¿Qué puedes plantar en tu huerto?

Por Leroy Merlin

Cuando ya tienes lista la cama de cultivo, ha llegado el momento de sembrar o plantar. En muchos casos las semillas necesitan germinar en un semillero antes de ser llevadas a su lugar definitivo en el huerto. En otros, la siembra se realiza directamente en los tiestos y contenedores con el sustrato preparado.

Qué plantar en tu huerto

Siembra en semilleros

Con los semilleros se pueden adelantar las siembras y obtener en casa plantones de hortalizas a partir de una gran variedad de semillas. Cuando alcanzan el tamaño preciso solo hay que trasplantarlos al huerto. La siembra en semilleros permite controlar más y mejor la germinación y es ideal para hacer participar a los niños. Para hacer un semillero se pueden utilizar:

  • Bandejas de alveolos, diseñadas y acondicionadas específicamente para cumplir esta función. Algunas cuentan incluso con una tapa de plástico transparente para proteger las plántulas del frío.
  • Macetitas de turba, que tienen la ventaja de que el plantón se puede plantar en el huerto sin extraerlo de ella. Son totalmente porosas.

El semillero se puede mantener dentro de casa, donde la temperatura ayudará a la germinación y el desarrollo de las plántulas. Sitúalo en un lugar donde reciba luz de forma generosa para que los plantones crezcan con fuerza.

Qué plantar en tu huerto

Sustrato específico para semilleros

Para que las semillas germinen con mayor facilidad en un suelo suelto y rico, lo más práctico es recurrir a un sustrato para semilleros listo para usar. Es una mezcla óptima para la germinación y la formación de los plantones.

Planta los plantones en el huerto

  • Del tamaño adecuado. Al cabo de unas semanas, las semillas que has plantado en tu semillero habrán generado plantones. Cuando hayan adquirido el tamaño adecuado podrás llevarlos a su lugar definitivo en el huerto. También puedes adquirir los plantones ya desarrollados.
  • A la hora de plantarlos, ten en cuenta el marco de plantación, es decir, la distancia que necesitan las plantas para crecer sin estorbarse unas con otras. Por ello, antes de trazar los surcos y/o hacer los hoyitos para plantarlos no pierdas de vista el tamaño que acabará desarrollando cada tipo de cultivo.
Qué plantar en tu huerto

Siembra directamente en el recipiente

Según el tipo de semilla o la época del año, la siembra se puede llevar a cabo directamente en la tierra, sin pasar por un semillero.

  • Debes hacerlo a una profundidad que represente unas tres veces el tamaño de la semilla. Las grandes se siembran por golpes, en grupos de dos o tres; las muy pequeñas, a voleo, es decir, lanzando puñados sobre el sustrato.
  • Para que no se las lleve el viento y facilitar la germinación, conviene apisonar la tierra con la palma de la mano después de sembrar.

Aclarea las plántulas

Una de las consecuencias de la siembra a voleo es la brotación de plántulas muy próximas entre sí. Para que dispongan de espacio suficiente para desarrollarse, tendrás que arrancar algunas: es lo que se llama aclareo. Debes descartar las más débiles y malformadas y dejar las más fuertes.

¿Por qué comprar semillas en sobres?

Para asegurarte plantas de calidad lo mejor es recurrir a las semillas en sobres, que aseguran una brotación vigorosa y un óptimo estado fitosanitario. Abarcan variedades que no se encuentran en el supermercado. Los sobres incluyen calendario de cultivo.

Los cultivos ideales para principiantes 

Son numerosas las hortalizas cuya sencillez de cultivo las hace especialmente apropiadas para iniciarse en la aventura del huerto en casa.

  • Lechuga. Es una de las verduras más sencillas de cultivar, crece deprisa y existen variedades para todas las épocas del año. No necesita mucho sol. Protégela de las heladas fuertes, que queman las hojas, y no dejes que espigue, ya que el sabor se amarga.
  • Tomate. Exige mucho sol y calor para madurar, así como agua de forma regular. No mojes la planta al regar para evitar problemas de hongos. La mayoría de las variedades necesitan un tutor o soporte. Para cultivar en recipientes pequeños son adecuados los tipo cherry.
  • Judía verde. Hay variedades que se deben entutorar y otras, de mata baja, con aspecto de pequeña mata, muy apropiadas para el huerto urbano. Riégala frecuentemente, sobre todo, en la época de producción. Cosecha las vainas de forma continuada.
  • Fresa. Necesitan poco espacio y pueden cultivarse en semisombra. Existen numerosas variedades. Son perfectas para el huerto urbano, ya sea en tiestos (existen recipientes específicos para sacar partido de su efecto colgante) o en minihuertos verticales.
  • Calabacín. Se siembra directamente en el recipiente de cultivo a partir de abril y los frutos se obtienen en verano. Riégalo con frecuencia, pero sin encharcar ni mojar la planta. Si los recolectas de forma regular incentivarás la producción de nuevos calabacines.
  • Berenjena. Requiere mucha luz, calor y una tierra suelta y fértil. No tolera el exceso de humedad ni el frío, pero tampoco pasar sed. Plántala en un recipiente en el suelo, ya que crece en altura (necesitará un tutor).
Qué plantar en tu huerto

 

  • Pimiento. Se planta en mayo y empieza a fructificar en verano. Hay cientos de variedades de diferentes tamaños, dulces y picantes. Si los cosechas en verde, las plantas seguirán produciendo de manera continuada hasta la llegada del frío.
  • Patata. Puede cultivarse perfectamente en un recipiente profundo, en un lugar bien soleado. De un par de patatas de siembra (vienen prebrotadas) puedes obtener unos 8 kilos en 90 a 180 días.
Qué plantar en tu huerto

 

  • Zanahoria. Para cultivar todo el año. Estas dulces raíces tardan entre tres y cuatro meses en estar listas para comer. Consúmelas tiernas; si maduran demasiado resultan correosas. Necesitan un suelo profundo y mullido para desarrollarse bien.
  • Rabanito. Es una hortaliza de ciclo corto, de modo que entre la siembra y la cosecha solo transcurre un mes. Su rapidez de desarrollo exige riegos frecuentes y una tierra fértil y con buen drenaje. En invierno debes proteger las plántulas con una campana o velo.
Qué plantar en tu huerto

 

  • Aromáticas y culinarias. Aprovecha unos tiestos o un jardín vertical próximo a la cocina para cultivar albahaca, perejil, orégano, salvia, tomillo, cebollino, romero... ¡Las tendrás a mano para cocinar! Si cultivas menta o hierbabuena, procúrales un tiesto en exclusiva, ya que son plantas muy expansivas.