Soluciones para impermeabilizar tu piscina

Por Leroy Merlin

Un vaso bien impermeabilizado es fundamental para evitar fugas en tu piscina, con el consiguiente ahorro de agua y dinero. Toma nota de las soluciones para lograrlo. 

A la hora de revestir el vaso, debes usar morteros impermeabilizantes, flexibles o semiflexibles. Realizados a base de cementos y resinas sintéticas y presentados en uno o dos componentes, son capaces de resistir el contacto con el agua, mantener la impermeabilización y proteger la estructura, todo ello incluso en capas finas. Todos se aplican como cualquier otro mortero, con llana, aunque se puede usar rodillo o brocha para capas finas con el mortero muy fluido.

Soluciones para impermeabilizar tu piscina

Si ya está construido el vaso con un mortero convencional o tienes dudas de su capacidad de impermeabilización, puedes aplicar sobre él una lechada de impermeabilización. El producto actúa por cristalización de la red capilar y microfisuras, impidiendo la filtración del agua. Resiste la acción de los productos químicos que se suelen echar a la piscina, entre un pH 3 y un pH 11. Compuesta por agentes químicos y áridos, al mezclarla con agua forma una pasta que se puede aplicar con brocha o con pistola.

Sobre hormigón, mortero y revestimientos antiguos, puedes aplicar revestimiento impermeable, a base de resinas acrílicas. Su ventaja es que proporciona un perfecto acabado final en color blanco, azul o azul turquesa al vaso. Es resistente a los productos químicos habituales en el agua de la piscina, aunque no está recomendado para usar con aguas termales o piscinas cubiertas. Se aplica con brocha, rodillo o pistola.

Si quieres pintar el interior de tu piscina, aplica una pintura específica para este uso, al clorocaucho o al agua. La primera usa disolventes en su composición, lo que hace que sea más resistente; la pintura al agua no usa disolventes, es ligeramente menos resistente pero tiene la ventaja de que no huele al aplicarla y el color permanece inalterado más tiempo. Ambas te garantizan la impermeabilización. Puedes encontrarlas en color blanco o azul. Se aplica con brocha, rodillo o pistola.

Si ha surgido una grieta o se han despegado algunas piezas de gres, utiliza una pasta impermeable para su reparación. Antes debes asegurarte de que el soporte ofrece un buen agarre, eliminando el mortero desprendido o la pintura en mal estado, si la hay. Puedes pintarla una vez seca.