Plantas que decoran, ¿dónde colocarlas?

Por Leroy Merlin

Las plantas de interior dan a cualquier estancia un toque natural, purificando el aire y creando un ambiente fresco y acogedor. 

En el recibidor, en el salón, o incluso en el baño. La presencia de plantas en las distintas habitaciones implica numerosas ventajas y, si las eliges teniendo en cuenta la orientación de la estancia y las condiciones, te darán muy poco trabajo.

Orientación ¿norte o sur?

Las plantas no son un adorno decorativo más. Su encanto y su belleza radican, precisamente, en que son seres vivos. Antes de llevarte una planta a casa, has de conocer sus características y tener en cuenta los cuidados básicos que requiere (riego, horas de luz, humedad ambiental…) para que crezca de forma sana.  

Plantas que decoran donde colocarlas

La orientación de tu vivienda es importante. Las plantas son más sensibles de lo que parece a las condiciones que les rodean y el hecho de que tu casa tenga orientación norte o sur también influye en ellas. No hay una orientación mejor y otra peor; son simplemente distintas:

  • Norte: recibirá más luz en verano que en invierno y has de decantarte por especies resistentes que no necesiten demasiado sol. 
  • Sur: recibirá mucho sol en verano y es posible, incluso, que tengas que proteger las plantas. 
  • Este: recibirá sol directo por la mañana e indirecto por la tarde, perfecto para flores que no necesiten un sol intenso.
  • Oeste: luz indirecta por la mañana y directa por la tarde, elige flores resistentes al sol.

Detalles de decoración, simples pero importantes

Además de tener en cuenta la orientación de tu casa y las necesidades de tus plantas, antes de colocarlas, dedica unos instantes a pensar en la mejor ubicación teniendo muy presente el tamaño de tu planta y el que tendrá en unos meses (no es aconsejable cambiarlas frecuentemente de ubicación).

La planta nunca debe entorpecer el paso y tampoco debe restar luminosidad o visión en tu casa.

Para que crezcan bonitas y sanas, sitúalas en un lugar protegido evitando las corrientes de aire y las fuentes directas de calor (como los radiadores u otras fuentes de calor). La mayoría precisan un lugar luminoso, aunque sea con luz indirecta. 

Utiliza los distintos recursos decorativos complementarios, macetas en plástico o madera, tiestos transparentes, cestos colgantes para las trepadoras, minijardineras para hacer composiciones de cactus y plantas crasas…

Plantas que decoran donde colocarlas

Las plantas pueden servirte para delimitar espacios (por ejemplo para separar visualmente el salón del comedor), para señalar discretamente algún punto concreto (como un escalón) o para darle un toque de color a cualquier pequeño espacio (un murete estrecho, una mesita auxiliar…). ¡Solo tienes que ponerle un poco de imaginación!

La planta perfecta para cada habitación

  • Recibidor y pasillos. Son dos espacios que, en ocasiones, no se tienen demasiado en cuenta, pero son importantes. El primero es la carta de presentación de tu casa y el segundo su vía principal, la que comunica las distintas estancias. En ambos casos son lugares de paso, generalmente con poca luz, donde lo más recomendable es optar por plantas resistentes como la chamaedorea elegans (palmera pequeña y fuerte), la aspidistra o la incombustible sansevieria (también llamada lengua de suegra o espada de San Jorge). Si quieres un toque exótico, una yuca o una drácena también son idóneas. 
  • Salón. Da un toque de color a tu salón con plantas que florezcan, al menos, una vez al año. Por supuesto, tendrás que adecuar el tamaño de tus plantas al espacio disponible y elegir el color y la forma de cada una de ellas adaptándolas al estilo de decoración existente. Algunas como la elegante cala, con su flor blanca, o la clivia con sus flores anaranjadas, son perfectas para alegrar e iluminar cualquier pequeño rincón. Si tienes un gran salón, una frondosa areca o una espectacular Monstera (costilla de Adán), decorarán por sí solas un buen espacio. 

Las plantas tropicales, como el tronco de Brasil, decoran como pocas. Si la tienes en el salón recuerda que es importante mantener sus hojas con la humedad suficiente echando agua frecuentemente con un vaporizador.

Además de estas plantas de dimensiones considerables, siempre hay un hueco para colocar otras más pequeñas que, además, alegren con sus flores: coloridas azaleas, que agradecen las zonas de semisombra, gerberas o begonias, por ejemplo. Unas violetas africanas (que dan flores todo el año) en cualquier mesa auxiliar del salón o del cuarto de estar, darán una agradable nota de calidez y color.

  • Dormitorios. No conviene sobrecargarlos de plantas y flores, pero algunas que van muy bien son las decorativas orquídeas.
  • Baño. En esta estancia se dan las condiciones adecuadas para un determinado tipo de plantas que necesitan humedad, luz y temperaturas cálidas. Algunas variedades de helecho pueden convertir tu baño en un verdadero vergel. Un pequeño bambú también encontrará aquí su hábitat perfecto proporcionando a tu cuarto de baño un toque zen único y natural.
  • Cocina. Tener en la cocina algunas macetas donde cultivar tus propias plantas aromáticas es una excelente idea. Aunque estas plantas son de exterior, colócalas cerca de una ventana, con suficiente luz y ventilación, y podrás tener siempre a mano albahaca, romero o tomillo. Además de condimentos muy útiles, las aromáticas son un excelente ambientador natural para tu cocina.