Lo que debes saber sobre rieles y portavisillos

Por Leroy Merlin

Las cortinas y visillos son elementos fundamentales en la decoración de tu casa y las ventanas. Pero no resultarán prácticos y funcionales si no escoges bien los rieles, que facilitan que corras y descorras las cortinas cada día como comodidad; y portavisillos, que hacen que luzcan los visillos de la mejor manera posible. Ahora además, para facilitarte la compra en tu tienda LEROY MERLIN, tendrás todos los productos que necesitas para vestir la ventana en el mismo espacio.

Tan importante como el tipo de tela o confección de la cortina y visillo que decora el ventanal es la manera de colgarlos. Además de barras y sus terminales, elementos decorativos que quedan a la vista, existen rieles que prácticamente no se ven cuando cuelgas la cortina, pero cuya función es fundamental para garantizar la comodidad en el día a día. Por otra parte, los portavisillos son unas barras específicas para cortinas ligeras o de poco tamaño que se colocan entre dos muros para cubrir la ventana o, incluso, atornillados o fijados a presión en el propio marco de la ventana y puertas acristaladas.

En la nueva colección de LEROY MERLIN encontrarás todos los modelos que necesitas para dar solución a tu caso concreto. Y además, para que la experiencia de compra sea más sencilla y completa, tendrás en el mismo espacio de la tienda todos los productos para vestir tu ventana, desde el riel o portavisillos hasta otros accesorios y complementos y el visillo en sí. También se incorporarán carteles con la información descriptiva que te facilitará la elección idónea.

Rieles para cada ventana

Se trata de guías metálicas o de PVC que se colocan en el techo y que llevan en su interior unos cursores semiocultos en los que se cuelga la cortina –previamente confeccionada para este tipo de sujeción- por medio de unos ganchos.

Con ellos puedes colgar dos cortinas de apertura central –cada una abrirá hacia un extremo de la ventana- o una única de apertura lateral –quedará recogida en un lateral-. También puedes usarlos para dividir un espacio en dos con una cortina que cuelgue del techo o conceder privacidad y delimitar espacialmente un ambiente en un apartamento.

Hay diferentes tipos de rieles: con cordón para visillo (tejido ligero) o para cortina (tejido pesado), riel fijo manual sin cordón, con velcro para bandó, maleable –que permite la adaptación en curva, por ejemplo, para miradores-, riel onda perfecta y rieles para la instalación de más de una cortina (hasta cuatro). En el caso de ventanas muy pegadas al techo, asegúrate de que el riel salva la apertura de la ventana en caso de ser abatible u oscilobatiente. También encontrarás en el mismo espacio en tu tienda los accesorios que necesites para completar tu elección de riel, como el empalme en ángulo que une rieles en curva (apto para rieles sin cordón).

El complemento ideal para el riel es la barra con la que mover la cortina con comodidad sin tirar de la tela. La barra se cuelga del gancho del extremo, de manera que arrastra la tela con ella.

¿Cómo medir antes de comprar el riel?

  1.  Mide la ventana. El riel puede colocarse prácticamente al ras de la misma o darle tantos centímetros como desees ya que hay quien prefiere alargar la medida del riel para que el ventanal parezca más amplio. El mínimo es darle 3 centímetros por cada lado respecto a la medida de la ventana.
  2. Piensa dónde irá instalado el riel -¿directamente en el techo o debajo de la caja de la persiana?- porque también puede determinar la medida. Hay rieles maleables o curvables que pueden instalarse sobre una caja de persiana y cubrirla totalmente.
  3. Ten en cuenta que si el riel es muy largo, superior a 2 metros, tendrás que colocar al menos tres puntos de sujeción (uno en cada extremo y un tercero en el medio). 

Portavisillos para cortinas ligeras

Se trata de barras especialmente diseñadas y fabricadas para colgar cortinas ligeras o de pequeño tamaño en ventanas y puertas. No sirven para cortinas pesadas. En el caso de las ventanas, hay portavisillos que se colocan entre marcos o dos muros, a presión sin necesidad de hacer agujeros. También hay modelos a presión fuera de marcos que separan el tejido de la ventana y la cubren de lado a lado. Los portavisillos denominados decorativos se instalan en la pared, techo o entre dos paredes y están disponibles en varios acabados (blanco, cromo, dorado, negro y plateado).

Es frecuente su uso en ventanas de baño y cocina, pero también se utilizan los portavisillos para colgar visillos en puertas acristaladas ya sean de paso o en armarios. La cortina se cuelga en ese portavisillos, introduciendo la barra por un dobladillo realizado en el extremo de la tela, con anillas o trabillas. También hay modelos de cables de acero en los que el visillo (siempre muy liviano) se coloca con pinzas.

La ventaja de los portavisillos extensibles es que se adaptan a espacios de diferentes medidas (se fijan de manera muy similar al funcionamiento de las barras de cortinas para el baño). Según el modelo, se instalan con escarpias o sin necesidad de hacer agujeros con soportes adhesivos.

Lo que debes saber sobre rieles y portavisillos

Puedes colocar el portavisillos desde la parte superior de la ventana para que la cortina la cubra completamente o hacerlo en la parte media para dejar despejada la zona superior de la ventana.

¿Cómo medir antes de comprar el portavisillos?

Piensa dónde irá instalado el portavisillos porque de ello dependerá su medida. Si es entre muros, la medida es concreta, de lado a lado. Si va en el marco de la ventana, toma la medida que necesites para que cubra el cristal o el cristal y parte del marco. Y si el portavisillos va a la pared o techo, mide el total de la ventana, de marco a marco exterior, y dale al menos 3 cm por cada lado.

Lo que debes saber sobre rieles y portavisillos