y ventanas.
Hogar conectado: más seguridad y confort

Control de persianas: confort y ahorro 

Con un módulo para persianas podrás controlarlas y programarlas desde tu teléfono estés donde estés. En todo momento podrás sabes si tus persianas están bajadas o subidas y con un solo clic abrirlas y cerrarlas, simular que presencia cuando no hay nadie y programarlas para que se cierren y se abran en función de tus horas de sueño. Puedes elegir un modelo conectado a tu box de centralización o seleccionar un modelo que puedes controlar también con un mando a distancia.

Hogar conectado: más seguridad y confort

Primeros pasos para un hogar conectado 

Es muy sencillo convertir tu hogar en una casa conectada. Puedes comenzar adquiriendo sencillos dispositivos, como un enchufe inteligente que puedes controlar desde tu smartphone a través de una aplicación. También puedes adquirir el sistema Muvit, desde el que puedes unificar el control de todos los dispositivos que funcionan con infrarrojos, como mandos a distancia de los aparatos de aire acondicionado, televisión, música, etc. Después puedes ir añadiendo otros dispositivos para controlar las persianas, el resto de enchufes, la calefacción o la seguridad de tu hogar.