Cómo crear tu propio taller de bricolaje en casa

Por Leroy Merlin

¿Tu pasión es el bricolaje y tu sueño disponer de un lugar de trabajo adecuado? Seguro que has aplazado muchas veces la decisión de montarlo... ¡Ahora es el momento! Crea tu taller de bricolaje en casa, con las herramientas imprescindibles y los elementos que te ayudarán a tenerlo todo en orden.

¿Por qué contar con un taller de bricolaje en casa? Los motivos son diversos. Para empezar, tener un taller en casa es el sueño de cualquier aficionado al bricolaje que se precie, pues sabe que en él pasará horas y horas de feliz entretenimiento.

Además, es la mejor manera de mantener el orden en las herramientas y materiales, que tendrán, ahora sí, su lugar específico. Por otro lado, los trabajos serán mejores y más eficaces si disponemos de un espacio adecuado en el que realizarlos. Disponer de un taller nos permitirá acometer proyectos más complejos que pueden alargarse en el tiempo. Por último, trabajaremos con mayor seguridad, tanto para nosotros mismos, como para los que nos rodean.

El mejor sitio para tu taller

Es la primera cuestión que se plantea cuando decidimos montar nuestro taller de bricolaje en casa. ¿Cuál será el lugar más adecuado? Para que sea práctico y cómodo debes buscar un espacio resguardado, que cuente con los metros suficientes, que esté libre de humedades y que tenga luz natural. Puede tratarse de un garaje, de un trastero o, incluso, de una habitación vacía que tengas en casa y que no uses. Además, es importante que cuente con suficientes tomas eléctricas e, incluso, con una toma de agua.

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

Cuando ya tengas decidido el lugar en el que vas a montar el taller, toma medidas para diseñar la mejor distribución del espacio disponible. Has de contar con varias zonas diferenciadas: un área de trabajo en el centro, una zona de almacenaje alrededor de dicho espacio, y una zona de limpieza con una toma de agua y un fregadero, si es posible.

Los elementos imprescindibles para el montaje

El montaje del taller se realiza con ciertos elementos que resultan fundamentales. Necesitarás un banco de trabajo (en el espacio central), unas estanterías metálicas (para la zona de almacenaje) y unos paneles para colgar en la pared y poder ordenar herramientas sencillas y tenerlas siempre a mano. Además, te vendrá bien un armario con cerradura.

  • Contar con un banco de trabajo adecuado es imprescindible para poder trabajar con eficacia y comodidad. Tienes muchos modelos en el mercado, aunque si el espacio no te sobra es buena idea optar por un banco plegable, que puedas recoger en un momento dado si es necesario. Ha de ser resistente, mejor de metal, y capaz de aguantar al menos 100 kg. Asegúrate de que cuenta con suficientes puntos para sujetar piezas, planos y cilíndricos. Además, necesitarás enchufes y tomas eléctricas cerca del banco, para poder trabajar con las herramientas eléctricas con cable.
  • Estanterías metálicas. Las utilizarás para guardar herramientas y materiales voluminosos. Para poner cajas, debidamente etiquetadas, en las que guardar clavos, tornillos, piezas pequeñas, etc. Elige modelos de calidad, sólidos y resistentes. Una vez montadas y colocadas en su sitio, no te olvides de anclarlas a la pared para mayor seguridad.
  • Paneles porta-herramientas. Se cuelgan en la pared, cerca del banco de trabajo, y sirven para mantener en orden todas las herramientas manuales pequeñas, y sobre todo para tenerlas a mano. Utiliza un nivel de burbuja para instalarlos bien rectos.

