Revestimientos cerámicos: cómo y dónde ponerlos para dar dinamismo

Por Leroy Merlin

Los revestimientos cerámicos no solo aportan confort y gran funcionalidad en el hogar por sus prestaciones técnicas. El tipo de disposición y el tamaño de las piezas pueden lograr que las estancias mejoren visualmente en sus dimensiones. Unificar suelos y paredes, dinamizar el espacio, etc.

Encuentra el tuyo

Crea superficies continuas que amplían el espacio con tonos claros y luminosos

Ver productos

Salones y habitaciones

Las piezas cerámicas de gran formato se asocian a espacios diáfanos y de grandes dimensiones. Sin embargo, también son de gran utilidad para engrandecer visualmente salones, zonas de estar y habitaciones no demasiado grandes. Una vez colocadas en el suelo, el número de juntas de separación se reduce al mínimo frente a los revestimientos habituales, cuadrados o rectangulares. Sobre las paredes, estos revestimientos dan altura visual, especialmente si recubren frentes con volumen, como murales con chimeneas o tabiques salientes. Cuando se decide unificar con ellos suelos y muros de una misma estancia, consiguen generar una profundidad visual acertada si las habitaciones tienen poco fondo.

Revestimientos cerámicos: cómo y dónde ponerlos

Las baldosas de formato cuadrado y dispuestas en fila dan sensación de orden y armonía, y son perfectas para equilibrar habitaciones de tamaño medio. El efecto se acentúa si se disponen de la misma manera en suelo y paredes. Para evitar que el resultado final quede excesivamente uniforme, un tanto monótono, conviene enriquecer la composición con otras piezas que imitan materiales o muros de mampostería. Éstas pueden ir colocadas en una pared principal, o sobre una superficie que reciba bastante luz natural. En habitaciones de descanso y zonas de estar pequeñas, las paredes revestidas con piezas cerámicas dispuestas en sentido horizontal agrandan visualmente sus dimensiones.

Los revestimientos cerámicos con dibujos tipo damero o parquet permiten crear suelos que rompen con la simetría espacial de una forma muy atractiva. Para ello se colocan formando composiciones en las que se alterna el sentido de las baldosas, vertical y horizontal, o se ponen en otras posiciones. Según cómo se coloquen varía el dibujo geométrico. Sirven para obtener un acertado dinamismo y cierto movimiento visual.

Revestimientos cerámicos: cómo y dónde ponerlos

Cocinas

Con los revestimientos cerámicos, las cocinas pueden parecer más amplias, hacer que ciertas superficies adquieran volumen o ganar altura visual. Por ejemplo, las baldosas tipo metro, biseladas, forman paredes con relieve muy decorativas. Un tipo de colocación bastante habitual consiste en disponerlas en hilera pero sin que las juntas de las piezas superiores e inferiores coincidan, también conocido como rompejuntas. Esta composición puede aplicarse de distintos modos: realizar un solo frente horizontal combinado con pintura en la parte superior, o perimetral para trazar un recorrido visual en toda la cocina. 

Colocación en vertical

Ayudará a conseguir que el techo de tu cocina parezca más alto y dará amplitud

Ver productos

Cuando las cocinas tienen un tamaño medio o son bastante anchas admiten soluciones cerámicas con las que crear volúmenes o efectos ópticos y dar así una nueva dimensión a las paredes. Lo más recomendable para no saturar este efecto es hacerlo en un sola superficie. Se puede jugar con revestimientos que imitan muros de piedra, antiguas baldosas hidráulicas, ladrillo, etc.

En cocinas abiertas, comunicadas con zonas de estar o comedores, algunos pavimentos cerámicos son muy eficaces para comunicar visualmente estos ambientes y crear espacios homogéneos. Desde piezas de gran formato, a tableros rectangulares aptos para colocar también como murales de pared dispuestos en horizontal.

Revestimientos cerámicos: cómo y dónde ponerlos

Baños

La longitud, anchura y altura del baño son tres medidas determinantes al elegir la forma de un material cerámico y su colocación. En baños amplios y con buena luz natural, las piezas de gran formato pueden potenciar sus dimensiones y crear una atmósfera envolvente, sobre todo si se eligen pavimentos porcelánicos de textura suave. Para romper una excesiva uniformidad, pueden combinarse con vistosos murales con azulejos que recreen dibujos de baldosas hidráulicas, o con revestimientos que poseen cierto relieve.

Revestimientos cerámicos: cómo y dónde ponerlos

Como norma general, los revestimientos cerámicos colocados de suelo a techo, en sentido vertical, aumentan ópticamente la altura del cuarto de baño, y dispuestos en sentido horizontal sirven para hacer focos visuales que juegan con la perspectiva. Cuando los baños presentan un tamaño estándar, lo ideal es dosificar la presencia de materiales cerámicos en las paredes y jugar con distintas alturas de colocación según el tipo de sanitarios y cómo estén situados: zócalos o frisos a 1 m aproximadamente de alto en la zona del lavabo, y murales perimetrales alrededor de la ducha.

En baños de planta alargada los revestimientos dispuestos en el tabique más alejado -de suelo a techo y en sentida vertical- ayudan a recortar visualmente la sensación de tubo. Para reforzar el efecto, lo más recomendable es introducir colores oscuros, o bien diseños geométricos. Ante techos excesivamente altos y paredes alicatadas, conviene que las piezas cerámicas no lleguen hasta la parte superior de éstas. Colocadas por debajo del dintel de la puerta la vertical se reduce.

Para baños pequeños

Las baldosas tipo metro son muy resolutivas y evitan que el baño quede recargado

Ver producto

Pasillos y zonas de paso

En los pasillos estrechos y alargados es posible corregir su sensación angosta con revestimientos cerámicos que logren ensancharlos ópticamente. Una solución adecuada consiste en emplear piezas rectangulares de color claro y colocarlas en el tabique de mayor longitud: parecerá que esta zona de paso es más ancha al pasar por ella. Cuando los pasillos son demasiado cortos, la cerámica puede convertirse en la manera de prolongar su perspectiva. Lo más idóneo es elegir diseños geométricos, tipo romboidales, que darán mayor sensación de profundidad y crear con ellos frentes que se prolonguen al techo en la pared del fondo. O bien revestir el suelo del pasillo con el mismo revestimiento y acotar toda la atención visual sobre la zona.

Revestimientos cerámicos: cómo y dónde ponerlos