Aprende a colocar baldosas cerámicas como un profesional. ¡Los mejores tips e ideas decorativas!

Por Leroy Merlin

No lo dudes: la cerámica está de moda. Si antes solo los veíamos en el baño y en las paredes de la cocina, hoy los suelos cerámicos se han rebelado y ocupan ya todos los espacios de la casa. ¡Aprende a colocar bien las baldosas y consigue acabados de lujo en tu hogar!

Nos encantan los revestimientos cerámicos. Actualmente los encontrarmos en el suelo del salón, la terraza y la entrada, pero también en las paredes de toda la casa. Los nuevos diseños, más elegantes y contemporáneos, permiten crear mil y un efectos que convierten cualquier espacio en un lugar donde apetece estar. Pero para lograr esta sensación, la colocación de las baldosas y el acabado de las juntas debe ser impecables: un trabajo mal hecho dará al traste con todo el proyecto, y hará que pierdas tiempo, dinero e ilusión. Para evitarlo, hoy te contamos cómo colocar baldosas cerámicas como un profesional. Y te revelamos algunos trucos para conseguir efectos vanguardistas y contemporáneos, con los que lograr ese efecto ¡wow! que tanto nos emociona.

Encolado de cerámica: mejor, con el sistema de capa fina

Instalación de cerámica “a pegotes”

¿Has oído hablar alguna vez sobre el sistema de encolado “a pegote”? Si has instalado cerámica alguna vez o te interesan este tipo de reformas, seguro que te suena. Es una técnica de siempre que, en realidad, se llama “encolado por puntos”. Consiste simplemente en depositar una pella (pegote) de mortero-cola en cuatro o cinco puntos del dorso de la baldosa, para luego fijarla a la pared. Esta técnica, pensada para ahorrar tiempo y producto, en realidad no es nada recomendable: con el tiempo, las baldosas se pueden caer o aflojar. ¡No le confíes tu trabajo!

Instalar baldosas cerámicas como un profesional

Instalación de cerámica por capa fina

En su lugar, lo mejor es recurrir a una técnica que sí funciona y resiste bien el paso del tiempo: el encolado por capa fina, simple o doble. La técnica “capa fina” consiste en fijar las baldosas cerámicas tras aplicar una capa de mortero-cola de hasta 5 mm de espesor en la pared y/o la baldosa. El mortero-cola se extiende con una llana dentada. Si se van a instalar piezas con mortero tradicional (no con mortero-cola), hay que emplear la técnica de la capa gruesa; sin embargo, los revestimientos cerámicos actuales se colocan casi siempre con morteros-cola y pastas, fáciles de emplear y con alto poder de agarre.

Dependiendo del nivel de absorción que tengan las baldosas, el encolado por capa fina puede ser simple o doble:

  • Encolado simple. Esta técnica se emplea con baldosas cerámicas de absorción media-alta y formato pequeño o mediano. Consiste en aplicar el mortero-cola en la pared y fijar sobre él las piezas, asentándolas después con un mazo de goma.
  • Encolado doble. En este sistema, además de encolar la pared el mortero-cola se aplica también al dorso de la baldosa. Así se genera una capa más gruesa y con estrías en ambas partes, que favorece el agarre y aporta una fijación más resistente. Es el sistema adecuado para cerámica de bajo nivel de absorción, como por ejemplo la de gres porcelánico. También se recomienda para baldosas de gran formato, a partir de 30x30 cm.
Instalar baldosas cerámicas como un profesional

Morteros-cola, pastas y adhesivos para instalar cerámica

En el proceso de instalación de cerámica, los morteros-cola y pastas de agarre son tan importantes como el propio material, el soporte (suelo o pared) y la técnica de instalación. Estos productos han evolucionado mucho con el tiempo y hoy se pueden encontrar en distintos formatos y calidades. Según la norma UNE EN 12004, los tipos de adhesivos existentes son los siguientes:

  • Tipo C: Adhesivos cementosos. Son los morteros-cola clásicos, que se presentan en polvo y hay que mezclar con agua o aditivos líquidos. Se pueden emplear en todo tipo de paredes o suelos, excepto en los que presenten poco agarre.
  • Tipo D: Adhesivos en dispersión. Son pastas ya preparadas (al uso), listas para su empleo. Recomendadas solo para soportes con mucho agarre: por ejemplo, paredes ya enlucidas con yeso o tabiques de yeso laminado. No se recomiendan para suelos, pero son una buena opción para reparaciones puntuales.
  • Tipo R: Adhesivos de resinas reactivas. Son mezclas de resinas sintéticas, polvo mineral y aditivos que endurecen por reacción química. Los hay de 1 o 2 componentes. Proporcionan una fijación muy potente, por lo que son adecuadas para soportes con poco agarre. Son ideales, por ejemplo, para pegar las piezas sobre revestimientos y suelos cerámicos, de terrazo o de piedra natural.
Instalar baldosas cerámicas como un profesional

Herramientas para alicatar y solar: el kit básico

Si lo tuyo es el bricolaje, seguro que te animas a colocar suelos cerámicos o alicatar paredes. Es un trabajo que requiere cuidado y cierta experiencia, pero es posible conseguir buenos resultados si utilizas los productos y las herramientas adecuados. En tu equipo básico para instalar cerámica no pueden faltar los siguientes útiles:

