Nutre con abono tus cultivos

Por Leroy Merlin

Unos 45 días después de la siembra o plantación, el abono que contienen el sustrato ya se ha agotado y debes empezar a abonar para obtener una buena cosecha. A lo largo del cultivo, tus hortalizas necesitan disponer de nutrientes específicos que incentiven la floración y el cuajado de los frutos.

Abonos: para huerto u hortalizas concretas

Existen abonos formulados específicamente para huerto y otros para cultivos concretos.

  • Favorecen una fructificación abundante y de calidad, y al mismo tiempo intensifican el sabor de los frutos y hojas.
  • La mayoría son de base orgánica y llevan una etiqueta que garantiza su compatibilidad con la agricultura ecológica por su formulación respetuosa con el medio ambiente y su bajo contenido en metales pesados y fosfatos. Los hay: granulados, de liberación lenta, o lenta y rápida (estos últimos suelen ser orgánico-inorgánicos); líquidos, de efecto rápido, ideales para el huerto urbano y frutales en tiesto; y bastones, a veces en forma de palitos fertilizantes de liberación lenta, un formato óptimo para el huerto urbano por su facilidad de uso.

Abonos orgánicos universales

  • Compostados. El mantillo, humus de lombriz, estiércol de caballo o compost hecho en casa que se emplea en el momento de enmendar la tierra para la plantación. Se puede aplicar a lo largo del cultivo para brindarle a las hortalizas un abono de liberación lenta de calidad. Tienen la ventaja de que, siempre que esté bien maduro, el exceso no resulta perjudicial para las plantas. Esparce una fina capa sobre el sustrato o entrecávalo un poquito con la ayuda de un rastrillo o una azadilla para que se entremezcle con la tierra. A continuación, debes regar.
  • Granulados de liberación lenta. Los gránulos se distribuyen alrededor de la planta y a lo largo de varias semanas se van disolviendo con el agua del riego para que los nutrientes puedan ser absorbidos por las raíces de las plantas.
  • Líquidos. El abono líquido es muy fácil de dosificar y aplicar disuelto en el agua de riego, de modo que resulta muy práctico en el huerto urbano, sobre todo si los recipientes son pequeños. Son fertilizantes de efecto rápido.

Abonos inorgánicos o químicos

Son formulados universales de base inorgánica, que pueden ser: de liberación lenta (duran 4-5 meses), recomendamos su uso en otoño e invierno; o rápida, más recomendado usar en primavera y verano.  Entre ellos destacan los granulados de color azul, de liberación rápida, que se suelen aplicar desde el final del invierno hasta mediados del otoño. También pueden ser líquidos de efecto rápido.

Nutre con abono tus cultivos

Abonos orgánicos con micorrizas

Algunos fertilizantes orgánicos incluyen micorrizas, unos hongos beneficiosos que, de manera natural, se asocian en simbiosis a las raíces de la mayoría de las plantas aumentando su capacidad de obtener agua y nutrientes del suelo. Las plantas crecen más fuertes y sanas.

¿Con cuánta frecuencia debes abonar?

Los abonos se aplican con una frecuencia que va de un mes a un año según la riqueza del suelo, el fertilizante que utilices y el tipo de cultivo. Te recomendamos seguir las indicaciones del fabricante.