Robótica educativa: un juego inteligente para niños y adolescentes 

Por Leroy Merlin

La tecnología forma parte de nuestras vidas, en especial de la de niños y adolescentes. La robótica educativa proporciona las herramientas necesarias, mediante la diversión y el juego, para ampliar su creatividad, pensamiento crítico e interés por materias como las matemáticas, la programación y la electrónica. Es una forma de que los pequeños aprendan de una manera lúdica en la que ellos son los protagonistas.

La robótica educativa es una nueva disciplina que ayuda a niños y adolescentes a ampliar su creatividad, imaginación y conocimientos y alimenta su curiosidad y su deseo natural de aprender. Integra tecnología y programación en el aprendizaje mediante la construcción de un robot y/o mecanismo autónomo y estimula el interés por las matemáticas, la programación, la mecánica… Los niños descubren no solo cómo funciona lo que les rodea, sino también a modificarlo o crearlo desde cero.

Robótica educativa: otra forma de aprender

Pero, ¿qué es la robótica educativa? 

La robótica educativa para niños es una nueva de aprender mediante el uso de dispositivos robóticos y componentes electrónicos. Es un sistema de aprendizaje que utiliza robots como hilo conductor para desarrollar habilidades motrices y cognitivas y fomentar la creatividad y el trabajo en equipo. Está basado en la iniciativa y la actividad de los estudiantes, incentivando el pensamiento lógico y la resolución de problemas. Se plantea un reto y, siguiendo las instrucciones proporcionadas, se monta el modelo, que funcionará mediante un programa informático que hace que el robot ejecute órdenes. 

La robótica trabaja especialmente las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, conocidas como STEM (acrónimo de los términos en inglés: Science, Technology, Engineering and Mathematics). Pero también ayuda al desarrollo de habilidades motrices y cognitivas. Cuando un niño trata de impulsar un robot para que ande sobre una superficie, ha de comprender conceptos como velocidad y trayectoria (física), peso y potencia para que el robot avance (mecánica) y qué hacer para que el robot gire en un punto determinado (programación).

Robótica educativa: otra forma de aprender

La robótica es perfecta para complementar la enseñanza clásica por las ventajas y beneficios que aporta. Se basa en la solución de problemas de un modo creativo y lúdico: el niño pasa a ser protagonista de un juego en construcción, empleando su creatividad mientras intenta resolver un problema utilizando la tecnología. Es lo que se conoce también como gamificación, una técnica de aprendizaje que traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo-profesional para absorber mejor algunos conocimientos, mejorar habilidades o recompensar acciones concretas, entre otros objetivos.

Beneficios de la robótica educativa 

La robótica educativa tiene múltiples beneficios: 

  • Iniciativa y autonomía: a través de la experimentación, el niño gana en confianza en sus capacidades y descubre que equivocarse forma parte del aprendizaje.
  • Refuerza la autoestima y el trabajo en equipo: los participantes aprenden que las soluciones encontradas a los retos son mejores cuando surgen en grupo que las pensadas individualmente. También comparten la celebración de los logros obtenidos gracias al trabajo colaborativo y el intercambio de ideas.
  • Aprendizaje de nuevas materias: facilita el desarrollo de competencias e introduce al niño en el pensamiento computacional, la programación informática, la electricidad y las piezas mecánicas.
  • Incentiva el espíritu emprendedor e interés por disciplinas como Ingeniería, Arquitectura, Ciencia o Matemáticas, campos con un gran futuro profesional.
  • Capacidad de abstracción y pensamiento crítico: los niños aprenden a afrontar y resolver problemas reales mediante la observación y un mayor entendimiento de cómo funcionan las cosas a nuestro alrededor.
Robótica educativa: otra forma de aprender

Cómo empezar a aprender con la robótica educativa 

Un kit de robótica educativa es el regalo perfecto a cualquier edad en cualquier época del año. Es aconsejable comenzar con un kit básico para principiantes con el que empezar a comprender conceptos sencillos de programación y electrónica. Un buen ejemplo para empezar, especialmente para niños pequeños es Croc&Play, un kit de creación interactiva con el que se puede crear música. Con este juego, tu hijo podrá crear desde un piano con frutas como teclas hasta un mando para un videojuego con plastilina.

Robótica educativa: otra forma de aprender

Para un nivel intermedio, son preferibles otros kits compatibles con Arduino (lenguaje de programación) y MBlock (entorno gráfico de programación diseñado para que niños y principiantes puedan programar fácilmente). Con estos kits se pueden realizar proyectos sencillos, para aprender a programar y cablear, u otros más complicados: controlar la intensidad de un led con un potenciómetro, encender y apagar un led mediante un sensor de distancia…