5 instalaciones que debes hacer para preparar tu huerto o jardín

Por Leroy Merlin

A la hora de diseñar espacios exteriores como jardines o un huertos, es importante preparar bien el terreno y tenerlo a punto para todas las futuras necesidades que te pedirá. Es imprescindible contar con un suelo en las condiciones más óptimas, tanto si planeas poner césped en él como si tienes pensado plantar cualquier cosecha. Pero también has de conocer todas las instalaciones que tu jardín o huerto necesitará tener para lucir de la mejor forma. A continuación te contamos 5 instalaciones que necesitas hacer para preparar tu jardín o huerto.

Instalaciones para preparar el huerto o jardín

Tareas previas a las instalaciones

Preparar tu huerto o jardín, tanto si lo diseñas de cero como si vas a reformar el que ya tienes, requiere de una gran preparación. Antes de ponerte a plantar, debes realizar algunas instalaciones previas.

1. Delimita el terreno y crea zonas de plantación

El suelo es la base de tu jardín o huerto y por ello tiene que estar bien preparado. Lo primero que debes hacer es limpiar la parcela y delimitar sobre el terreno las zonas funcionales y de plantación, como parterres, taludes y terrazas. Es clave hacerlo antes de construir y plantar, ya que una vez establecidas las plantaciones y demás construcciones sería mucho más complicado y costoso. Limpia bien la parcela de restos de obra, maleza, pedruscos y demás materiales inservibles.

Una vez delimitadas las zonas, has de preparar el espacio de plantación. Para ello, hacen falta tres pasos que te ayudarán a contar con un terreno en condiciones: el desherbado, la aportación de nutrientes o abonado y la labranza.

  • Desherbado: Lo más habitual es que un terreno esté lleno de hierbas que van creciendo de forma espontánea y acaban por invadir gran parte del espacio. Esto ocurre tanto en un terreno en el que planeas diseñar tu jardín como en un jardín poco cuidado. Sea cual sea tu caso, has de eliminarlas.
  • Abonado: La tierra de tu huerto necesita recibir el agua necesaria, contar con un buen drenaje y estar bien nutrida en materia orgánica y minerales. El aporte de materia orgánica resulta indispensable. Aporta compost a tu suelo, en función de si es fértil o pobre en materia orgánica. Como recomendación, puedes incorporar algún mantillo específico para hortalizas o fertilizantes orgánicos granulados. 
  • Labranza: Antes de ponerte a plantar, tienes que labrar la tierra para que se airee y así pueda repararse, lo que facilitará el desarrollo de las raíces. 
Instalaciones para preparar el huerto o jardín

2. Marca caminos 

En el caso de que quieras marcar caminos en tu jardín, el momento más adecuado para hacerlo es tras haber preparado la tierra y delimitado sus zonas. Los caminos necesitan dedicación y han de estar bien diseñados para aprovechar al máximo el espacio y cubrir todas las necesidades.

Los caminos pueden hacerse con piedras, entarimados de madera, arena, cortezas de pino, traviesas, grava, adoquines o áridos decorativos. Una vez decidido el material con el que lo trazarás, solo faltará construirlo.

Instalaciones para preparar el huerto o jardín

3. Crea muros de contención

Los muros de contención son elementos constructivos cuya función es soportar el empuje horizontal y evitar el desprendimiento de la tierra. Por tanto, estos muros se alzan como una medida preventiva que te ayudará a contar con un jardín o huerto más seguro. 

Para generar una superficie plana, es importante que la tierra base esté reforzada con una pared más resistente de lo habitual, ya que de otro modo, tenderían a desprenderse. Existen muchas opciones según la estructura del muro. Pueden ser de piedras, de bloques prefabricados, de gaviones, de tierra armada o de hormigón. Sea cual sea el que escojas, podrás reforzar su estabilidad con elementos verticales como pilares, paredes de carga o forjados. 

Instalaciones para preparar el huerto o jardín

4. Instala el drenaje o sistemas de riego

La acumulación de agua y los encharcamientos en la tierra son problemas que se solucionan con un buen sistema de drenaje o riego. El drenaje consiste en colocar un tubo con agujeros sobre la tierra para que el agua pueda entrar y salir transportando el agua sobrante del jardín. Para ello, debes hacer zanjas en distintas partes de tu terreno. Lo habitual es hacer una zanja en la parte más baja del jardín y varias en la parte alta que finalicen en la primera. Gracias a esto, lograrás que el agua de diferentes zonas vaya a la zanja principal. En ella, el tubo de drenaje se encargará de expulsar el agua fuera. Si quieres saber más detalles, echa un vistazo a este artículo donde te contamos cómo instalar drenaje en el jardín.

Piensa también, en el caso de que quiera cultivar o poner césped, qué tipo de riego le irá mejor a tu terreno. Te recomendamos que leas este artículo con claves para ahorrar agua en el jardín.

Instalaciones para preparar el huerto o jardín

5. Instala el cableado de iluminacion

Una vez tengas todas las zonas de tu jardín o huerto establecidas y preparadas, no te olvides de hacer las instalaciones necesarias para la iluminación que le quieras dar. Para ello, lo primero es planificar el tipo de iluminación según la función o uso que tenga su espacio correspondiente. Hay 4 zonas del jardín que conviene iluminar correctamente para mejorar la seguridad en el exterior: los accesos, la fachada, el jardín y la piscina. Una vez identificadas las diferentes áreas, podrás jugar con las opciones, atendiendo siempre al estilo general del jardín o terraza. 

Tienes varias opciones de iluminación exterior, desde potenciar la luz solar hasta utilizar la última tecnología led. Escoge la que mejor se adapte a tus circunstancias y las de tu jardín.

Instalaciones para preparar el huerto o jardín