Tipos de aislamientos térmicos: ¿cuál necesitas?

Por Leroy Merlin

Conoce los distintos materiales para descubrir cuál es el aislamiento térmico que necesitas para tu casa.

A la hora de elegir un aislamiento térmico para tu casa vas a encontrar una enorme oferta tanto de materiales (sintéticos, naturales, minerales…) como de formatos (placas, rollos, partículas…). Es importante que conozcas sus características para elegir el que mejor rendimiento energético proporcionará; es decir, con cuál reducirás las facturas de calefacción y aire acondicionado y obtendrás más confort.

¿En qué debes fijarte antes de elegir?

Los dos aspectos más importantes de un aislante térmico son el material y su formato. El material es fundamental porque determinará el nivel de aislamiento y dónde puedes o no colocarlo; más abajo te contamos las características de los más usados. También debes fijarte en lo que expresa su etiqueta.

● El formato o presentación determinará la forma en que tienes que aplicarlo. No todos los formatos son adecuados para todas las obras de rehabilitación térmica o para instalarlos en obra nueva.

 - Placas o paneles: pueden ser rígidos o semirrígidos. En cualquier caso necesitas fijarlos al soporte, bien con adhesivo (que puede ser desde adhesivo de montaje hasta cemento cola). También se pueden atornillar con tornillería específica. Sobre las placas se puede aplicar un mortero, preferiblemente con una malla de refuerzo y, sobre éste, el revoco de acabado.

Tipos de aislamientos térmicos

 - Rollos, mantas y paneles no rígidos: tanto los aislantes ecológicos como de origen mineral se suelen colocar, sobre perfilería, en la cámara entre el muro y placas de cartón-yeso. También entre rastreles de suelos de madera o en falsos techos. En posiciones verticales se colocan con unos tacos y tornillos especiales, con cabezas circulares capaces de sujetar grandes superficies sin aplastar las fibras.

Tipos de aislamientos térmicos

 - Espuma: es necesaria una cámara de aire para insuflar, mediante máquinas especiales, la espuma expansiva. Este insuflado de relleno se puede hacer tanto desde el exterior como desde el interior. En formato pequeño, es como actúa la espuma de relleno que usas para colocar marcos de puertas y ventanas o rellenar grietas.

Tipos de aislamientos térmicos

 - Partículas, bolitas, borra, fibras…: estas presentaciones, a granel o en envases de distintas cantidades suelen emplearse para insuflar en el interior de cámaras de aire, donde es complicado usar otro formato. Hay que tener la precaución de usar mascarilla al manipularlas, para no respirar el polvo que producen.

Tipos de aislamientos térmicos

● La etiqueta es donde el fabricante indicará que cumple con la norma europea UNE-14303, pero, además, incluirá otro tipo de información que te será muy útil conocer antes de elegir, como por ejemplo:

Tipos de aislamientos térmicos

 - La conductividad térmica: es la capacidad de un material para transmitir el calor y se expresa con un símbolo λ seguido de un valor inferior a 0,060. Siempre debe incluirse este factor en la etiqueta. La conductividad térmica es independiente del grosor del material.

 - La resistencia térmica: es la capacidad de un material para evitar el paso del calor a través de él. En los materiales de construcción vas a encontrar expresada esta resistencia por una R y un signo de “mayor que” (>) seguido de una cifra entre 0,25 y 5, aunque no todos los fabricantes la incluyen. Al contrario que la conductividad, la resistencia térmica depende del grosor del material.

 - La resistencia al paso del vapor de agua: es especialmente importante porque si el aislamiento permite que la humedad del aire contacte con su superficie fría, se formará condensación, favoreciendo problemas como el moho o el “lagrimeo” del aislante.

 - Su reacción frente al fuego: es obligatorio indicar este valor en todos los materiales de construcción. En los aislantes, se expresa de la siguiente manera:

Tipos de aislamientos térmicos

Conoce los materiales y sus características

Todos los aislantes térmicos son buenos aislantes, pero sus características particulares hacen a cada uno más adecuado para unas circunstancias que para otras. Te explicamos cuáles son sus propiedades y qué usos puedes darles.

Sintéticos

Están compuestos por materiales sintéticos, polímeros procedentes del petróleo. Su gran ventaja es que son unos aislantes muy efectivos térmicamente, con un coste muy bajo. Combinados con otros materiales, también tienen capacidad de aislamiento acústico.

Poliestireno expandido (EPS)

Se trata de un material muy denso, con baja conductividad térmica y que no requiere demasiado grosor para ofrecer una buena resistencia térmica. Por eso es uno de los más empleados para aislar las viviendas: tiene una alta capacidad aislante con una menor cantidad de material empleado. Se encuentra en forma de panel (placa) de diferentes grosores y de gránulos para rellenar huecos.

- Dónde puedes usarlo: es más adecuado para su uso en tabiques interiores y en cubiertas, tanto planas como inclinadas, siempre que estén impermeabilizadas. Se coloca pegado a la tabiquería, entre rastreles o en el hueco entre dos tabiques. No es adecuado para suelos.

Tipos de aislamientos térmicos

Poliestireno extruido (XPS)

Tiene características similares al poliestireno expandido, con la diferencia de que se puede mojar sin problemas, ya que es muy poco absorbente. Esta capacidad de resistir la humedad, junto a que aguanta pesos sin deformarse y su baja conductividad térmica, lo convierten en el material más usado como aislante de viviendas. El XPS tiene una densidad muy alta, lo que hace que sus placas sean delgadas y ocupen poco espacio. Puedes adquirirlo en forma de panel con los cantos lisos, machihembrados o escalonados para facilitar su colocación.

