Consigue luz natural con la instalación de ventanas de tejado

Por Leroy Merlin

La buhardilla con toda seguridad necesitará luz natural. En algunos casos carecerá totalmente de ella y en otros tendrá diminutas ventanas o claraboyas; o huecos en las paredes laterales, normalmente circulares, que servían para dotar de ventilación al espacio bajo la cubierta.

La solución ideal para aportar luz natural a la buhardilla es mediante ventanas colocadas en el tejado. Podrás poner cuantas sean necesarias, siempre que tu instalación no afecte o altere la estructura que soporta el tejado. Tan solo hay que abrir el hueco.

Cómo abrir un hueco para la ventana en la cubierta

En casi cualquier cubierta es posible abrir un hueco para poder colocar ventanas o claraboyas que aporten luz a una estancia como la buhardilla. Lo primero que hay que saber es el tipo de estructura que tiene la cubierta.

  • Si es con pares de madera probablemente tengan una parte vista desde el interior, con lo que resulta muy sencillo saber del espacio del que se dispone para poder comprar la ventana a medida.
  • La estructura puede estar construida con vigas de metal o de hormigón. Es muy probable que la viguería esté oculta bajo el revestimiento, lo que dificulta algo más saber dónde está para poder diseñar el espacio. Puedes recurrir a los planos de la casa si dispones de ellos, pues ahí vendrán las medidas y situación de las vigas. Si no es así, tendrás que ir tanteando y picando sobre el techo para descubrir dónde están.
Luz natural para tu buhardilla

Abrir el hueco por el tejado

En el caso de que se pueda acceder al tejado sin problemas de seguridad, todo será más sencillo. Retira y amontona primero las tejas del espacio. Marcando con un taladro y broca desde el interior la posición de las cuatro aristas del hueco, podrás saber lo que mide el hueco y por dónde tienes que empezar a picar. Utiliza radial o cortafríos, como en el interior. Por dentro puedes conservar la última capa de revestimiento, la de cartón yeso, por ejemplo, para que no caigan escombros o entre demasiado polvo en el interior. Cuando esté abierto por la capa exterior, es el momento de abrir el hueco en la capa de revestimiento.

Protección de manos y ojos

Durante el trabajo de abrir el hueco es importante que utilices medidas de seguridad. Trabaja siempre con guantes y protégete los ojos y las vías respiratorias. Si utilizas amoladora no vendrán mal cascos anti ruido.

Sistemas de apertura

  • Giratoria: dispone de un eje central sobre el que pivota la hoja. Esto permite una ventilación correcta y la apertura de la ventana de manera parcial. Sí permite un giro de 180º para poder limpiarla por el exterior y por el interior. Son apropiadas cuando hay una pendiente del tejado de entre el 15 y el 90 %.
  • Proyectante: se abre de manera completa accionándola desde la manilla de apertura y cierre que tiene situada en la parte de abajo de la hoja. Al poderse elevar sin límites permite una mayor visibilidad, además de más ventilación. Se puede bloquear para dejarla abierta en la posición que se desee. También se gana espacio en el interior y comodidad, ya que podrás estar sin impedimento alguno bajo la ventana, según sea la altura. Al tener mayor alcance con las manos, podrás colocarla a mayor altura. Es apropiada para casos de poca pendiente, de entre 15 a 55º.
  • Mixtas: combinan los dos modelos anteriores, el pivotante y el proyectante.

Otras formas

Dependiendo de las dimensiones de la buhardilla podrías colocar ventanas de gran tamaño, dos o más ventanas juntas o ventanas de balcón, que dan la posibilidad de acceder a algún pequeño espacio habilitado en la cubierta.

Luz natural para tu buhardilla

Medidas de las ventanas

Las ventanas tienen medidas estándar y normalizadas. Hay bastantes posibilidades, tanto en anchura como en altura. Prácticamente encontrarás una medida apropiada para el hueco que haya entre las vigas de tu buhardilla. Las medidas más habituales oscilan desde los 55 x 47 cm (alto y ancho) hasta los 180 x 134 cm (alto y ancho). Cada tipo de ventana lleva asociado un cerco determinado que se adaptará al tipo de teja con el que recubras la cubierta. Las marcas de ventanas las clasifican, además, según sea el material, el tipo de apertura o el tipo de cristal que incorporan.

El permiso para colocarlas

Como en otras muchas facetas de la restauración, para colocar una ventana en el tejado es muy probable que tengas que comunicarlo al ayuntamiento o incluso pedir autorización, según sean las normas que tengan establecidas. Si es en una comunidad de vecinos, ocurrirá lo mismo, pues el tejado es zona común que debe contar con autorización para cualquier alteración posible del mismo.

Luz natural para tu buhardilla

La importancia del diseño

Antes de abrir huecos para las ventanas de tejado y comprarlas hay que hacer un estudio de las necesidades y de las condiciones del la cubierta de la buhardilla. También hay que estudiar los espacios y ambientes, si es completamente diáfana, si tiene habitaciones, si tiene baño, etc. Soluciones hay para todo. Te damos algunas claves para poder elegir.

