Las plantas de interior más resistentes

Por Leroy Merlin

Resisten días sin agua, soportan los cambios de temperatura y, además, son capaces de crecer, adaptándose al entorno, sin que apenas tengas que preocuparte por ellas.

Aunque no conozcas sus nombres, seguro que las has visto en numerosas ocasiones. Estas plantas de interior adornan con discreción y puedes encontrarlas, por ejemplo, en un elegante salón, en el portal de cualquier edificio, en la oficina o alegrando un pasillo o recibidor. Casi siempre se trata de plantas de hojas grandes y fuertes, de buen grosor, capaces de sobrevivir con un riego muy moderado.

El poto es una trepadora que crece sin dificultad casi en cualquier sitio, bien en “vertical”, con ayuda de un soporte puede alcanzar una altura considerable, o como planta colgante, perfecta para adornar cualquier mueble tipo estantería. La única precaución es no regarla más de lo necesario, basta con regala una vez a la semana. Solo tienes que asegurar que recibe la suficiente luz indirecta (ponla en una estancia luminosa) y que la temperatura ambiente no baje de los 15 °C.

La sansevieria es una planta vistosa y escultural de hojas erguidas que apenas necesita cuidados más allá del riego moderado, aproximadamente cada dos semanas en verano y una vez al mes en invierno. Capaz de soportar altas temperaturas y heladas débiles, hasta -3 °C, Se adapta a todo tipo de lugares desde extraluminosos, hasta ambientes secos o sombríos.

Las plantas de interior más resistentes

¿Quieres una planta de dimensiones considerables que adorne, por ejemplo, un recibidor o un pasillo y que no exija demasiada dedicación? El ficus benjamina o el ficus de hoja grande (árbol del caucho) son perfectos para ti. Se caracteriza por requerir un riego moderado y la posibilidad de desarrollarse de forma saludable incluso en condiciones de luz escasa.

La cinta aguanta los cambios de temperatura, el riego moderado, las “estrecheces” en la maceta, las corrientes de aire… Pocas hay tan resistentes y, además, la cinta, conocida como “malamadre”, genera un largo tallo del que saldrán hijuelos; nuevas pequeñas cintas que podrás trasplantar fácilmente.

Otra planta todoterreno es la aspidistra. Sus bonitas hojas de verde intenso adornan cualquier rincón. Sobrevive en ubicaciones sombrías y crece muy lentamente, por lo que casi no tendrás que preocuparte por ella, ni por cambios de maceta.

Las plantas de interior más resistentes

Las plantas con flor son una verdadera alegría, sobre todo, para principiantes. Cuidar de una planta y que, pasados unos meses, te regale sus flores es toda una experiencia. Si quieres puedes probar con la violeta africana, muy resistente, solo tienes que tener cuidado de no mojar sus hojas aterciopeladas a la hora de regarlas.

Los cactus y plantas crasas no dan apenas trabajo y resultan perfectas para hacer bonitas composiciones en macetas bajas. Si escoges este tipo de plantas ultrarresistentes y con requerimientos mínimos, asegúrate de que pueden vivir en el interior, ya que algunas necesitan la incidencia del sol directo para su supervivencia.