Suelos laminados: prácticos y económicos

Por Leroy Merlin

Disfruta de la calidez de la madera a precios asequibles. Los suelos laminados son fáciles de instalar y no requieren mantenimiento.

Suelos laminados: prácticos y económicos

Los suelos laminados permiten disfrutar de la calidez de la madera a precios muy asequibles. Están fabricados a partir de materiales derivados de la madera e imitan de forma realista diferentes tipos de madera. Se clasifican según la normativa europea atendiendo a criterios de resistencia, tanto al desgaste como al impacto.

Su gran ventaja es que para instalarlos no es necesario retirar el antiguo pavimento. Además, no hace falta acuchillarlos ni barnizarlos y cuentan con un eficiente sistema de sellado que evita que filtre el agua y una capa superior de resina que facilita su limpieza.

Todos los suelos que encontrarás en LEROY MERLIN tienen el certificado PEFC que garantiza que la madera utilizada para su fabricación proviene de bosques gestionados de manera sostenible. Además, han pasado los controles de calidad que establece la Unión Europea y cuentan con una garantía de entre 5 y 30 años.

Suelos laminados: prácticos y económicos

Descubre las últimas tendencias

Las últimas tendencias apuestan por los formatos más largos o la imitación de los mismos. Son ideales para espacios diáfanos en los que se unen, por ejemplo, el salón y la cocina. Son muy útiles también para dar sensación de amplitud en cualquier estancia.

Los suelos laminados han conquistado también las cocinas y los baños, gracias a su resistencia. En estos espacios, la combinación de madera y piedra natural logra crear ambientes cálidos y acogedores. Para espacios modernos una buena elección son los formatos rectangulares que imitan la piedra o el óxido.

Suelos laminados: prácticos y económicos

Otra de las tendencias en auge es el gusto por lo artesanal. Las nuevas tecnologías permiten fabricar suelos con formatos y acabados que recrean aspectos de naturalidad y desgaste y parecen hechos a mano.

Suelos laminados: prácticos y económicos

¿Qué base aislante necesitas?

Tan importante como elegir el suelo es elegir una buena base sobre la que instalarlo. Ten en cuenta los siguientes criterios para elegir la base aislante que mejor se adapte a tus necesidades:

Aislamiento acústico contra pasos: En los suelos laminados, las pisadas suelen ocasionar ruidos denominados eco de pasos. Este sonido depende de la base aislante sobre la que se instala el suelo. Una buena base será capaz de absorber este eco y reducirlo a la mitad de su nivel acústico.

Aislamiento acústico en estancias inferiores: Al igual que en el caso del aislamiento acústico contra pasos, al caminar sobre un suelo laminado o de madera, se produce un efecto parecido en las estancias inferiores. Usando una base adecuada se puede reducir este molesto efecto.

Nivelación de irregularidades en el suelo: Para evitar que queden huecos entre el suelo y la superficie sobre la que se instala, se recomienda usar una base que sea capaz de salvar al menos hasta 4 mm de irregularidades aisladas.

Protección frente a la humedad: Los suelos laminados y de madera son muy sensibles a la humedad. Por eso, disponer de una buena base puede evitar que el suelo resulte dañado y mejore su rendimiento en zonas de gran humedad. El grosor mínimo recomendado para zonas poco húmedas y con escasa variación de la humedad es de 0,2 mm.

Suelos laminados: prácticos y económicos