Suelos para rodear tu piscina. ¿Qué baldosas de piscina combinan con tu jardín?

Por Leroy Merlin

Lo principal es que el suelo que rodea la piscina sea cómodo y seguro. Hay muchas opciones para elegir: piedra, césped, composite, madera, cerámica…

La piscina y sus alrededores debe ser un espacio en el que prime la comodidad y la seguridad. El suelo que la rodea tiene que ser antideslizante y transitable descalzo o con los pies mojados. Escoge un pavimento resistente a los productos químicos, al agua de la piscina y de lluvia, a la humedad y a los rayos UV del sol. Es recomendable que sea de fácil limpieza y mantenimiento.

SUELOS DE EXTERIOR

Madera, composite, baldosas, césped... tienes muchas posibilidades para escoger el suelo perfecto

Ver productos

Cómo planificar el proyecto

Mide la superficie en la que vas a instalar el suelo para saber las piezas que necesitas o los metros cuadrados de material. Piensa si vas a hacer combinación de varios suelos, césped y piedra o madera por ejemplo, para saber qué cantidad te hace falta de cada uno. No olvides las piezas de remate o de rebosadero, o las especiales para construir una zona de ducha, por ejemplo. Si vas a poner iluminación específica para la zona de piscina, es el momento para hacer las canalizaciones previas y seguras para llevar puntos de luz donde desees.

Consejos para la selección del suelo y del bordillo de la piscina

  • Tienes que diseñar un espacio en el que prime la comodidad y la seguridad.
  • El suelo tiene que poder antideslizante y transitable descalzo o con los pies mojados.
  • Escoge un pavimento resistente a los productos químicos, al agua de la piscina y de lluvia, a la humedad y a los rayos UV del sol.
  • Es recomendable que sea de fácil limpieza y mantenimiento.
Suelos para rodear tu piscina

Preparación del terreno

La base tiene que estar muy bien compactada. Lo correcto es colocar las piezas de cerámica sobre una solera con la caída apropiada hacia la zona de desagüe. La instalación resultante con la cerámica no debe crear desniveles en la unión con la coronación. Las piezas se colocan como cualquier suelo cerámico, con cemento cola de alta adherencia y flexible, adecuado al material de las piezas, a su dureza y especial para pavimentos de exterior. Hay que dejar junta, que posteriormente se rellena con mortero igualmente para exterior, del tono que mejor combine con las piezas.

Materiales para el suelo alrededor de la piscina

1. Piedra

Es un material tradicional para el revestimiento exterior de las piscinas. Puede ser piedra natural o artificial. Es muy resistente y tiene muy buen comportamiento frente a los agentes atmosféricos, al agua y a los productos químicos. Resultará más cómodo si tiene buen comportamiento refractario frente al sol (así no “quemará” los pies). Si es piedra natural conseguirás un elegante aspecto clásico. La artificial te saldrá algo más económica y encontrarás muchos modelos. La piedra no debe ser nunca pulida sino que tiene que proporcionar cierta rugosidad para evitar que resbale. Piedras apropiadas para los exteriores de piscinas son las pizarras o las cuarcitas.

Suelos para rodear tu piscina

Lo normal es colocarla sobre una capa de grava y arena muy compactada. El suelo debe estar preparado para tener un buen drenaje. Puedes colocar debajo malla geotextil que evite las malas hierbas y rejuntar con materia orgánica, para que crezca la hierba entre las piedras o hacer un rejuntado propio con mortero para exterior. Durante la colocación debes ir comprobando la caída para que las piezas queden planas y con la inclinación apropiada. Hay muchas opciones de suelos de exterior de piedra a tu alcance. 

Con la piedra natural o artificial se pueden conseguir efectos muy decorativos si se combinan con otro tipo de suelos. Forma una unión perfecta con suelos de césped artificial, a modo de veredas, caminos o aceras.

