Nuevas depuradoras biológicas para uso doméstico

Por Leroy Merlin

Si tu casa no está conectada a la red pública de desagüe necesitas una depuradora para tratar las aguas residuales. Las que llevan filtros biológicos permiten reciclar el agua para poder verterla al medioambiente, o para regar el jardín.

Depuradoras biológicas domésticas. ¿Cómo funcionan?

Las depuradoras biológicas domésticas o estaciones biológicas de tratamiento de aguas residuales son una alternativa muy interesante para la evacuación de las aguas grises de las viviendas. Son depósitos provistos de una serie de compartimentos y filtros por los que pasa el agua para su tratamiento. Estas depuradoras vienen a sustituir a las fosas sépticas de toda la vida, actualmente en retroceso frente a las múltiples ventajas de los nuevos sistemas para el tratamiento de aguas residuales. Las fosas sépticas solo separan los sólidos del agua, que después debe ser vertida al terreno de forma controlada y no se puede reutilizar.

Nuevas depuradoras biológicas de uso doméstico

En el caso de las estaciones biológicas, en la depuración del agua intervienen bacterias aerobias. Las aguas residuales o efluentes entran en la depuradora una vez separados los sólidos más grandes que no se pueden procesar. Las grasas y materias flotantes suben a la parte superior y acceden al filtro o reactor biológico, mientras que en la parte inferior se sedimentan los lodos (que son procesados por bacterias anaerobias, como en una fosa séptica). A través de un conducto de aireación se aporta aire al filtro; por este mismo conducto se evacúan los gases de la fermentación. Las bacterias aerobias del filtro utilizan el oxígeno del aire para descomponer la materia orgánica: el agua queda depurada, conservando solo restos de oxígeno y nitratos. Una vez tratada, los efluentes salen al exterior.

¿Qué tipo de aguas residuales puede tratar una depuradora biológica? 

Las estaciones de depuración de aguas para viviendas están diseñadas para tratar todas las aguas residuales procedentes de los desagües. Esto significa que reciben las aguas grises y negras y las procesan, devolviéndolas al medioambiente perfectamente depuradas. Antes de entrar en el depósito, es muy aconsejable que las aguas grises (procedentes de lavabos, duchas, fregaderos y lavadoras) pasen por un separador de grasas que retendrá los restos de detergentes, jabones y aceites, impidiendo que pasen a la depuradora. Sobre todo, es una medida muy eficaz si la depuradora se encuentra a más de 10 metros de la vivienda: en estos casos, las grasas pueden solidificarse en las tuberías de conducción y generar atascos y olores. Los separadores de grasas llevan sistemas decantadores, que permiten poder retirar los sólidos que no se degradan antes de entrar en el sistema de depuración. Estos dispositivos son una estupenda medida de prevención para evitar atascos y olores, y aumentar el rendimiento y la vida útil de la depuradora biológica.

Nuevas depuradoras biológicas de uso doméstico