Protege tus plantas y flores del frío y el viento

Por Leroy Merlin

Durante el otoño y el invierno, las plantas más delicadas del jardín y la terraza necesitan ser protegidas de las bajas temperaturas, las heladas, la nieve y el viento típicos de esta época del año.  

Según el grado de rusticidad de la especie, es decir, su capacidad para soportar el frío, puede necesitar que la protejas en invierno e incluso en la primavera temprana, cuando aún puede helar. Lo mismo ocurre con los arbustos, trepadoras y árboles que has plantado o trasplantado a comienzos del otoño y no han arraigado todavía, o los ejemplares de pocos años.

Cuando las temperaturas bajen a 5° habrá llegado el momento de tomar algunas precauciones. Puedes llevar a un lugar bajo techo o un invernadero las plantas que estén en recipientes y puedan ser trasladadas. Las que estén plantadas en el suelo o vivan en tiestos que no se puedan mover deberás cubrirlas con velos antiheladas o sacos de hibernación, la solución ideal para resguardar la parte aérea del frío, la nieve y las ráfagas.

Protege tus plantas y flores del frío y el viento

Existen numerosos modelos y tamaños de invernaderos para montar en la terraza, el patio o un balcón, o para instalar en el jardín. Se arman rápidamente para proteger las plantas en los meses más fríos, y al llegar el buen tiempo se desmontan y guardan hasta el siguiente otoño.

Si están plantadas en línea, las plantas pequeñas o plantones de las especies que florecerán en primavera se pueden proteger mediante túneles invernadero. Son estructuras muy fáciles de instalar, habituales en los huertos urbanos. Estas cubiertas no solo protegen las plantas del frío sino que crean un microclima que permite adelantar la plantación a finales de febrero. Se pliegan rápidamente y ocupan muy poco espacio de almacenamiento. Los plantones o las plantas pequeñas también se pueden cubrir con campanas transparentes que se colocan apoyadas sobre la tierra.

Protege tus plantas y flores del frío y el viento

Conviene ventilar de forma periódica los invernaderos, túneles y campanas para evitar que la humedad se condense e impedir que surjan hongos perjudiciales para las plantas. Los invernaderos cuentan con ventanas para facilitar esta labor. Procura ventilar las protecciones en días secos, soleados y sin viento.

Los mantos de hibernación, invernaderos y túneles también protegen a las plantas de las nevadas ligeras. Para evitar que las más rústicas o las que no están cubiertas sufran aplastamiento por el peso de la nieve o quemaduras por efecto del frío puedes regarlas ligeramente con una manguera o poniendo en marcha los aspersores para que la capa se disuelva rápidamente.

Una técnica complementaria a las protecciones contra el frío es el acolchado o mulching, que consiste en cubrir la base de las plantas del jardín y los recipientes con una capa aislante, que en el jardín suele ser de corteza de pino o mantillo. Esta capa de materia orgánica abriga las raíces y contribuye a que se conserve la humedad del sustrato, con lo cual incrementa la inercia térmica en caso de que se produzca una helada, entre otros beneficios. 

Las plantas de tallos largos y frágiles, los arbustos y árboles recién plantados y las enredaderas necesitarán la ayuda de tutores, guías y sujeciones para soportar mejor los embates del viento típicos del otoño. Estos elementos favorecen además un buen crecimiento en altura, y una expansión ordenada en el caso de las trepadoras. Debes revisar las sujeciones cada año, a comienzos del otoño.

Protege tus plantas y flores del frío y el viento

Son múltiples las soluciones que encontrarás en LEROY MERLIN para entutorar las plantas que se desarrollan en altura o tienen tallos frágiles: tutores estructuras en forma de obelisco, espalderas, celosías… Para atar tus plantas a los tutores, guías y espalderas o guiar las ramas puedes utilizar distintos tipos de sujeciones, que te permitirán amarrarlas a los soportes sin dañar los tallos ni estrangularlos: alambre, rafia, ataduras de caucho…