Plantas de primavera: abre tu jardín al color

Por Leroy Merlin

Tras los meses de frío, las plantas de tu jardín, terraza o patio despiertan del letargo. Las temperaturas comienzan a subir poco a poco y aparecen los primeros brotes y yemas en las ramas. En esta época es cuando tu jardín experimenta un mayor crecimiento y luce más hermoso.

La mayoría de plantas florecen en primavera, lo que te garantiza muchísimas posibilidades para conseguir un jardín florido y con un dulce perfume durante varios meses. Es la época del año con más trabajo para los amantes de la jardinería, pero, también cuando más se aprecian los cuidados proporcionados.

Plantas de primavera

Durante esta época deberás realizar varias tareas si quieres que tu jardín se mantenga florido cuando comiencen las altas temperaturas. Preparar el terreno, trasplantar algunos de tus ejemplares y podar si no lo has hecho durante los meses más fríos es alguna de ellas. También ahora es el mejor momento del año para abonar tus plantas con flor. Empleando un abono de liberación lenta, tus plantas tendrán todos los nutrientes que necesitan para crecer fuertes y sanas. Además conseguirás que tus flores duren más tiempo. 

Sean cuales sean las plantas de primavera que tienes en tu jardín o terraza y sus necesidades de agua, es importante que las riegues por la mañana o por la tarde. Nunca lo hagas en las horas de pleno sol, ya que puede provocar que la planta amarillee.

Plantas de primavera

Las plantas de primavera no tienen que estar necesariamente en el exterior. También en el interior pueden lucir floridas y muy bellas si les proporcionas la luz y la humedad necesarias. Al estar en el interior, las temperaturas son más moderadas y templadas por lo que hay que controlar el riego para que el sustrato no llegue a secarse del todo, pero que tampoco quede encharcado, ya que podrían dañarse las raíces o las hojas. Un buen drenaje también es imprescindible.

Tagete

Conocido también como Clavel moro, esta planta presume de una flor muy llamativa que florece a finales de la primavera y se mantiene durante todo el verano. Es característica por su intenso olor, especialmente perceptible por las tardes, y que ahuyenta determinadas plagas, como la mosca blanca y el pulgón. Su uso es frecuente no solo en jardines, sino también en huertos. Sus vistosos pétalos en amarillo y naranja y su forma apomponada las hace inconfundibles. Llegan a alcanzar un tamaño de 30 cm y son muy utilizadas en borduras y para crear composiciones de color.

  • Periodo de plantación: siembra sus semillas entre febrero y finales de mayo, protegiéndolo de heladas tardías. Tardarán en brotar entre 6 y 8 semanas.  
  • Ubicación: plántalas en una zona del jardín con mucho sol. No soportan las heladas.
  • Riego: aunque hay que regarlas de manera moderada, el sustrato no debe quedar seco. Es recomendable no mojar las flores para evitar su pudrimiento, así como regarlas a primera hora de la mañana para que la tierra vaya secándose poco a poco. Si lo haces por la noche, es probable que la humedad provoque que las flores se pudran.
  • Abono: utiliza un abono universal con una periodicidad quincenal. Si está en maceta puedes aplicar también un abono de floración junto con el agua de riego.
Plantas de primavera

Begonia

Es una de las plantas más utilizadas en jardinería, con más de 1.500 especiales, de las cuales 150 se utilizan en jardinería. Se emplea para formar macizos y borduras, aunque también en maceta para adornar terrazas y patios. Su popularidad se debe a que se pueden disfrutar con flor casi todo el año. Tienen grandes y amplios pétalos que se abren, colocados por capas y disponiéndose en forma de hélice. Su periodo de crecimiento es de febrero/marzo hasta principios de otoño.

  • Periodo de plantación: si utilizas semillas, realízala siempre a mediados de invierno y trasplanta las plántulas a principios de primavera. Si son begonias bulbosas, orienta el lado cóncavo hacia arriba al enterrarlos. 
  • Ubicación: plántala en una zona con semisombra o luz indirecta, puesto que es poco recomendable ponerla a pleno sol. No tolera bien las bajas temperaturas: protégelas del frío y las heladas.
  • Riego: necesitan riego a diario durante la floración y en verano, evitando que la tierra quede seca (pero que tampoco se encharque para evitar que las raíces se pudran).
  • Abono: en primavera y durante cada semana durante el periodo de floración.
Plantas de primavera

Petunia

La Petunia Hybrida puede ser de diferentes colores, como rojo, rosa, azules, violetas y tener hasta dos franjas de colores. Sus bordes pueden ser lisos u ondulados y algunas variedades son también olorosas. Florecen en primavera y durante todo el verano, aportando colorido a tu jardín hasta que comienzan a descender las temperaturas. Las más conocidas son las petunias surfinias o petunias colgantes.

