La cerámica ideal para tu piscina. Soluciones muy funcionales y llenas de estilo

Por Leroy Merlin

La cerámica es un material versátil para acondicionar la zona de tu piscina con soluciones muy completas. Además de funcional es de lo más decorativa por sus variados formatos y la riqueza de colores y acabados que te ofrece. Conoce sus ventajas y posibilidades estéticas antes de elegir modelo.

Cerámica para exterior: alta resistencia, duradera y antideslizante

La cerámica para exterior garantiza todos los requisitos importantes que se necesitan en los espacios al aire libre de viviendas unifamiliares con mucho tránsito. Y más en concreto el suelo que rodea a la piscina, la ducha y los accesos o caminos en el jardín que conducen a ella. Ante todo es un material que ofrece una elevada resistencia y gracias a ello soporta bien la intemperie: desde la acción de los rayos UVA del sol, a la lluvia, la humedad, los cambios bruscos de temperatura y las heladas, y el agua de la propia piscina. También destaca por su larga durabilidad ante el desgaste natural y el paso del tiempo y por ser un revestimiento antideslizante; una característica imprescindible para caminar con seguridad en estas zonas donde siempre suele haber agua.

Otra de las cualidades técnicas propias de los suelos cerámicos para exterior es que absorben menos agua que otros materiales por su baja porosidad, sobre todo los porcelánicos. Este hecho hace que sean pavimentos especialmente resistentes ante exposiciones climatológicas extremas, evitando así que se agrieten en caso de heladas. Una ventaja muy a tener en cuenta. Su sencillo y reducido mantenimiento también son características importantes por las que son una opción muy práctica como material a instalar en las zonas que rodean a la piscina. Unos cuidados básicos de limpieza es todo lo que necesitan para soportar bien el paso del tiempo.

La cerámica para tu piscina, ¡descúbrela!

Los mejores suelos cerámicos

Los materiales cerámicos recomendados para acondicionar la zona de la piscina de viviendas unifamiliares son soluciones que aúnan una gran funcionalidad, seguridad y capacidad decorativa. Y otra ventaja añadida es el hecho de que se pueda pensar en ellos para recubrir otros elementos y superficies cercanas, como escaleras, desniveles, bordillos, rebosaderos, muretes de obra, etc.

A la hora de elegir modelo es posible escoger entre diferentes tipos de materiales. Desde piezas de gres, a extrusionadas, de pasta blanca o de material porcelánico, el mejor para combatir contrastes grandes de temperatura porque es antihielo y debido a esta cualidad el suelo no sufre grietas. Dentro de esta familia, existen porcelánicos de alta gama que destacan especialmente por su suavidad al tacto, alta resistencia a los rayos UVA y a la intemperie y una capacidad antideslizante clase 3, la más elevada.

A su vez estos materiales cerámicos son capaces de ajustarse a nuestras necesidades de uso porque dentro de su oferta se presentan con distintos niveles de resistencia al desgaste -determinado por el espesor que tengan las piezas- y diversos grados antideslizantes: normal, medio y alto. Cuanto mayor sea éste, más capacidad ofrecerá para evitar caídas en zonas encharcadas al transitar por ellas, muchas veces descalzos o con los pies mojados. 

La cerámica para tu piscina, ¡descúbrela!

Carta de colores, acabados y formatos

Los suelos junto a la piscina también pueden cumplir un papel muy decorativo y lucir una imagen afín a tu estilo gracias a la variada oferta de colores y acabados en que se presentan estos materiales cerámicos de exterior. Desde marfiles, blancos y grises claros que armonizan muy bien con decoraciones actuales y modernas, a tonalidades más oscuras, como marrones, negros y antracitas, que encajan en espacios más contemporáneos. O modelos degradados en su paleta cromática, que están de plena actualidad.

A través de estas piezas también es posible dar a lo suelos y zonas circundantes de la piscina un aire cálido y natural porque existen soluciones cerámicas con acabados que imitan piedra, tarimas de madera, cemento, efecto oxidado, relieves, etc. Por otra parte, sus diversos formatos dan pie a plantear montajes muy diversos, más clásicos, muy sencillos y contemporáneos o más personalizados. Si se eligen baldosas cuadradas, servirán para crear superficies uniformes y bastante acotadas visualmente, mientras que si se escogen rectangulares y se colocan en sentido vertical, el área de la piscina podrá quedar mucho más integrada en el escenario, formar un todo. Por último, también es posible optar a piezas hexagonales y a diseños de gran formato, los más indicados para evitar el número de uniones y ahorrar en elementos a instalar, además de proporcionar una gran sensación de libertad espacial.

La cerámica para tu piscina, ¡descúbrela!

Piezas especiales y remates

Una vez elegido el suelo cerámico idóneo para la zona de la piscina, hay otros elementos que no se deben olvidar. Desde remates y rebosaderos a piezas especiales que ayudan a crear un resultado final perfecto cuando llega el momento de instalar estos revestimientos por parte del profesional. Se utilizan para recubrir rincones, peldaños, la ducha de la piscina  y en general elementos con formas difíciles donde los formatos tradicionales no son la mejor opción porque no encajan o no se adaptan bien. La oferta de estas piezas es amplia y está disponible en diferentes colores, medidas y acabados para coordinarlas con el resto de las soluciones cerámicas. Con ellas resulta más fácil conseguir que el trabajo de instalación quede totalmente terminado y el resultado decorativo final será impecable.