Seguridad en el salón

Por Leroy Merlin

Cuando los niños son pequeños, el salón donde se reúne toda la familia suele ser también su zona de juegos. Recuerda las claves generales de la seguridad para crear un espacio sin riesgos para ellos:

  • Protege enchufes y cables. El salón está lleno de tomas de corriente, lámparas y equipos con cables. Utiliza protectores de enchufes y canaletas. 
  • Valla escaleras y miradores para controlar el acceso de los pequeños. 
  • Bloquea la apertura de ventanas, armarios y cajones con cierres de seguridad. 
  • Pon vidrios de seguridad en cristaleras y ventanas. Son resistentes a los impactos y se rompen en fragmentos muy pequeños y sin aristas. 
  • Coloca protectores de esquina en muebles y paredes para impedir golpes. 
  • Utiliza enrollacordones o estores autofrenados para impedir que los niños jueguen con los cordones de cortinas y estores.

Acolcha el suelo

  • Alfombras. Para minimizar el impacto en caso de caídas, puedes colocar una alfombra acolchada que, además de decorar, aísla acústica y térmicamente. Algunas están especialmente diseñadas para el juego infantil.
  • Malla o cinta antideslizante. Es imprescindible que las alfombras lleven una malla o cinta antideslizante para evitar que se plieguen o se muevan y evitar tropezones, caídas y resbalones.
Seguridad en el salón

Protege las fuentes de calor

  • Cubreradiadores. Sabes que a los niños les gusta tocar todo lo que encuentran a su paso y no son conscientes de que se pueden quemar. Para ello existen protectores cubreradiadores que, además de impedir que se quemen, evitan que se golpeen.
  • Coquillas. Sirven para cubrir los tubos del circuito de los radiadores. Amortiguan los golpes a la vez que evitan que se quemen. 
  • Salvachispas. Si tienes una chimenea o estufa en el salón, coloca un salvachispas que, además de impedir que salten chispas en hogares abiertos, no deja que los niños se acerquen y toquen el cristal en hogares cerrados o estufas.
Seguridad en el salón

Ancla los estantes, cuadros y objetos pesados

  • Anclajes para librerías, estantes y objetos pesados. Los niños pueden tener la tentación de trepar por los estantes de las librerías y estanterías que se apoyan en el suelo, de modo que es clave que estén bien anclados a la pared. Los objetos pesados uy de gran tamaño, como los televisores, deben estar anclados o atados a su soporte con una correa de sujeción.
  • Fijaciones para cuadros y espejos. Para que cuadros y espejos no se caigan cuando los niños juegan deben estar firmemente fijados a la pared. Se pueden emplear tiras de un tipo de velcro especial o colgadores seguros.
Seguridad en el salón