Las ventajas del riego por goteo

Por Leroy Merlin

Los sistemas de riego automático por goteo son la solución más eficiente para suministrar agua a los cultivos. Economizan agua y, por lo tanto, dinero, ya que el riego se produce, gota a gota, en la zona de la raíz.  

Las ventajas del riego por goteo

La principal ventaja de los sistemas de riego automático por goteo es el ahorro de agua. Depende del tipo de plantas y el clima, pero se calcula en un 40% respecto al riego manual con manguera o regadera, y un 60% frente a la aspersión. Prácticamente anula la evaporación, ya que el goteo se produce en la zona de las raíces de forma localizada y directa, penetra rápidamente en la tierra y la mancha de humedad queda protegida del sol por la sombra de la planta.

Otra de sus ventajas es que favorecen el desarrollo de plantas más fuertes y saludables. El goteo localizado y lento en la zona radicular permite que las raíces profundicen en lugar de extenderse horizontalmente, lo que asegura una mayor fortaleza en caso de escasez de agua. La humedad concentrada reduce el crecimiento de malas hierbas en las zonas no regadas, a diferencia del riego superficial.

Además, al no anegar el suelo ni mojar la parte aérea de la planta, como el follaje, las flores y los frutos, se minimiza la aparición de hongos y enfermedades. Por otro lado, produce menor compactación del sustrato, lo cual favorece el buen desarrollo radicular de las plantas. Protege los suelos en pendiente evitando la erosión y la pérdida de nutrientes, ya que no produce escorrentías. 

Las ventajas del riego por goteo

Instalar un sistema de riego automático por goteo es muy sencillo, no se requieren apenas herramientas ni conocimientos de fontanería, especialmente en los que se presentan en kit. Los circuitos son fácilmente ampliables o modificables mediante la incorporación de nuevos componentes. Se adapta a terrenos extensos, irregulares, aterrazados, en pendiente, parterres y arriates, cultivos verticales, jardineras elevadas, tiestos y contenedores de todos los tamaños, tanto de plantas ornamentales como de huerto. El circuito se acopla directamente al grifo, o en su defecto a un depósito. El riego se controla simplemente abriendo o cerrando el paso de agua. No obstante, es más eficiente instalar un programador para automatizar los periodos y duración del riego.