Las claves de las hormigoneras profesionales para acertar en la compra

Por Leroy Merlin

Las hormigoneras profesionales son máquinas pensadas para mezclar y preparar morteros y hormigón en trabajos de construcción, dentro de la vivienda o en otro tipo de proyectos donde existen tareas continuadas de albañilería. Sus grandes ventajas: ahorro de tiempo, comodidad y eficacia.

Para trabajos de obra duraderos

Cuando las hormigoneras son profesionales se trata de máquinas expresamente indicadas para trabajos de obra de mayor duración y necesidad de amasado que las fabricadas para tareas de albañilería doméstica, como puede ser la realización de un simple solado para un patio o una terraza.

Hay más aspectos que caracterizan a esta familia de hormigoneras, relacionados con su tamaño y la capacidad de su cuba. En concreto son máquinas mezcladoras grandes, capaces de proporcionar un cuantioso volumen de amasado, puesto que se suelen utilizar en proyectos constructivos de cierta envergadura. De ahí que existan modelos con una capacidad de cuba de hasta 360 litros. Los nuevos diseños se caracterizan por incorporar tambores fabricados en chapa de acero de alta embutición. Debido a estas características y funciones son herramientas que implican una inversión económica considerable.

Las claves de las hormigoneras profesionales

Diseños fijos con motor diésel, de gasolina o eléctrico

Las hormigoneras para uso profesional o industrial también se distinguen por su diseño y tipo de motor. Lo normal es que sean máquinas fijas, la mayoría de las veces para ser usadas en grandes proyectos de construcción durante un periodo de tiempo más o menos prolongado. Por tanto tienen un elevado peso, que puede alcanzar hasta los 200 kg, y debido a ello es necesario que sean movidas mediante un remolque o transporte profesional.

Los motores de estas máquinas, encargados de mover su cubeta, suelen ser de diésel o de gasolina y gracias a ellos obtienen la potencia elevada que necesitan para ofrecer un gran rendimiento. Solo deben ser utilizadas al aire libre o en zonas perfectamente ventiladas cuando se trabaja con ellas en espacios cubiertos. Como no llevan cable se pueden mover si se necesita. También existen hormigoneras de esta categoría con motor eléctrico.

Las claves de las hormigoneras profesionales

Las piezas fundamentales 

Todas las hormigoneras se componen de una serie de piezas esenciales para su funcionamiento, fabricadas en materiales que determinan su durabilidad, resistencia y peso. La cuba o tambor es el contenedor donde la maquina realiza el hormigón o mortero. En la mayoría de los modelos nuevos es de acero de alta embutición y su capacidad es mayor en las profesionales. Cuanto más grande sea la hormigonera, más elevada será la potencia de su motor. La corona y el piñón son fundamentales para que la cuba gire, y pueden ser de fundición o de diferentes materiales plásticos muy resistentes al impacto, como el ABS. Cuando están revestidos por una carcasa su protección es mayor y duran más. El volante es esencial para manipular la cuba y admite diversas posiciones para cargar y descargar. El chasis es la estructura que sujeta la hormigonera, fabricada en metal, y es posible que sea desmontable, plegable o ir soldada. Lo habitual es que estas herramientas lleven ruedas inferiores que varían en tamaño y aportan estabilidad; en concreto las máquinas profesionales suelen incluir ruedas neumáticas.

La normativa de seguridad

La oferta de hormigoneras profesionales de Leroy Merlin son máquinas con elevadas garantías de calidad, que están homologadas con la Normativa Europea en materia de seguridad, cuyo obligado cumplimiento entrará en vigor en España en 2020. Una pegatina informativa visible en ellas así lo acredita.