Descubre en este vídeo las estanterías Bullrack, una solución de almacenaje muy duradera y de fácil montaje:

Soluciones para ordenar herramientas

Además de los paneles que nos ayudan a tener a mano las herramientas más utilizadas, existen otras alternativas con las que podrás guardar de todo: utensilios, consumibles, accesorios y piezas pequeñas como tornillos, clavos, tuercas o arandelas. Son muy prácticos, por ejemplo, cuando resulta imposible instalar paneles en las paredes. Se trata de soluciones que contribuyen a que el orden nunca falte en tu taller, una de la claves que te ahorrará tiempo y esfuerzo en tus trabajos de bricolaje. 

Un carro de herramientas. Es un elemento muy práctico que, además de ayudarte a mantener el orden, presenta la ventaja añadida de que se puede mover fácilmente por el espacio. Un mueble específico y resistente, que incluye varios cajones con compartimentos de diferentes tamaños. 

Caja de herramientas. Es perfecta para guardar herramientas manuales, por ejemplo, si tu taller es muy pequeño y no tienes sitio para paneles, carros o armarios. Además, podrás llevarla contigo cuando tengas que trabajar en otro lugar. Existe una gran variedad de modelos y materiales en lo que a cajas de herramientas se refiere. Lo mejor es elegir una resistente y duradera.

Descubre en este vídeo las cajas Hyunday que te ofrece LEROY MERLIN. Una de las mejores soluciones para guardar tus herramientas:

- Bolsa de herramientas. Pensada para llevártela a cualquier parte, una buena bolsa de herramientas tiene compartimentos de distintos tamaños y formas para que tengas todo a buen recaudo: herramientas manuales, alguna eléctrica y todo tipo de piezas pequeñas.

La seguridad ante todo

Si dispones de un taller en casa, al que cualquier miembro de la familia tiene acceso, has de observar ciertas precauciones para garantizar la seguridad de todos, en especial de los más pequeños. Para ello lo mejor es evitar que entren solos, y así mantener las herramientas, los materiales y productos a buen recaudo y lejos de su alcance. Bastará con poner una cerradura en la puerta y armarios con llave para las cosas más peligrosas.

En cuanto a nuestra propia seguridad, esta aumenta al trabajar en un entorno adecuado. Ten en cuenta que has de contar siempre con guantes de protección (elige unos multiusos o varios para diferentes usos específicos, en función de tus necesidades), gafas protectoras y ropa adecuada si es necesaria.

¿Sabes cuáles son las herramientas manuales que no te pueden faltar?

Disponer de las herramientas manuales básicas nos permite realizar un sinfín de trabajos comunes y habituales en cualquier vivienda. No es que sean imprescindibles en un taller de bricolaje doméstico, es que lo son en cualquier sencilla caja de herramientas de las que hay en todas las casas.

  1. Destornilladores. Hazte con una variedad de tamaños y puntas diferentes (planos, de estrella, torx, pozidriv, hexagonales, etc.). Para empezar puedes comprar un kit con un mango y un juego de puntas variadas intercambiables.
  2. Alicates y tenazas. Partiendo de un alicate universal (con una longitud de entre 185 y 200 mm, y una apertura de boca de 10 o 12 mm), podrás ir completando tu juego de alicates con unos de corte (para cortar cables o alambres), de pico de loro (para desenroscar y apretar tuercas), de boca larga, etc. También te vendrán bien unas tenazas para carpintería.
  3. Cincel y cortafríos. Para hacer obras de albañilería: picar, levantar baldosas, hacer rozas, etc.
  4. Martillo. Elige un modelo universal y uno de carpintero.
  5. Limas y escofinas. Para desbastar materiales y rematar trabajos de carpintería.
  6. Llaves. Conviene tener llaves fijas de varios tamaños, así como otras de tubo y una colección de llaves Allen. Y no te olvides de la llave inglesa, un clásico indispensable.
  7. Sierras y serruchos. Si vas a trabajar la madera has de tener un arco de sierra, un serrucho manual y uno de costilla. También te vendrá bien tener una caja de ingletes para hacer fácilmente cortes en bisel.
  8. Pinzas y sargentos. Para sujetar piezas sobre la mesa o banco de trabajo.
  9. Elementos de medición. Un flexómetro, reglas, escuadras y dos niveles de burbuja, uno corto y otro más largo.
  10. Escalera. Es un elemento muy útil, necesario en muchos trabajos de bricolaje doméstico.

