Niveles láser: nivelación y trazado de precisión 

Por Leroy Merlin

Son los instrumentos más precisos y sofisticados para comprobar la nivelación de los objetos, pero también para el trazado de líneas. El láser proyecta su luz sobre cualquier superficie y permite, en los modelos más completos, trazar dos líneas al mismo tiempo, paralelas o cruzadas.

Estas herramientas se llaman niveles láser porque proyectan una luz láser que sirve de guía para la realización de diferentes trabajos. Pero la nivelación se hace por otros mecanismos (manual o automáticamente), incluso en algunos niveles mediante el sistema de burbuja.

Aunque el láser de estos dispositivos es muy seguro, no apuntes nunca directamente a los ojos de las personas con ellos; puede resultar muy molesto y cegar durante un rato.

 

Tipos de niveles láser 

Los niveles láser pueden ser manuales o autonivelantes.

Manuales. Se utilizan como los tradicionales. Hay que posicionarlos sobre la superficie o elemento a nivelar y moverlos manualmente arriba o abajo, para conseguir la nivelación. Una vez lograda, proyectan las líneas, de entre 3 y 5 m de longitud.

Niveles láser: nivelación y trazado de precisión

Autonivelantes. Un sensor electrónico es el encargado de comprobar la nivelación, que se muestra en una pantalla. Se posiciona, se espera unos segundos y aparece la medición, con un margen de error inferior a 4°.

Los niveles autonivelantes pueden ser:

  • De pared. Unos potentes imanes permiten fijarlos a una superficie metálica, por lo que incorporan una placa metálica sobre la que colocar el nivel láser. La placa se puede fijar al muro mediante adhesivo de doble cara, pinchos especiales para cartón yeso o madera, e incluso con un tornillo provisionalmente. Pueden proyectar líneas en ángulo y suelen incorporar detección de metales y estructuras.
  • De trípode. Apoyado en patas extensibles, fácilmente transportables, permite nivelar distintas zonas sin mover el aparato y proyectar varias líneas a la vez.
Niveles láser: nivelación y trazado de precisión

Prácticos para todo tipo de trabajos de bricolaje 

Son ideales para los trabajos más comunes dentro del hogar, como colgar cuadros, especialmente si se quieren alinear con otros que ya hay en la pared.

El montaje de muebles de cocina es mucho más sencillo usando estos dispositivos.

Se utilizan en todo tipo de trabajos de albañilería y electricidad, como la colocación de enchufes e interruptores, sacar rozas, poner cenefas, baldosas y azulejos.

Sirven también para empapelar o marcar el lugar para hacer distintos motivos con pintura, como cenefas de estarcido o líneas verticales.

Los que incorporan la función 360 pueden ser útiles para la colocación de elementos decorativos con una composición concreta, por ejemplo en escaparates o tiendas. 

Algunos modelos incorporan un receptor que pita cuando se coloca exactamente a la altura del trazado del láser. Se usan por ejemplo en exteriores, donde la visión del láser no es posible, para detectar por donde pasa la línea horizontal o vertical. 

Ten en cuenta que no todos los niveles láser se pueden usar en el exterior. Si vas a hacer trabajos en la fachada, asegúrate de elegir un modelo adecuado.

¿Cómo trazar líneas? 

A la hora de alicatar una habitación o de tener que marcar una línea perimetral para hacer rozas o colocar algún elemento decorativo, es muy útil un nivel con trípode.

Lo primero que hay que hacer es desplegar el trípode y situar el nivel en el centro de la habitación. Conecta el nivel según el uso que quieras darle; si necesitas que te marque el perímetro de toda la habitación, ponlo en 360° grados. Hasta que el nivel no quede estabilizado (bien por el sistema de péndulo que lleva o por un sistema de burbuja), no tendrás un marcado correcto.

Cuando se estabiliza, las líneas trazadas son correctas. Por eso, al conectarlo debes esperar unos segundos hasta que realice su autonivelado. Algunos modelos emiten una señal acústica que cesa cuando el nivel es correcto.