Mejora la calidad del aire de tu casa

Por Leroy Merlin

Respirar un aire más sano libre de impurezas y regular la humedad ambiental es fácil, con la ayuda de  los filtros del aire acondicionado y los aparatos de tratamiento del aire como humidificadores y purificadores.  

Los filtros que incorporan algunos equipos de aire acondicionado pueden llegar a eliminar ácaros, polvo y microorganismos como virus y bacterias, así como disminuir los alérgenos del aire. Son muy útiles, especialmente para mejorar la calidad de vida de las personas con alergia o asma.

Hay varios tipos de filtros, que suelen venir especificados en las características de cada aparato. Los estándar hay que limpiarlos y sustituirlos periódicamente. Los fotocatalíticos, en cambio, se limpian con la luz solar. Los de carbón activo absorben los malos olores y el humo, aunque tienen una duración limitada. Los electroestáticos son muy eficientes para eliminar los alérgenos y el polvo en suspensión, son lavables y no hace falta reemplazarlos. Por último, los de plasma o neoplasma son los más avanzados: capaces de purificar y desodorizar el aire, están indicados para personas con alergia o asma.

Mejora la calidad del aire de tu casa

Los humidificadores, deshumidificadores y purificadores son muy útiles para mejorar la calidad del aire que se respira en las viviendas. Algo muy importante, sobre todo en zonas con humedad o sequedad extremas, o en ambientes en los que existe mucha polución.

Los humidificadores elevan el nivel de humedad en el ambiente, que se considera perjudicial por debajo del 40%. Así contribuyen a combatir la aparición de faringitis, resfriados, infecciones respiratorias, alergias y sequedad en los ojos y en la piel. Ayudan además a proteger las plantas y los instrumentos musicales o los muebles de madera. Son recomendables en zonas secas o en invierno, cuando el uso de la calefacción reseca el ambiente. 

Los deshumidificadores, por el contrario, reducen la humedad ambiental cuyo exceso (por encima del 60%) es perjudicial para la salud. Ayudan a evitar la aparición de dolencias óseas. Combaten los malos olores y disminuyen el deterioro de libros, discos y diversos elementos decorativos. Son recomendables en zonas con mucha humedad ambiental.

Mejora la calidad del aire de tu casa

Los purificadores eliminan ácaros, polvo y microorganismos, como virus y bacterias. Disminuyen los alérgenos en el aire, lo que contribuye a evitar reacciones alérgicas. Eliminan también los malos olores. Son recomendables especialmente en hogares con niños, ancianos, personas con alergias o animales domésticos.