Seguridad en la cocina

Por Leroy Merlin

Para conseguir una cocina cómoda y segura para todos, conviene distribuir bien los  muebles y electrodomésticos y buscar protecciones frente a las fuentes de calor. Además, hay que mantener fuera del alcance de los niños los objetos cortantes y los útiles de limpieza.

Seguridad en la cocina

Una distribución en forma de L o en paralelo de los muebles de la cocina proporciona puntos de apoyo que facilitan el desplazamiento por ella a las personas de más edad de la familia. También es importante el acceso a los armarios inferiores y a los cajones con facilidad, sin necesidad de agacharse demasiado para que la espalda no sufra. Si la cocina es amplia y permite prescindir de los armarios hasta el techo, hay que procurar que todo lo guardado en los armarios altos quede al alcance de la mano, sin necesidad de recurrir a una escalera.

Una solución que facilita las tareas de limpieza es instalar un grifo monomando con ducha. Permite, por ejemplo, llenar de agua el cubo de la fregona con el mínimo esfuerzo. Respecto a los electrodomésticos, conviene colocar el horno y el microondas a buena altura, para que puedan manipularse de forma fácil, segura y sin necesidad de agacharse. Lo ideal es que todos los electrodomésticos sean eléctricos y que incorporen sistemas de seguridad y bloqueos infantiles. Sustituir la cocina de gas, que produce llama, por una placa vitrocerámica de inducción, que solo calienta los objetos ferromagnéticos, es la mejor opción para reducir el riesgo de quemaduras.

Seguridad en la cocina

Otras soluciones preventivas respecto a las fuentes de calor, el aspecto que más preocupa en las cocinas de las casas donde hay niños, son las barreras de seguridad en la zona de cocción, los protectores anti quemaduras delante de la puerta del horno, y los protectores sobre los mandos de la cocina para evitar que los niños los puedan manipular. No olvides colocar los mangos de sartenes y ollas lo más cerca de la pared y no hacia fuera. Por último, instalar detectores de humo y de escapes de gas y agua os proporcionarán una gran tranquilidad.

Para garantizar la seguridad de los más pequeños, es fundamental controlar la apertura de electrodomésticos y muebles, sobre todo cuando se trata de almacenar cuchillos, tijeras y otros útiles cortantes, frascos de cristal que se puedan romper, bolsas de plástico o productos de limpieza. Para ello, existen diferentes modelos de cierres de seguridad en función del tipo de apertura, como abrazaderas para enlazar los tiradores de dos puertas, o dispositivos que se fijan mediante tornillos o adhesivos para impedir la apertura de los cajones. También puedes instalar tiras de seguridad en la parte de las bisagras de los armarios. Todos estos sistemas se instalan con facilidad y permiten a los adultos abrirlos de forma sencilla.

Un suelo seco y libre de obstáculos es clave para evitar resbalones. Si usas alfombras para evitar que las gotas de agua o aceite se extiendan con vuestras pisadas por la cocina, utiliza bases específicas para mantenerlas bien sujetas. Si estás pensando en cambiar el suelo de la cocina es aconsejable elegir uno antideslizante o con rugosidades que incrementen la adherencia.