Xeropaisajismo o cómo crear un jardín con bajas necesidades de agua

Por Leroy Merlin

Esta técnica se basa en el uso de plantas con menores necesidades hídricas tanto autóctonas como otras con gran adaptabilidad a climas con falta de agua. Estas plantas se han adaptado para absorber cualquier gota que reciben y almacenarla en sus raíces, tallo u hojas.

Cada año, en España, experimentamos inviernos más suaves y veranos mucho más cálidos y con pocas precipitaciones, lo que provoca situaciones de sequía. No por eso hay que renunciar a un jardín frondoso y colorido: la xerojardinería ofrece una alternativa muy sostenible para zonas con escasez de agua. Esta técnica está basada en el uso de especies con menos necesidades hídricas para su desarrollo, tanto autóctonas como otras adaptadas a un ambiente en el que la falta de agua es la principal característica. Son las plantas conocidas como xerófitas.

Jardines con bajas necesidades de agua

Las xerófitas son plantas perennes con capacidad para soportar la falta de agua, sobre todo en el suelo, durante largo tiempo. Se han adaptado, modificando sus hojas y tallos, para absorber cualquier gota de agua que reciben. Generalmente, presentan raíces largas, hojas pequeñas con poca porosidad y, en algunos casos, espinas.

El xeropaisajismo trata de recrear la misma naturaleza: no se trata solo de un jardín de cactus con tonos ocres y marrones. Arbustos, árboles, tapizantes o suculentas son protagonistas en un xerojardín. El clima continental y mediterráneo de muchas áreas de la geografía española ofrece una amplia variedad de especies que se adaptan muy bien a estas condiciones: olivo, romero, madroño, boj, lavanda, jara… Muchas con llamativas y hermosas flores.

El sustrato, el riego y la zonificación

La clave de los xerojardines es su fácil mantenimiento y sostenibilidad, pero, para que realmente cumpla estas características, hay que planificar cómo distribuir las diversas especies, elegir un sustrato adecuado y cuidar las condiciones de riego:

  • Zonificación: para optimizar el uso del agua es fundamental una buena planificación y zonificación previa, agrupando las especies con similares requerimientos. Reúne las plantas según sus necesidades: aromáticas, arbustivas y rocallas, tapizantes… Esto ayudará al mantenimiento y sostenibilidad de tu jardín. Un jardín de xerófitas puede consumir un 70% de agua menos que uno normal.
  • Suelo arenoso: estos jardines se desarrollan mejor en tierras arenosas, que ofrecen mejor drenaje que las arcillosas, con cierta dificultad para la absorción del agua. Es recomendable aportar abono orgánico en el suelo para mejorar la estructura del sustrato y así el aprovechamiento del agua.
  • Poco riego: el riego ha de ser eficiente. Elige sistemas de microaspersión o por goteo y el uso de aguas recicladas, como la de la lluvia, almacenada en depósitos o bidones.
  • El acolchado o mulching: ya sean cantos rodados, corteza de pino o grava decorativa, ayudará a la tierra a retener la humedad, aumentar la temperatura del suelo y disminuir la erosión y las malas hierbas.
Jardines con bajas necesidades de agua

¿Qué plantas puedo poner en mi xerojardín?

Este tipo de jardines están diseñados con criterios de sostenibilidad y técnicas que favorecen el aprovechamiento de agua. Y no solo hay que limitarse a los cactus: existen muchos tipos de plantas que se pueden incluir. Al realizar la selección de las plantas, deben seleccionarse las que se adapten bien al clima de la zona y/o sean autóctonas.

Jardines con bajas necesidades de agua

Suculentas: cactus y crasas

Las plantas suculentas son aquellas que han engrosado su raíz, tallo u hojas como consecuencia del almacenamiento del agua. Se han adaptado a vivir en climas extremos en los que las precipitaciones son escasas, lo que las hace muy resistentes a condiciones en las que otras no sobrevivirían. Dentro de este grupo tenemos los cactus y las crasas.

Cactus

Los cactus o cactáceas son las principales protagonistas en un xerojardín. Hay alrededor de 200 géneros y unas 2.500 especies. Todas tienen una característica común: las areolas. Son claramente visibles y aparecen como pequeñas protuberancias de colores, tanto claros como oscuros, y de donde nacen las espinas o pelitos.

Jardines con bajas necesidades de agua

Aunque es un tipo de planta que apenas requiere cuidados, en contra de la creencia popular, que tiene unas necesidades de riego muy determinadas. Durante el verano es recomendable regarla como mínimo una vez por semana, mientras que durante el resto del año solo será necesario hacerlo una vez cada 15 días. Cuando llegue el invierno y temperaturas inferiores a 10º, hay que suspenderlo hasta que regrese la primavera.

Es habitual tener cactus en macetas el interior de casa, donde podemos controlar sus necesidades fácilmente, pero también pueden cultivarse en el exterior. Crea en tu xerojardín una zona de Opuntias, especie también conocida como chumbera o higochumbo, y que puede llegar a crecer 20-25 cm al año y medir hasta 3 m. Se desarrolla en forma de arbusto y destacan sus flores amarillas, rojas o anaranjadas. Combínalas con especies de Echonicactus (también asiento de suegra o cactus erizo), características por sus espinas y flores amarillas y su forma globosa. Otras especies cactáceas que puede añadir a un jardín con pocas necesidades de agua son los Cereus peruvianus, también cactus del ordenador, el Pachycereus (Cardón) o el Melocactus, con un tamaño inferior a los anteriores.

Crasas

Las crasas, al igual que los cactus, contienen grandes reservas de agua. Su gran diferencia con los cactus es la ausencia de espinas. Las crasas han engordado sus hojas, creando estructuras con forma de roseta o con un vello reflectante y de color claro que atrapa las gotas de rocío y muy suave al tacto.

Son muy decorativas, sencillas de cuidar y se adaptan fácilmente a cualquier hábitat, excepto a las heladas. Una radical bajada de las temperaturas y un suelo mojado provocará que la planta se pudra. Tampoco toleran bien el granizo.

Jardines con bajas necesidades de agua

Entre las más conocidas:

  • Aloe Barbadensis: conocido como Aloe vera, es el más popular de los Aloe por su belleza y propiedades medicinales. 
  • Aloe Arborescens: con forma de pulpo y que produce unas atractivas flores rojas. 
  • Sempervivum: conocida por su resistencia al frío y capacidad para extenderse.
  • Echeveria: sus hojas nacen en forma de roseta y el color de sus hojas varía entre verde y púrpuras dependiendo de la temporada y la cantidad de sol que reciben. Muy utilizadas como cubresuelos.
  • Crassula erosula: también crásula de fuego. Muy atractiva por el color rojo y verde de sus hojas.
  • Aeonium percarneum: también bejeque rosado, aeonio p puntera. Sus hojas tienen forma espatulada, con la punta rojiza.

Autóctonas

Las plantas más adecuadas para un xerojardín son las especies autóctonas de la zona, ya que ofrecen un mejor rendimiento y se adaptarán fácilmente al terreno. Otra de sus ventajas es que tienen menor necesidad de fertilizantes y productos químicos, ya que resisten mejor contra plagas y enfermedades.

En España hay muchas plantas que cumplen estas características como el olivo, el romero, la lavanda, el boj, la jara, el madroño… Infórmate sobre cuáles son las plantas de tu zona para elegir las que mejor se adapten a tu jardín.

Jardines con bajas necesidades de agua