Oxigena el césped para que crezca sano y fuerte 

Por Leroy Merlin

Haz que tu césped luzca saludable y perfecto. Cuídalo de tal modo que sus raíces tengan suficiente oxígeno y elimina la capa de restos vegetales y hojas muertas con dos tareas imprescindibles: el escarificado y el aireado. Conoce el proceso y cuida tu césped de forma sencilla y con el uso de algunas herramientas de jardín.

Escarifica el césped

Para comenzar a cuidar el césped necesitas remover la tierra con un escarificador, que es un rodillo con cuchillas verticales que realiza cortes a unos 3 o 4 cm de profundidad rasgando la zona de raíces y hojas muertas.

¿Cuándo debes escarificar? Generalmente se hace en febrero y marzo, para ayudar a la hierba a crecer sana y fuerte, y tras el verano. No obstante, la frecuencia varía en función del tipo de terreno, su orientación y el clima: por ejemplo, en zonas húmedas, de sombra o que soportan mucho pisoteo conviene hacerlo más a menudo.

Existen escarificadores mecánicos, eléctricos o a gasolina. Según el área de césped y la frecuencia con que lo uses deberás escoger un modelo con la potencia y el ancho de escarificado apropiados. La mayoría cuenta con varias alturas de corte, cuchillas para un escarificado en profundidad y púas para trabajos más superficiales. Algunos modelos también sirven para airear el terreno.

Una vez que hayas escarificado el césped, debes pasar un rastrillo de puntas flexibles para quitar los restos vegetales que se hayan desprendido. No te preocupes por las marcas sobre el terreno, ya que en pocas semanas habrán desaparecido.

Oxigena el césped para que crezca sano y fuerte

Airea el suelo

Con el tiempo y el pisoteo el sustrato tiende a compactarse, especialmente si es de naturaleza arcillosa, dificultando la oxigenación, la expansión de las raíces y la labor de microorganismos beneficiosos que ayudan a fijar el nitrógeno. Para solucionar este problema y hacer que el césped disponga de suficiente oxígeno en las raíces, tienes que airear la tierra periódicamente practicando pequeños agujeros de unos 5 a 10 cm de profundidad, aproximadamente, con algún tipo de aireador manual o mecánico.

Oxigena el césped para que crezca sano y fuerte

¿Cuándo debes airear? Se recomienda hacerlo a final del invierno e inicios de la primavera para ayudar al césped a crecer con fuerza. Si ves que las raíces no superan los 5 cm de largo, puede ser síntoma de que necesiten aireado.

¿Cómo airear el césped? Si la zona es pequeña, el aireado se puede hacer con una horca de cava o un aireador manual, que es una herramienta con una hilera de púas huecas que extraen pequeños bocados de terreno, provista de dos mangos paralelos unidos por un travesaño que se pisa para hacer fuerza con el pie y clavarla fácilmente. 

Si la zona es más extensa es mejor que uses aireadores con ruedas y los rodillos o rulos aireadores, que suelen tener entre 40 y 50 cm de ancho, un diámetro de 30 a 40 cm y las púas repartidas en grupos. También existen máquinas aireadoras de uso profesional.

Oxigena el césped para que crezca sano y fuerte

Cuidados posteriores 

Después de que hayas escarificado y/o aireado el césped conviene que apliques recebo. Esto significa que debes echar una ligera capa de mantillo mezclado con arena de sílice para rellenar los huecos hechos en el terreno. También puedes recebar sin haber escarificado previamente. ¿Qué consigues con esta tarea? Reforzar la nutrición de la hierba con abono orgánico.