Suelos para rodear tu piscina

2. Cerámica

Los suelos de cerámica para exterior aportan una gran variedad de diseños. Ningún otro material supera al gres o al barro cocido en dar soluciones duraderas y al gusto de cada cual. Estos suelos, fabricados especialmente para el exterior, son muy resistentes, tienen muy buen comportamiento frente al agua y al sol y se mantienen prácticamente inalterables durante mucho tiempo. Tienen que ser antideslizantes y de baja porosidad, como los porcelanicos. Las piezas se fabrican en distintos tamaños y modelos y en todo tipo de tonos, desde los más tradicionales a los más vanguardistas. La cerámica aporta muy buenas soluciones a escaleras, escalones, desniveles, rebosaderos… ya que se fabrican piezas especiales para cada problema que haya que solventar en la instalación de un suelo.

Suelos para rodear tu piscina

La base tiene que estar muy bien compactada. Lo correcto es colocar las piezas de cerámica sobre una solera con la caída apropiada hacia la zona de desagüe. La instalación resultante con la cerámica no debe crear desniveles en la unión con la coronación. Las piezas se colocan como cualquier suelo cerámico, con cemento cola de alta adherencia y flexible, adecuado al material de las piezas, a su dureza y especial para pavimentos de exterior. Hay que dejar junta, que posteriormente se rellena con mortero igualmente para exterior, del tono que mejor combine con las piezas.

3. Madera

La madera para exterior es una solución muy decorativa y agradable para cubrir la zona de playa de la piscina. Pocos materiales consiguen una calidez tan especial como la madera. Resulta muy estética y confortable para el paseo. Puedes hacer una cubrición total o solo alrededor de la coronación del vaso. La madera debe ser dura y muy resistente a la intemperie, no se debe agrietar, ni deteriorar para evitar problemas al estar con pies descalzos y debe ser antideslizante. La solución es utilizar maderas exóticas, de mucha densidad y dureza. 

Suelos para rodear tu piscina

La madera para piscinas se encuentra en tablas tipo tarima, estriadas o con superficie lisa, de un grosor mínimo de 20 mm. Asegúrate al comprarla de que tiene un acabado perfecto, sin astillas, ni aristas y con las juntas muy bien rematadas. También hay baldosas de madera de 50 x 50 cm con lamas estriadas o lisas. La funcionalidad es similar, así que elige el estilo que más te guste.

El cuidado de la madera

La madera es un material noble y vivo que dura mucho pero que debe tener un buen cuidado y mantenimiento de manera periódica. La madera de exterior la debes tratar siempre antes de comenzar las dos estaciones más duras, como el invierno y el verano. Trátala con protectores y lasures de poro abierto o aceites naturales para exterior; el producto debe hacer frente a la radiación UV y retardar la oxidación. Antes debes comprobar que está en buen estado, por si fuera necesario realizar algún lijado parcial. Aplica siempre un par de manos para que la madera se impregne bien.

Suelos para rodear tu piscina

Cómo se instala

La madera para los alrededores de la piscina se debe instalar sobre una superficie estable y con una inclinación mínima de un 1% hacia el desagüe para evitar encharcamientos. La solera de hormigón debe estar colocada a una cota inferior a la de la coronación de la piscina. Lo correcto es que el suelo acabado, con los rastreles y la tarima, quede enrasado con la coronación del vaso. Así se evitan escalones y accidentes. Los rastreles se colocan atornillados al suelo cada 50 cm como máximo con tornillos de acero inoxidable. Sobre los rastreles se colocan las tablas de madera. Se sujetan a los rastreles con clips específicos que sujetan cada pieza por su ranura. Entre las tablas del suelo hay que dejar una separación para el drenaje del agua y para posibles dilataciones inferior a 3 cm, para evitar tropezones. Normalmente el clip de sujeción marca la separación apropiada entre las tablas.

