Pequeñas soluciones para impermeabilizar 

Por Leroy Merlin

Acaba con las humedades y filtraciones con soluciones fáciles y económicas de impermeabilización para reparar grietas y juntas o proteger tu cubiertas y puntos críticos  sin necesidad de grandes obras.

Grietas, juntas, fugas, cercos, encuentros en cubiertas… Hay soluciones que te ayudarán a impermeabilizar infinidad de puntos con problemas de humedad, tanto en el interior como en el exterior de la casa. Te contamos qué productos tienes a tu disposición y para qué puedes usarlos.

Siliconas de sellado

Imprescindibles a la hora de instalar los cristales en las ventanas o los sanitarios en el baño, pero tienen muchas más funciones relacionadas con el sellado y la impermeabilización, por lo que es interesante que tengas algún envase en casa para resolver reparaciones urgentes.

Tienen distintos formatos y tamaños, para aplicar con pistola como auto dispensables, que hacen mucho más fácil su uso. Algunos de los usos que puedes darle:

  • Sellar e impermeabilizar las uniones entre fregaderos y cocinas.
  • Sellar la base del inodoro en el suelo, sellar la junta del lavabo, bañera o ducha con la pared o el suelo.
  • Tapar pequeñas fugas de agua en tuberías.
  • Colocar cristales en los cercos de las ventanas.
  • Sellar e impermeabilizar los cercos de puertas y ventanas.

Masillas selladoras 

Cumplen la triple función de: rellenar huecos poco profundos, como las juntas; de pegar distintos materiales; y de sellar, es decir, de impermeabilizar o evitar las filtraciones de agua. Son productos similares a las siliconas, pero se diferencian de éstas en su composición que las hacen menos elásticas y en que la mayoría se pueden pintar.

Puedes encontrar distintos tipos de masillas:

  • De caucho acrílico: muy útiles para impermeabilizar grietas en cubiertas y desperfectos en tejas. También puedes usarlas para sellar la junta entre la chimenea y el tejado o rellenar e impermeabilizar antiguos orificios de respiración o por donde pasaban tuberías.
  • De poliuretano: para impermeabilizar juntas con movimiento, como las de dilatación, y como adhesivo impermeable, especialmente útil para unir diferentes materiales. Utilízalas para sellar marcos de ventanas, zócalos, particiones, construcciones de madera, pérgolas, porches, invernaderos, etc.
  • Expansivas: estas masillas de poliuretano tienen la particularidad de que se expanden al contacto con el agua, por lo que son perfectas para juntas en lugares húmedos, huecos de tuberías, pasa tubos y perforaciones a través de paredes y en general para todo tipo de juntas entre diferentes materiales y soportes, incluso irregulares, que requieran ser rellenadas y que estén sometidas a constante humedad.
Pequeñas soluciones para impermeabilizar

¿Se puede pintar una junta sellada con masilla?

En general, aquellas juntas sometidas a movimiento, como las juntas de dilatación, no deberían pintarse. La pintura tiene una capacidad de movimiento limitada y puede cuartearse con los movimientos de la junta. Tienes masillas selladoras de poliuretano de color blanco, gris, marrón o negro, por si necesitas realizar una junta de color.

Las juntas no sometidas a dilatación rellenadas con masilla acrílica pueden pintarse con pintura acrílica, aunque también tienes estas masillas en diferentes colores.

Bandas autoadhesivas

Se trata de bandas que reparan y sellan a la vez, impidiendo la filtración del agua. Son muy sencillas de colocar, ya que son autoadhesivas y se adaptan fácilmente a diferentes formas. Las tienes de dos materiales distintos:

Pequeñas soluciones para impermeabilizar

 

  • Bandas bituminosas: realizadas en betún modificado, no llevan armadura por lo que son muy flexibles y no necesitan calor para colocarlas, aunque aumenta su adherencia si proyectas aire caliente. Tienes diferentes anchuras: 10, 15 y 30 cm; y diferentes colores: rojo, gris, aluminio. Pueden pintarse y son muy resistentes a los fenómenos climáticos y a los rayos UV. Puedes usarlas para reparaciones en cubiertas, remates en canalones y chimeneas.
  • Las bandas bituminosas y las bajas temperaturas
  • El betún con el que están fabricadas es un material que, cuanto más alta es la temperatura, más maleable es. Por eso, si la temperatura está por debajo de 5ºC cuando vas a colocar la cinta puede que no selle. En este caso, aplica calor con una pistola de aire caliente, tanto al soporte como a la cinta. Presiona con un rodillo si la superficie es plana o con las manos enguantadas en superficies irregulares. Una vez colocada la banda, resiste las deformaciones que pueda sufrir el soporte y no se despega.
  • Bandas de butilo: el butilo es un caucho sintético que permite una total estanqueidad al agua y al aire y que, en forma de banda de sellado, suele presentarse con una hoja de aluminio para reforzarla. Tiene muy buena adherencia en plásticos, cristal, acero, policarbonato, madera y la mayoría de los materiales habituales en construcción. Puedes usarla para sellar juntas y grietas en cubiertas, fachadas, tejas rotas, canalones, chimeneas, claraboyas, conductos de aire acondicionado, caravanas y camiones, etc.
Pequeñas soluciones para impermeabilizar

Cintas selladoras

Idóneas para sellar rápidamente juntas en cuartos de baño y cocina. Son autoadhesivas, totalmente impermeables y duran en perfecto estado mucho tiempo. Limpia bien las superficies antes de colocar la cinta sobre ellas y presiona ligeramente para que fije bien. Puedes lavarlas y, cuando estén muy deterioradas, retirarlas sin que deje restos. 

Cintas de estanqueidad para juntas horizontales

Son cintas fabricadas por un material plástico a base de PVC, de diferente anchura y con nervaduras, que se utilizan como barrera impermeable al agua en juntas de dilatación en hormigonado. La diferencia con las masillas de sellado para juntas es que éstas se ponen cuando la estructura está hecha y seca, mientras que las cintas se sitúan antes de echar el hormigón y quedan dentro de éste. Se usan para garantizar la impermeabilización de juntas horizontales que pueden sufrir grandes movimientos, por ejemplo en depósitos, canales, piscinas, muros, etc. Las nervaduras hacen que el agua no encuentre forma directa de atravesar la junta, perdiéndose, a la vez que facilita el agarre del hormigón o mortero sobre la cinta.