- Dónde puedes usarlo: en fachadas, por el interior o por el exterior bajo revoco; en cubiertas, planas (transitables o no) e inclinadas, tanto sobre el forjado como en cubiertas ajardinadas; y en muros de sótanos enterrados. Se coloca de manera similar al expandido.

Tipos de aislamientos térmicos

Poliuretano (PUR)

Este material presenta un mejor rendimiento térmico que los anteriores y, aunque también se encuentra en forma de panel, está más generalizado su uso como espuma para proyectar. Tienes tanto en espuma de poliuretano expansiva, que actúa como relleno a la vez que mejora el aislamiento, como en forma de planchas rígidas o semirrígidas.

- Dónde puedes usarlo: en forma de plancha es adecuado para aislar falsos techos y trasdosados de paredes interiores. Como espuma expansiva, en cámara de aire y cualquier grieta, junta o cerco que necesites rellenar.

Tipos de aislamientos térmicos

Rollos reflexivos

Son rollos formados por una o varias capas, de grosor variable, de burbujas de polietileno entre varias finas láminas de aluminio. Son ideales para zonas climáticas con temperaturas más uniformes, sin duros inviernos o veranos excesivamente calurosos, ya que su capacidad aislante se basa en la cámara de aire que proporcionan.

- Dónde puedes usarlos: lo ideal es colocarlos sobre rastreles de madera en tabiques, cubiertas inclinadas, falsos techos o soleras en flotante, grapados con grapadora. Sobre esta capa se puede colocar otro rastrel sobre el que fijar, por ejemplo, paneles de fibra-yeso. Creas así una doble cámara de aire, aumentando su poder aislante.

Tipos de aislamientos térmicos

Lanas minerales

Presentan un buen comportamiento térmico y a la vez acústico, por lo que resultan muy versátiles cuando se quiere mejorar el aislamiento general de una vivienda sin entrar en obras específicas. Son muy manejables, se colocan fácilmente y su coste es muy moderado. Puedes encontrarlas con alguna de las caras revestida de diferentes materiales para aumentar su resistencia a la humedad, como el papel kraft, o para conseguir una mayor resistencia, como el aluminio, la malla o la lámina de fibra de vidrio. También existen paneles con una cara de laminado de yeso, que facilitan mucho el trabajo al aplicar el acabado final del aislamiento.

Tipos de aislamientos térmicos

Lana de roca o lana mineral (SW)

Se suele presentar en forma de manta, panel no rígido o rollo compuestos por fibras de roca de origen volcánico, que se obtienen calentando la roca a muy alta temperatura y mezclándola con aglomerantes. También se encuentra en formato de fibras a granel que se aplican en forma de mortero mezcladas con cemento blanco.

- Dónde puedes usarla: en cubiertas, forjados, fachadas, suelos, falsos techos, buhardillas o tabiques interiores.

Lana de vidrio (GW)

Con un formato similar a la lana de roca, este material procede de la fusión de arenas (sílice, carbonato cálcico, magnesio). Como la anterior, es ignífuga, pero es mejor aislante acústico que la lana de roca y resiste mejor la humedad. Si no sabes diferenciar bien estos dos productos, la lana de vidrio suele tener un color amarillento y la de roca, gris.

- Dónde puedes usarla: en cubiertas, buhardillas, forjados, fachadas, suelos, falsos techos, tabiques interiores y, en general, en aquellos lugares que no estén sometidos a humedad.

Los paneles sándwich: aislamiento y acabado

Además de los mostrados anteriormente, tienes otras opciones de aislamiento, como son los paneles sándwich, que te permiten reducir los trabajos de rehabilitación al mínimo, ya que proporcionan aislamiento y acabado a la vez. Tienes paneles para montar en el exterior y en el interior, tanto en fachadas y muros como en cubiertas y techos.

- En el exterior: están formados por un alma de poliuretano y una estructura, generalmente de acero. El poliuretano lleva una de sus caras impresa para quedar como cara vista, que puede ser imitación teja, por lo que también se los conoce como panel-teja. Se utilizan para proporcionar aislamiento térmico en naves ganaderas y agrícolas y construcciones como almacenes y casetas. También los hay con acabado metálico por ambos lados, con el aislante, que puede ser de poliestireno expandido o extruido, en medio.

Tipos de aislamientos térmicos

- En el interior: se componen de un núcleo de poliuretano de diferente grosor, un tablero de fibras en bruto para la cara que no queda vista y un tablero de madera con acabado decorativo (generalmente a modo de lamas machihembradas), que queda visto. Se utilizan para revestir techos de habitaciones, inclinadas o no, directamente sobre las vigas de la cubierta.

El ranking de los aislantes térmicos

En el siguiente cuadro, puedes ver de manera muy gráfica y resumida la capacidad aislante de los distintos materiales empleados en la rehabilitación térmica de las viviendas.

Tipos de aislamientos térmicos

Aislante térmico para techos

El formato que se emplea como aislante en los falsos techos sos rollos, mantas y paneles no rígidos. Y en cuanto a los materiales, las planchas de poliuretano son muy utilizadas, al igual que la lana de roca y la lana de vidrio. Los paneles sándwich son otra opción, ya que ofrecen aislamiento y acabado a la vez. Se instalan en el interior para revestir los techos de las habitaciones directamente sobre las vigas de la cubierta.