  • Cortador cerámico. Imprescindible para cortar las piezas cerámicas a la hora de rematar esquinas, bordes y bordes. Pueden ser manuales o eléctricos. Para escoger el adecuado, hay que tener en cuenta el tamaño de las baldosas que quieras colocar: las más grandes requieren cortadores de mayor envergadura. Sin embargo, los de tamaño medio y formato manual suelen cubrir la mayor parte de los trabajos de  bricolaje. Los cortadores eléctricos realizan cortes rápidos y muy precisos: hazte con uno si necesitas cortar baldosas porcelánicas.
  • Tenazas para cerámica. Son tenazas de corte especiales que sirven para hacer trabajos de ajuste: quitar esquinas, redondear bordes, etc. Se utilizan con baldosas finas y no muy duras.
  • Mezclador. Los mezcladores o batidores sirven para mezclar el mortero-cola y la pasta para juntas. Lo puedes sustituir por una varilla mezcladora para taladro: comprueba que es específica para mezclar morteros.
  • Sierra de corona para cerámica. Con este accesorio para el taladro podrás hacer agujeros para pasar cables, colocar interruptores o enchufes, pasar tuberías, instalar griferías, etc.
  • Llana dentada. Una herramienta esencial para extender el adhesivo con la técnica de capa fina. Las estrías que deja en la superficie mejoran el agarre del producto. La separación entre los dientes depende del tamaño de la baldosa a colocar: cuanto más grande sea el formato, mayor debe ser. Para fijar piezas porcelánicas de gran formato (a partir de 30x30 cm) necesitarás una llana con 6 mm de separación o superior.
  • Rodilleras. Son fundamentales para trabajar con comodidad. Hacen el trabajo más fácil y agradable, y protegen las rodillas de golpes y arañazos.
Instalar baldosas cerámicas como un profesional

Juntas cerámicas a todo color. Un producto para cada revestimiento 

En un alicatado o un suelo cerámico, las juntas tienen más importancia de lo que parece. Para conseguir una junta regular hay que emplear crucetas o separadores de plástico; una vez seco el mortero-cola, no olvides retirarlos si no quieres que terminen agrietando el rejuntado. Además de ser imprescindibles para compensar los movimientos de dilatación y contracción del material, las juntas también juegan un importante papel estético:

  • En revestimientos y suelos de tipo rústico, por ejemplo en gres tradicional, funcionan bien las juntas anchas (de 8-10 mm) en tonos tierra o negro.
  • Con baldosas cerámicas y azulejos de diseño más contemporáneo, las juntas finas en color blanco resultan discretas y elegantes.
  • También podemos jugar con combinaciones de colores atrevidas: imagínate la clásica pared con azulejos blancos tipo metro, con las juntas en gris oscuro… Existen morteros-cola y pastas adhesivas en distintos colores, y también los puedes colorear con pigmentos.
  • Aún queda una opción: la cerámica rectificada. Son piezas porcelánicas con bordes rectos, diseñadas para revestimientos con juntas mínimas de 1 mm o incluso menos.

Dependiendo del revestimiento o la junta que queramos lograr, las pasas para rejuntar pueden ser de distintos tipos:

  • Mortero universal. Para juntas de entre 1 y 15 mm, en distintos colores. Sirve para suelos y para paredes, y se puede usar en interior y exterior.
  • Pasta para gres porcelánico. Es un mortero que se puede preparar en forma de lechada para rellenar juntas muy finas, inferiores a 1 mm. Es idóneo para cerámica rectificada.
  • Mortero flexible para rejuntar. Diseñado para rellenar juntas muy anchas, de hasta 15 mm. Su flexibilidad evita que la junta se resquebraje por efecto de la dilatación y la contracción. Se recomienda sobre todo para suelos de exterior y zonas de piscina.
  • Pasta de resina epoxi. Altamente resistente a la humedad y los movimientos, puede ser de uno o dos componentes. Hay que mezclarla bien con un mezclador eléctrico. Estas pastas no contienen cemento y se pueden preparar como lechada o como mortero, para distintos anchos de junta (entre 1,5 y 10 mm). Es ideal para zonas que estén en contacto constante con el agua, como duchas, saunas, spas, etc. No genera hongos ni moho y aguanta en perfecto estado durante mucho tiempo.
  • Pasta vitrificada. Son pastas en formato líquido de alta resistencia frente al agua y los movimientos de contracción y dilatación. Sirven para rellenar juntas y como adhesivo para baldosas porcelánicas, piezas de gran formato o muy finas y mosaico de vidrio (gresite). Se puede usar en paredes y suelos. Su cualidad vitrificada permite lograr un acabado uniforme, y evita la proliferación de hongos y bacterias.

Cómo limpiar la cerámica (fácilmente) después de su instalación 

Has terminado el nuevo alicatado de tu baño o el suelo cerámico del salón. El trabajo ha quedado perfecto…  ¡Pero ahora queda limpiar! Retirar los restos de cemento y eliminar el velo blanquecino que deja la pasta no es fácil. En estos casos, lo mejor es emplear productos específicos que harán la mayor parte del trabajo por nosotros.

Para eliminar los restos de cemento antes de rejuntar, puedes utilizar un quitacementos a base de ácido clorhídrico. Estos productos se mezclan con agua y se utilizan con cepillos de cerdas. No olvides colocarte guantes y mascarilla cuando utilices este tipo de limpiadores, así como aclarar perfectamente la superficie con agua limpia después.

Tras aplicar la lechada o pasta para juntas, hay que dejar que empiece a fraguar antes de quitar los restos. Después, limpia con una esponja grande y agua abundante, repitiendo la operación varias veces. Si siguen quedando restos, utiliza un limpiador especial: te ayudará a dejar la superficie impecable. Lee atentamente las etiquetas para asegurarte de que los productos son adecuados para el material (gres tradicional o porcelánico, azulejos…).

Instalar baldosas cerámicas como un profesional

Aprende a colocar las baldosas

Descubre en este vídeo las diferentes formas de instalación y fijación de baldosas cerámicas: