Protocolos y sistemas domóticos: ¿cuál me conviene?

Por Leroy Merlin

Si estás pensando en convertir tu casa en un hogar inteligente, seguramente te surjan todo tipo de dudas antes de comenzar: ¿qué sistemas domóticos hay?, ¿cuál necesito?, ¿existen diferentes protocolos de comunicación para mis dispositivos inteligentes?, ¿son compatibles entre sí? Te ayudamos a resolverlas.

La domótica ha supuesto una revolución en la seguridad y confort de los hogares. Mediante diversos dispositivos conectados entre sí y, al mismo tiempo, a la red wifi de tu hogar, puedes controlar desde tu teléfono móvil las persianas, la iluminación, la climatización e, incluso, la seguridad de tu hogar. Pero cada sistema domótico emplea un protocolo de comunicación inalámbrico, lo que provoca no sean compatibles con los diversos asistentes de voz y entre dispositivos de distintas marcas. Es decir, cada uno de ellos “habla un idioma diferente”.

La mayoría de protocolos de comunicación inalámbricos para dispositivos inteligentes funcionan a través de una red mesh o de malla. Esto quiere decir que se “hablan” entre sí, actuando como receptores y emisores de la señal, enviándola al siguiente dispositivo. Su gran ventaja es que, cuando uno de los dispositivos falla o capta una señal débil, el siguiente dispositivo se “alimentará” de un tercero, garantizando el correcto funcionamiento de todos los gadgets del sistema domótico.

Protocolos y sistemas domóticos

Existen varios protocolos de comunicación inalámbricos para los sistemas domóticos. Si ya tienes algún dispositivo inteligente, deberás fijarte en qué protocolo de comunicación utiliza para adquirir el resto de aparatos; mientras que, si aún no has comenzado a crear tu hogar inteligente, ten en cuenta qué tipos de dispositivos quieres conectar, de qué marcas y si lo ampliarás en el futuro con un asistente de voz.

La gran ventaja de todos ellos es que no es necesario realizar ninguna obra ni instalación complicada, aunque todos necesitan de un punto de acceso a internet para poder funcionar. Este dispositivo se llama controlador o centro de conexiones hub y es quien garantiza la conexión de red. Transmite la señal a los dispositivos inteligentes más cercanos, de manera que no es necesario que cada uno de ellos se conecte a la red wifi de manera individual. Los sistemas domóticos domésticos son muy fáciles de instalar, configurar y manejar. Te contamos cuáles son las principales características y diferencias de sus protocolos de comunicación.

Edisio, un protocolo creado para hogares conectados

Este protocolo de comunicación inalámbrico está diseñado especialmente para crear hogares conectados. Una de sus ventajas es que su alcance en exteriores oscila entre los 100 y los 200 m. Esto lo hace perfecto para grandes viviendas unifamiliares y fincas. Por ejemplo, podrás encender y apagar cuando quieras, desde el móvil, las luces del jardín con un enchufe de exterior inteligente conectado a tu sistema domótico. Todos los objetos inteligentes de la gama DiO utilizan este sistema de comunicación entre sí.

Cada uno de los módulos receptores del sistema domótico repite la señal de la red domótica. Los emisores pueden controlar un número ilimitado de receptores, mientras que estos pueden ser controlados por 32, lo que hace que puedan crearse redes malla muy extensas y de gran fiabilidad.

Protocolos y sistemas domóticos

Zigbee, el más internacional y estandarizado

Es uno de los sistemas de comunicación inalámbrico más abiertos, lo que soluciona muchos problemas de compatibilidad. Una de sus grandes ventajas es que no se ve limitado el número de “saltos” que puede dar la señal entre dispositivos, aunque su rango de acción es entre 10 y 20 m. Con este sistema se pueden llegar a conectar entre sí más de 65.000 dispositivos.

Algunas de las marcas que emplean estos sistemas de comunicación son: Wattio, Somfy, LG, Samsung, Phillips o Amazon Echo Plus. Así que si tu casa está dotada con un sistema de alarma y un termostato Wattio, que ya controlas desde tu teléfono móvil, y quieres que se comunique –a través de la misma red de malla– a un altavoz inteligente (de otra marca), deberás buscar uno que sea compatible, como el Echo Plus de Amazon, dotado con el asistente Alexa.

Protocolos y sistemas domóticos

Z-wave, comunicación segura para mayores distancias

Este sistema de comunicaciones inalámbrico funciona como una red mesh o de malla. Su gran ventaja es que todos los dispositivos conectados entre sí funcionan bien entre ellos incluso si son de diferentes marcas. Los dispositivos que se conectan mediante este sistema solo permiten hasta cuatro “saltos” como máximo hasta el centro de conexiones hub, pero que se compensa con su rango de acción. Los gadgets dotados con este sistema de comunicación son capaces de alcanzar los 100 m, lo que los convierte en una magnífica opción para viviendas grandes. Este sistema de comunicación permite la conexión de hasta 232 dispositivos inteligentes.

IFTTT, la solución a los problemas de compatibilidad

IFTTT es un servicio web de automatización y compatible con multitud de servicios, no solo en el ordenador (online), sino que también se aplica a la domótica doméstica. IFTTT responde a las siglas If This Then That, que en español significa “si ocurre esto que suceda aquello”. Este servicio se convierte en el nexo entre los dispositivos domóticos que utilizan un sistema de comunicación inalámbrico diferente.

La plataforma IFTTT permite conectar aplicaciones y dispositivos y comunicar acciones, de forma online, de manera que trabajen juntas para hacer cosas específicas que, de otra manera, no podrían hacer. Por ejemplo, cuando compras una entrada en un portal web para un evento y asocias la compra a un correo de Gmail, automáticamente la incorporará en Google Calendar, que enviará una notificación con un aviso al teléfono de cuándo y dónde se celebra. O también permite subir tus fotos de una red social a otra automáticamente. Las aplicaciones son infinitas.

Este servicio soluciona los problemas de compatibilidad de muchas marcas de dispositivos inteligente. Mediante esta plataforma pueden conectarse o establecer “recetas” para controlar el sistema domótico. Por ejemplo, si tienes un altavoz inteligente dotado con asistente de voz podrás decirle “Ok, Google, me voy de casa”, de manera que baje las persianas, apague las luces y regule el termostato, aunque sean de diferentes marcas. O si le dices “Ok, Google, que no me molesten”.

Protocolos y sistemas domóticos