Suelos uniformes para toda la casa. Nuevos vinílicos, laminados y cerámicos con el mismo acabado y color 

Por Leroy Merlin

Escoger el suelo adecuado para cada habitación es fundamental para lograr armonía y confort. Cada material tiene sus características y ofrece distintas ventajas. Las nuevas colecciones permiten unificar distintos suelos (vinílicos, cerámicos y laminados) con un mismo acabado para toda la casa.

El suelo de la casa es un elemento básico en la decoración y el uso diario. Por una parte, debe ser resistente, seguro y adecuado a cada espacio; por otro, es importante que su estilo, color y acabado queden perfectamente coordinados con la decoración. Un suelo bien elegido constituye el toque final de una casa atractiva y con estilo, y permite disfrutar de cada espacio con todo el confort. Hoy encontramos acabados muy interesantes en materiales como el laminado, el gres porcelánico o las lamas vinílicas. Cada habitación de la casa tiene unas necesidades diferentes en cuanto a aislamiento, desgaste o resistencia a la humedad: es imprescindible combinar suelos de distintos materiales. Y gracias a esta nueva colección, podremos hacerlo al tiempo que mantenemos el mismo acabado y color en los suelos de toda la casa.

Suelos uniformes para toda la casa

Suelos laminados: estrellas de la decoración 

Los suelos laminados han llegado para quedarse. Los primeros modelos tenían un aspecto sintético y poco natural, y no eran muy resistentes al desgaste. Sin embargo, hoy existen diseños que reproducen distintos materiales con la más alta calidad; entre ellos, los laminados en acabado madera son los más demandados. Los suelos laminados están formados por piezas en forma de lamas longitudinales. Cada lama está compuesta por una base de fibras de madera (MDF o similar) con los bordes machihembrados, que permite encajarlas entre sí sin necesidad de adhesivo. Este material está tratado para resistir la humedad. Sobre esta base descansa una lámina de celulosa que reproduce el material a imitar, en este caso madera. A modo de protección, la lámina se recubre con una resina sintética que la protege del agua y el desgaste.

Suelos uniformes para toda la casa

Los suelos laminados se clasifican según su resistencia: la clasificación va desde la clase AC1 hasta la clase AC6. A partir de una clase AC3 se consideran de buena calidad, siendo adecuados para instalar en habitaciones de tránsito medio y con contacto con la humedad. Esto significa que podemos instalar suelos laminados de este tipo en estancias como cocinas y baños, sin miedo a que se estropeen por la limpieza o las salpicaduras. Si hasta hace poco era imposible llevar el parqué o la tarima de la casa a estos espacios, hoy los suelos laminados hacen realidad esta opción, aportándoles el atractivo y la calidez de la madera sin sus desventajas. Y además, su instalación sencilla y rápida permite renovar lo espacios de la casa sin obras y de manera económica.

Suelos uniformes para toda la casa

Resistencia y belleza. Suelos porcelánicos para toda la casa 

El gres porcelánico es un material perfecto para los suelos de toda la casa, incluyendo espacios de exterior. Este material es una evolución del gres tradicional: se fabrica con arcilla blanca fina y purificada, prensada de forma mecánica y con una sola cocción. Los suelos de gres porcelánico imitan todo tipo de materiales, desde diferentes especies y acabados de madera hasta cemento pulido o baldosa hidráulica. Los más populares son, una vez más, los que imitan madera: suelen tener un formato de baldosas alargadas, similares a las lamas o las tablas de los clásicos suelos de parqué o tarima. Aunque se pueden colocar en toda la casa, estos suelos son especialmente adecuados para viviendas con calefacción radiante (la cerámica es una excelente conductora del calor) y suelos de exterior (porches, patios, terrazas, balcones o espacios interiores con acceso al exterior).

Suelos uniformes para toda la casa

Suelos vinílicos: versátiles y económicos 

Los suelos vinílicos son una incorporación reciente al mundo de la decoración y el bricolaje. Inspirados en los suelos laminados, son más ligeros, económicos y fáciles de instalar. Están fabricados en PVC (acetato de polivinilo), un material plástico muy resistente, ligero y flexible que además es reciclable. Pueden imitar distintos materiales, siendo la madera el más habitual. Normalmente se presentan en lamas rectangulares que imitan tablas de madera; cada lama está formada por una base gruesa flexible provista de una capa ahesiva, más una capa superior de vinilo con el acabado final. Esta capa lleva además un acabado protector transparente, que la hace impermeable y resistente al desgaste. 

Suelos uniformes para toda la casa

Los suelos vinílicos se pueden colocar en cualquier habitación interior de la casa, desde el salón o los dormitorios hasta el baño o la cocina. Son una excelente opción cuando nuestro presupuesto es ajustado, si no se desea hacer obras (se pegan directamente sobre el suelo original en buenas condiciones) o no se quiere aumentar la altura del suelo, algo inevitable cuando se colocan tarimas laminadas. También se pueden emplear para revestir paredes, hacer cabeceros de cama o renovar encimeras de mesas.

 

Un estilo de suelo y tres materiales distintos: cómo lograr la continuidad 

Elegir el material adecuado para el suelo de cada habitación es crucial para lograr una buena combinación de estilo y funcionalidad. En espacios donde se requiere confort y aislamiento, los suelos laminados son una estupenda opción. Cuando se busca la máxima resistencia al desgaste y la estancia a la intemperie (en espacios de exterior y zonas con acceso a patios o terrazas), los pavimentos de gres porcelánico son la mejor elección. Y los suelos vinílicos constiuyen una fantástica propuesta para renovar espacios sin obras y sin gastar demasiado. Hoy día existen colecciones de suelos que combinan los tres materiales con similar acabado, con las que podremos conseguir una elegante continuidad en los pavimentos de toda la casa sin renunciar a las ventajas de cada opción.

Suelos uniformes para toda la casa