Suelos para rodear tu piscina

Alternativas a la madera

Las maderas de pino o abeto tratadas en autoclave resultan más económicas que otras maderas utilizadas en exterior, como el ipé o la teca. Tienes también una alternativa económica a la madera, en materiales que la imitan y ofrecen una resistencia excelente a la intemperie. Su mantenimiento es apenas inexistente. Entre estos materiales alternativos está el composite y el resysta; este último está fabricado a partir de cáscara de arroz, sal y aceite mineral y tiene una resistencia similar a la de la madera tropical, con la ventaja de que resiste perfectamente la humedad, de modo que se puede instalar en zonas que estén en contacto con el agua de la piscina ya que su nivel de absorción es muy bajo. Además, su mantenimiento es muy básico: solo hay que aplicar un recubrimiento al instalarlo y ya después limpiarlo habitualmente con agua.

Suelos para rodear tu piscina

4. Césped

El césped es perfecto para poder andar sobre él descalzo o con pies húmedos. Admite cualquier tipo de combinación con el resto de materiales habituales, como la piedra, la cerámica o la madera. El tipo de césped debe ser resistente al uso y al tránsito. Precisa un mantenimiento y limpieza periódico para que no se deteriore ni manche el agua de la piscina.

Suelos para rodear tu piscina

Cómo se coloca

El césped que rodea a una piscina debe tener un buen soporte y debe estar muy bien consolidado. Prepara el terreno, compáctalo con una inclinación apropiada. Si es necesario tienes que construir una pequeña zanja para introducir tuberías de drenaje, que posteriormente se tapa. La plantación del césped se hace al inicio de la primavera o en otoño. Elige una mezcla de semillas de césped resistente a las pisadas pero no demasiado duro; puede ser una mezcla de ray-grass y poa pratensis. Después de esparcir mantillo, se iguala y compacta con un rodillo para que quede aplastado. A continuación, se esparcen las semillas de manera uniforme y se cubre otra vez con mantillo. Tras alisar de nuevo con el rodillo de jardín se riega y se espera a que crezca. Cada temporada tienes que hacer un mantenimiento y abonado. Tiene que tener un drenaje perfecto, para evitar deterioros prematuros por la acumulación de agua.  ¡No te agobies! Si te decides por el césped natural para rodear tu piscina, aquí te detallamos como hacerlo en 10 pasos.

5. Césped artificial

Una alternativa al natural es el césped artificial, que requiere menos cuidados y te permite tener una pradera inmediatamente. Si eliges esta opción asegúrate de que el modelo es drenante, para evitar encharcamientos, y de que es suave y agradable al tacto.

Suelos para rodear tu piscina

6. Composite

El composite, conocido a veces como madera sintética, es un material que está ganando terreno para la instalación de suelos de exterior, tanto en terrazas, como en patios, jardines o alrededores de piscinas. Es un material fabricado a partir de fibras de madera y de polímeros, con lo que proporciona la calidez de la madera y la durabilidad de fibras sintéticas y plásticos. Hay diversos tipos de acabados por lo que podrás escoger el modelo que mejor resulte a tu proyecto. Este material no se raja ni astilla y se mantiene inalterable ante el sol, la lluvia, las heladas, la humedad… Es un material reciclable, muy manejable y con un mantenimiento mínimo, ya que es muy fácil de limpiar sencillamente con agua. Cuando instales composite no lo hagas a temperaturas inferiores a 0º C. El suelo sobre el que lo coloques tiene que ser resistente, plano, estable y con el desnivel para caída de agua apropiado.

Suelos para rodear tu piscina

7. Una playa de arena compactada

Dependiendo del diseño del vaso de tu piscina y de su coronación, alrededor del vaso podrías imitar la construcción de una auténtica playa con arena. La arena compactada, en tonos cálidos, se instala sobre una buena solera de hormigón impermeable y resulta de tránsito muy acogedor. Tiene muy buen comportamiento ante el sol y el agua. Tiene un mantenimiento fácil y se pueden construir con distintos tipos de arena.