  • Periodo de plantación: cuando han pasado las temperaturas más bajas del invierno, durante los meses de febrero y marzo.
  • Ubicación: puede situarse a pleno sol, ya que necesitan una media diaria de 5 a 6 horas. No soporta el frío ni las heladas. También prefieren los climas secos, ya que la lluvia estropea sus flores.  
  • Riego: constante y regular, intensificándolo los días de más calor. Evita mojar las flores al regar.
  • Abono: en época de floración con un fertilizante rico en fósforo. 
Plantas de primavera

Pensamientos

Esta planta bienal es muy resistente al frío y suele florecer en invierno, poniendo una nota de color a jardines y terrazas. Además pueden prolongarse hasta bien entrada la primavera si se eliminan las flores marchitas y estropeadas. También se la conoce como Viola tricolor, ya que puede llegar a tener tres colores entremezclados en sus pétalos. A diferencia de otras plantas de primavera, los pensamientos no aguantan muy bien en el interior, por lo que a las 2 o 3 semanas comenzarán a mostrar agotamiento debido a la falta de luz y frescor. Sácalas al exterior para que se recuperen.

  • Periodo de plantación: si son pensamientos germinados y crecidos en maceta, puedes trasplantarlos a tu jardín en otoño; mientras que si se planta a partir de semillas ha de hacerse en julio y agosto, cuando todavía hay muchas horas de sol.
  • Ubicación: se cultivan muy bien en zonas de semisombra e incluso de sol, siempre y cuando sea una zona con un clima templado.
  • Riego: durante la época de floración se recomienda una frecuencia de 2 o 3 días y de forma moderada, manteniendo la tierra siempre húmeda y evitando los encharcamientos. Hay que procurar no mojar las flores.
  • Abono: aplica un abono específico durante el periodo de floración.
Plantas de primavera

Geranio

Es uno de los protagonistas de terrazas, balcones y jardines cuando llegan los meses de sol gracias a sus sencillos cuidados y gran belleza. Existe una amplia variedad, aunque sus cuidados son similares. Hay cuatro especies muy populares: el geranio común, la gitanilla o geranio de hojas de hiedra, pelargonio de pensamiento y geranios con hojas aromáticas.

  • Periodo de plantación: si la cultivas a partir de semillas, realiza la siembra después de la temporada de heladas.
  • Ubicación: aunque les gusta el calor y el sol (unas 6 horas diarias), si vives en una zona muy cálida es recomendable situarlos donde estén protegidos durante las horas centrales del día.
  • Riego: regular y constante, especialmente en verano, evitando el encharcamiento ya que puede provocar que sus raíces se pudran.
  • Abono: específico de floración en primavera para que conserven su flor todo el verano.
Plantas de primavera

Prímula

Es la planta de la primavera por excelencia. De hecho se la conoce también por ese nombre. Debido a su belleza y variado colorido son una apuesta segura para tu jardín o terraza. La prímula es capaz de reproducirse en múltiples colores: rojo, rosa, azul, lila, blanco… Es habitual que su centro sea amarillo, difuminándose en otros colores por los pétalos. Hay especies que florecen en primavera y otras en verano, incluso algunas lo hacen en otoño.

  • Periodo de plantación: si se cultivan mediante semilla, hay que hacerlo en primavera, para poder plantas los brotes jóvenes en otoño. Una vez haya desaparecido la flor, cuida la mata hasta que vuelva a florecer durante la siguiente primavera.
  • Ubicación: necesitan una zona con semisombra o luz indirecta, evitando exponerlas a pleno sol. No toleran las fuertes heladas, pero sí las bajas temperaturas.
  • Riego: abundante, sin que se llegue a secar el sustrato entre riegos.
  • Abono: aplica un abono de floración cada 15 días.
Plantas de primavera

Rosales

Los rosales son una de las plantas más populares y bellas de la jardinería. Son plantas leñosas, con ramas espinosas y follaje caduco. Hay alrededor de 30.000 variedades, desde trepadoras a cubresuelos o pequeños arbustos. Existen especies rosas de las tonalidades más variadas, desde blanco a un púrpura casi negro, pasando por todos los matices de los lilas, amarillos, anaranjados y rojos. Hay especies que florecen tan solo en primavera, mientras que otras lo hacen varias veces hasta la llegada de las temperaturas.

  • Periodo de plantación: desde octubre a finales de marzo para rosales de raíz desnuda y cepellón; y durante todo el año para los plantados en maceta. 
  • Ubicación: les gusta la exposición al sol, aunque, si el clima es demasiado cálido, prefieren zonas de semisombra.
  • Riego: en primavera, durante la época de floración, el riego ha de ser abundante y regular. Evita mojar las flores y las hojas, ya que la humedad puede provocar la aparición de hongos.  
  • Abono: a partir del comienzo de la floración se aconseja aplicarlo desde el inicio de la primavera hasta el mes de agosto.
Plantas de primavera