Las herramientas eléctricas que necesitas

Un taller de bricolaje que se precie ha de contar con determinadas herramientas eléctricas indispensables para los proyectos y reparaciones que tendrás que realizar. Son las siguientes:

  • Taladro. No puede faltar en tu taller. La variedad de modelos es amplia, por lo que no siempre es fácil acertar con el taladro. Para ir sobre seguro, procura que tenga potencia, varias velocidades y que cuente con función de percusión. Puedes elegir un modelo con cable o sin él, de los que van con batería.
  • Atornillador eléctrico. Es una herramienta versátil y muy práctica, que te ahorra tiempo y esfuerzo en trabajos de montaje.
  • Sierra de calar. Te servirá para hacer todo tipo de cortes, rectos o curvos, sobre materiales como madera, metal o plástico. Un básico.
  • Cepillo eléctrico. Una herramienta más específica, que te vendrá de perlas si vas a dedicarte a la carpintería. Sirve para rebajar y alisar la madera, hacer ranuras, bordes, etc.
  • Fresadora. Para tallar madera.
  • Sierra de sable. Tiene un sinfín de usos, casi igual que un serrucho, aunque permite cortes más precisos y fáciles de hacer sobre madera, metal e incluso ladrillo.

Herramientas nivel PRO, para uso (casi) profesional

Aunque se trate de un taller de bricolaje doméstico, puede que tu nivel roce ya el estatus profesional y que realices trabajos de considerable envergadura. En ese caso, seguro que quieres contar con ciertas herramientas más especializadas que te permitirán llevar a cabo todo tipo de proyectos, hasta los más complicados.

  • Herramientas especializadas para carpintería. Ya sea de madera o metálica, si te dedicas a la carpintería necesitarás una amoladora para hacer cortes precisos. También necesitarás una ingletadora con mesa, para cortar en ángulo de forma cómoda y rápida.
  • Equipo de soldadura. Con todos los accesorios que lo completan.
  • Compresor de aire. Te permitirá pintar como un profesional, además de realizar otras muchas tareas.
  • Nivel láser. Además de conseguir una gran precisión, es muy fácil de usar.
  • Aspirador específico. Para mantener limpio el taller y cualquier otra zona de trabajo. Resultan potentes y son capaces de aspirar líquidos y sólidos.

Descubre cómo crear un taller de trabajo en el siguiente vídeo

Instala un taller de trabajo en cualquier lugar de la casa (que esté bien ventilado e iluminado) para disponer de una zona específica donde guardar todas las herramientas de bricolaje y donde mantenerlas ordenadas.

Algunos elementos imprescindibles son: estanterías metálicas que soporten el peso de las cajas, un banco de trabajo y paneles para tener a mano las herramientas más utilizadas.

Los elementos imprescindibles para el montaje

El montaje del taller se realiza con ciertos elementos que resultan fundamentales. Necesitarás un banco de trabajo (en el espacio central), unas estanterías metálicas (para la zona de almacenaje) y unos paneles para colgar en la pared y poder ordenar herramientas sencillas y tenerlas siempre a mano. Además, te vendrá bien un armario con cerradura.

- Contar con un banco de trabajo adecuado es imprescindible para poder trabajar con eficacia y comodidad. Tienes muchos modelos en el mercado, aunque si el espacio no te sobra es buena idea optar por un banco plegable, que puedas recoger en un momento dado si es necesario. Ha de ser resistente, mejor de metal, y capaz de aguantar al menos 100 kg. Asegúrate de que cuenta con suficientes puntos para sujetar piezas, planos y cilíndricos. Además, necesitarás enchufes y tomas eléctricas cerca del banco, para poder trabajar con las herramientas eléctricas con cable.