  • Como norma general, las ventanas deben ocupar al menos el 12 por ciento de la superficie que hay que iluminar. La iluminación óptica es cuando llega al 20 por ciento de esa superficie.
  • En cada espacio de la buhardilla tiene que haber una ventana de tejado, independientemente de su tamaño.
  • Se pueden combinar dos ventanas pequeñas en distintos lugares de un mismo espacio o una ventana más grande en un solo lugar.
  • La pendiente del tejado es también algo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de ventana y el tamaño y el número de ellas. 
Luz natural para tu buhardilla

La impermeabilización del tejado y la ventana

  • La impermeabilización hay que hacerla en todo el tejado de manera apropiada. La impermeabilización parcial no es efectiva. Si impermeabilizas solo el entorno de la ventana, en caso de que el agua se filtrara encontraría algún resquicio para caer a través de la cubierta. 
  • Por eso hay que impermeabilizar con malla impermeabilizante desde el alero hasta la cumbrera.
  • En la zona de la ventana hay que sellar la impermeabilización perfectamente con el cerco, de tal manera que en caso de que por ese punto se filtrara el agua se desplazara por caída a través de las piezas solapadas de malla impermeabilizante hasta el alero.
  • Para hacer una doble impermeabilización se puede hacer con planchas bituminosas onduladas sobre las que colocar la teja.
  • Las tejas verterán el agua sobre los canales del cerco de la ventana y desde estos irá a las propias tejas que están bajo el babero emplomado de la ventana.
  • De esta manera se impide cualquier tipo de filtración: en caso de que fallara la teja, estaría la plancha bituminosa y en caso de que esta también fallara estaría la malla impermeabilizante.

Los automatismos para la ventana

Todas las ventanas están pensadas para que se puedan abrir de manera automática, mediante mando a distancia, o de manera manual. No importa a la altura en la que estén colocadas, pues todas se podrán abrir de una u otra manera.

  • De manera automática: las ventanas se pueden motorizar, al igual que las persianas exteriores. También se puede programar su apertura. Es imprescindible que el cable eléctrico llegue hasta los mecanismos de la ventana.
  • Ventana solar: existen modelos que incorporan la posibilidad de automatismo por medio de una batería que se recarga con energía solar. Así no se necesita cable eléctrico de ningún tipo.
  • De manera manual: es la forma más básica y más barata. Se abre según sea el tipo de apertura y la altura a la que esté situada. Si está demasiada elevada para poder alcanzarla con las manos existen varillas telescópicas para abrirlas; también se pueden abrir así los estores o cortinas de oscurecimiento, con el adaptador correspondiente.
Luz natural para tu buhardilla

La ventilación

Una de las grandes ventajas de estas ventanas es que pueden estar cerradas y sin embargo permitir la ventilación. Una rejilla en la parte superior de la ventana deja pasar el aire con solo abrir la barra, sin necesidad de desbloquear el sistema de cierre.

Mejorar el confort con el oscurecimiento

Las condiciones ambientales de la buhardilla se mejoran mucho con la instalación de algún tipo de cortina de oscurecimiento o con estores. Algunos cierran totalmente el paso a la luz y otros la tamizan. De esta manera se conseguirá ahorrar energía y mejorar el ambiente. Estas son las posibilidades que tienes:

Cortinas de oscurecimiento: puedes escoger un modelo que ciegue de manera total o parcial la cortina. Hay muchos modelos, especiales también para cada habitación: dormitorio, zona de trabajo, zona de estar, cocina, baño… Las hay lisas y en estilo veneciano, que incorporan pequeñas lamas inclinables. Estas se recomiendan para los cuartos de baño.

Luz natural para tu buhardilla

Estores plegables: las ventanas vienen preparadas para que se puedan instalar de manera muy sencilla en el cerco interior de la hoja. Sirven para atenuar la luz y, de paso, crear ambientes, con la infinidad de modelos que vas a encontrar.

Toldos de exterior: se colocan por el exterior, fijándolas al cerco y a la hoja. Cuando se cierra la ventana se baja el toldo, evitando la luz y la radiación solar. Resulta útil también en caso de tormentas con granizo, al evitar el golpe directo sobre el cristal. Y también durante el verano, por el gran poder de reducción del calor sobre el cristal, en torno al 70 por ciento. Aunque de tono oscurecido, la malla es traslúcida por lo que deja ver el exterior. Puede ser de accionamiento manual o eléctrico, al igual que las ventanas.

Persiana de exterior: esta solución es siempre la más eficiente. Es una persiana que se integra perfectamente en la ventana y sirve para oscurecer y ayudar a controlar la temperatura interior, tanto en invierno como en verano. Se pude accionar de manera manual o mecanizada, también con mando a distancia.

Luz natural para tu buhardilla

Malla antimosquitos : Algunas marcas tienen entre los accesorios para las ventanas de tejado mallas mosquiteras que se instalan de manera fácil sobre el hueco interior de la ventana. La tela es muy resistente y no impide la visión exterior, al ser transparente. Permite una necesaria ventilación durante el verano.