- Estanterías metálicas. Las utilizarás para guardar herramientas y materiales voluminosos. Para poner cajas, debidamente etiquetadas, en las que guardar clavos, tornillos, piezas pequeñas, etc. Elige modelos de calidad, sólidos y resistentes. Una vez montadas y colocadas en su sitio, no te olvides de anclarlas a la pared para mayor seguridad.

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

- Paneles porta-herramientas. Se cuelgan en la pared, cerca del banco de trabajo, y sirven para mantener en orden todas las herramientas manuales pequeñas, y sobre todo para tenerlas a mano. Utiliza un nivel de burbuja para instalarlos bien rectos.

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

Soluciones para ordenar herramientas

Además de los paneles que nos ayudan a tener a mano las herramientas más utilizadas, existen otras alternativas con las que podrás guardar de todo: utensilios, consumibles, accesorios y piezas pequeñas como tornillos, clavos, tuercas o arandelas. Son muy prácticos, por ejemplo, cuando resulta imposible instalar paneles en las paredes. Se trata de soluciones que contribuyen a que el orden nunca falte en tu taller, una de la claves que te ahorrará tiempo y esfuerzo en tus trabajos de bricolaje. 

- Un carro de herramientas. Es un elemento muy práctico que, además de ayudarte a mantener el orden, presenta la ventaja añadida de que se puede mover fácilmente por el espacio. Un mueble específico y resistente, que incluye varios cajones con compartimentos de diferentes tamaños. 

- Caja de herramientas. Es perfecta para guardar herramientas manuales, por ejemplo, si tu taller es muy pequeño y no tienes sitio para paneles, carros o armarios. Además, podrás llevarla contigo cuando tengas que trabajar en otro lugar. Existe una gran variedad de modelos y materiales en lo que a cajas de herramientas se refiere. Lo mejor es elegir una resistente y duradera. 

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

- Bolsa de herramientas. Pensada para llevártela a cualquier parte, una buena bolsa de herramientas tiene compartimentos de distintos tamaños y formas para que tengas todo a buen recaudo: herramientas manuales, alguna eléctrica y todo tipo de piezas pequeñas.

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

La seguridad ante todo

Si dispones de un taller en casa, al que cualquier miembro de la familia tiene acceso, has de observar ciertas precauciones para garantizar la seguridad de todos, en especial de los más pequeños. Para ello lo mejor es evitar que entren solos, y así mantener las herramientas, los materiales y productos a buen recaudo y lejos de su alcance. Bastará con poner una cerradura en la puerta y armarios con llave para las cosas más peligrosas.

En cuanto a nuestra propia seguridad, esta aumenta al trabajar en un entorno adecuado. Ten en cuenta que has de contar siempre con guantes de protección (elige unos multiusos o varios para diferentes usos específicos, en función de tus necesidades), gafas protectoras y ropa adecuada si es necesaria.

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

¿Sabes cuáles son las herramientas manuales que no te pueden faltar?

Disponer de las herramientas manuales básicas nos permite realizar un sinfín de trabajos comunes y habituales en cualquier vivienda. No es que sean imprescindibles en un taller de bricolaje doméstico, es que lo son en cualquier sencilla caja de herramientas de las que hay en todas las casas.

  1. Destornilladores. Hazte con una variedad de tamaños y puntas diferentes (planos, de estrella, torx, pozidriv, hexagonales, etc.). Para empezar puedes comprar un kit con un mango y un juego de puntas variadas intercambiables.
  2. Alicates y tenazas. Partiendo de un alicate universal (con una longitud de entre 185 y 200 mm, y una apertura de boca de 10 o 12 mm), podrás ir completando tu juego de alicates con unos de corte (para cortar cables o alambres), de pico de loro (para desenroscar y apretar tuercas), de boca larga, etc. También te vendrán bien unas tenazas para carpintería.
  3. Cincel y cortafríos. Para hacer obras de albañilería: picar, levantar baldosas, hacer rozas, etc.
  4. Martillo. Elige un modelo universal y uno de carpintero.
  5. Limas y escofinas. Para desbastar materiales y rematar trabajos de carpintería.
  6. Llaves. Conviene tener llaves fijas de varios tamaños, así como otras de tubo y una colección de llaves Allen. Y no te olvides de la llave inglesa, un clásico indispensable.
  7. Sierras y serruchos. Si vas a trabajar la madera has de tener un arco de sierra, un serrucho manual y uno de costilla. También te vendrá bien tener una caja de ingletes para hacer fácilmente cortes en bisel.
  8. Pinzas y sargentos. Para sujetar piezas sobre la mesa o banco de trabajo. 
  9. Elementos de medición. Un flexómetro, reglas, escuadras y dos niveles de burbuja, uno corto y otro más largo.
  10. Escalera. Es un elemento muy útil, necesario en muchos trabajos de bricolaje doméstico. 
Para trabajar con comodidad, crea tu taller

Las herramientas eléctricas que necesitas

Un taller de bricolaje que se precie ha de contar con determinadas herramientas eléctricas indispensables para los proyectos y reparaciones que tendrás que realizar. Son las siguientes:

- Taladro. No puede faltar en tu taller. La variedad de modelos es amplia, por lo que no siempre es fácil acertar con el taladro. Para ir sobre seguro, procura que tenga potencia, varias velocidades y que cuente con función de percusión. Puedes elegir un modelo con cable o sin él, de los que van con batería.

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

- Atornillador eléctrico. Es una herramienta versátil y muy práctica, que te ahorra tiempo y esfuerzo en trabajos de montaje.

- Sierra de calar. Te servirá para hacer todo tipo de cortes, rectos o curvos, sobre materiales como madera, metal o plástico. Un básico.

- Cepillo eléctrico. Una herramienta más específica, que te vendrá de perlas si vas a dedicarte a la carpintería. Sirve para rebajar y alisar la madera, hacer ranuras, bordes, etc.

- Fresadora. Para tallar madera.

- Sierra de sable. Tiene un sinfín de usos, casi igual que un serrucho, aunque permite cortes más precisos y fáciles de hacer sobre madera, metal e incluso ladrillo.

Herramientas nivel PRO, para uso (casi) profesional

Aunque se trate de un taller de bricolaje doméstico, puede que tu nivel roce ya el estatus profesional y que realices trabajos de considerable envergadura. En ese caso, seguro que quieres contar con ciertas herramientas más especializadas que te permitirán llevar a cabo todo tipo de proyectos, hasta los más complicados.

- Herramientas especializadas para carpintería. Ya sea de madera o metálica, si te dedicas a la carpintería necesitarás una amoladora para hacer cortes precisos. También necesitarás una ingletadora con mesa, para cortar en ángulo de forma cómoda y rápida.

- Equipo de soldadura. Con todos los accesorios que lo completan.

- Compresor de aire. Te permitirá pintar como un profesional, además de realizar otras muchas tareas.

- Nivel láser. Además de conseguir una gran precisión, es muy fácil de usar.

- Aspirador específico. Para mantener limpio el taller y cualquier otra zona de trabajo. Resultan potentes y son capaces de aspirar líquidos y sólidos.

Para trabajar con comodidad, crea tu taller

Descubre cómo crear un taller de trabajo en el siguiente vídeo

Instala un taller de trabajo en cualquier lugar de la casa (que esté bien ventilado e iluminado) para disponer de una zona específica donde guardar todas las herramientas de bricolaje y donde mantenerlas ordenadas. Algunos elementos imprescindibles son: estanterías metálicas que soporten el peso de las cajas, un banco de trabajo y paneles para tener a mano las herramientas más utilizadas.