SATE: todo lo que necesitas para aislar una fachada

Por Leroy Merlin

El sistema integral SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior) agrupa a una serie de productos y elementos que se interrelacionan entre sí. Se trata de envolver con aislante el edificio (tanto en fachadas como en patios interiores), consiguiendo un aislamiento continuo, sin puentes térmicos y aplicando el espesor aislante que necesitemos sin perder espacio por el interior. Muchos de sus componentes, independientemente, sirven para otros trabajos de aislamiento y de construcción, pero agrupados en el sistema SATE, cada uno cumple su función relacionada con la de los demás.

Es importante tener en cuenta que, para un buen rendimiento del sistema y una buena instalación, hay que seguir las recomendaciones y elegir los productos que nos indique el vendedor o que vengan prescritos por el fabricante, evitando así cualquier problema de compatibilidad entre ellos. En LEROY MERLIN puedes encontrar diferentes opciones para tener un sistema de calidad.

Ventajas:

  • Ahorro energético medio del 35% en calefacción y aire acondicionado.
  • Eliminación de puentes térmicos.
  • No se pierde espacio en el interior del inmueble.
  • Renovación estética del edificio.
  • Impermeabilización de la fachada.

El orden y la correcta ejecución de los trabajos con cada uno de los elementos garantiza que el resultado sea el óptimo.

Al trabajarse en altura, son imprescindibles todas las medidas de seguridad habituales y es necesario utilizar equipo y andamiaje normalizado que aporte todas las garantías para el desarrollo de los trabajos.

El soporte sobre el que se realiza el sistema de aislamiento debe estar en buenas condiciones, plano, libre de humedades y de desprendimientos de pinturas o revestimientos. Es recomendable hacer una revisión previa antes de proceder a la instalación.

Los componentes básicos para un sistema SATE son:

  • Perfil de arranque
  • Adhesivo de fijación y anclajes para el aislamiento
  • Paneles de aislamiento
  • Mortero capa base
  • Malla y perfiles de refuerzo
  • Imprimación
  • Morteros de acabado

Los perfiles de arranque: la base para el inicio

Son perfiles metálicos que sirven para sujetar la primera fila de paneles aislantes y se sitúan a nivel a una altura determinada del suelo, no inferior a 15 cm. No es aconsejable empezar desde el suelo mismo para evitar las humedades por capilaridad. Se fijan mediante atornillado a la pared.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

La línea de perfiles se consigue con diferentes elementos adyacentes unos a otros, según sea el tamaño de la fachada, y no deben entrar en contacto, se debe dejar una separación entre ellos de unos 3 mm por posibles dilataciones.

Existen de diferente tamaño, tanto en longitud como en anchura, por lo que no habrá dificultades para encontrar la medida adecuada al grosor y tamaño del aislamiento.

Los perfiles se colocan también para rematar el lateral o el cierre superior, así como para ventanas y esquinas.

Para saber la cantidad de perfiles que se necesitan, únicamente hay que medir la línea de la fachada (o fachadas) y sumar la altura si hay perfiles laterales.

Los perfiles suelen incorporar una pequeña sección de goteo, en forma de canal. Durante la instalación se debe tener cuidado para no dañarla.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Paneles de aislamiento: variedad donde elegir

Los paneles de aislamiento son la parte esencial en un sistema SATE. De sus propiedades y capacidad de aislamiento dependerán los niveles de calidad que se consigan. Hay variedad de materiales, normalmente fabricados en placas rígidas y estables de diferente tamaño y grosor que suele oscilar entre 4 y 20 cm, dependiendo de la necesidad, siendo entre 6 y 8 cm lo más habitual.

Los aislamientos incluidos en el SATE deben cumplir las propiedades técnicas y normativas exigidas para ello, y ser compatibles con el resto de los productos del sistema ya que forman un conjunto, así como sólo usar aquellas que están especialmente concebidas para este sistema.

Entre sus propiedades, reflejadas por el fabricante en la etiqueta, se encuentran:

  • La estabilidad dimensional: ante las dilataciones y contracciones debidas a la temperatura y humedad.
  • El comportamiento a esfuerzo cortante: el punto en el que se parte sometido a flexión.
  • La conductividad térmica: la capacidad de transmitir calor a través del material.
  • La reacción al fuego: comportamiento del material en caso de incendio.

Todas se fijan al soporte de la fachada mediante mortero adhesivo y anclajes, que acaban conformando una nueva planeidad en los muros de las fachadas. Al trabajarse por el exterior de estas, la anchura total del muro aumenta, pero sin afectar nunca al espacio del interior de la casa.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Estos son algunos de los materiales empleados en el aislamiento SATE:

  • Poliestireno expandido (EPS): material plástico que no se pudre, ni se descompone, ni enmohece y tiene una gran capacidad impermeable. Es un material ligero y económico y, según su densidad, tienen una mayor o menor capacidad de aislamiento.
  • Poliestireno extruido o extrusionado (XPS): es una espuma rígida que tiene un excelente carácter impermeable ya que en caso de mojarse no pierde sus propiedades. Es muy manejable y de poco peso. Hay placas de distintas dimensiones y grosores. Es por lo general de mayor capacidad aislante y más resistente que el expandido.
  • Lanas minerales de roca o vidrio: otra alternativa muy usada y válida para los aislamientos por el exterior. Se utilizan normalmente materiales como la lana de roca o la lana de vidrio. Tienen un menor poder impermeabilizante que los poliestirenos pero aportan unas excelentes propiedades acústicas, lo que ayudan a mejorar el confort interior frente al ruido procedente del exterior. No propagan el fuego, no corrompen a los materiales con los que entra en contacto y resultan muy apropiadas para las roturas de puentes térmicos. 
  • Otras alternativas: existen también, como alternativas de aislamiento para el SATE, paneles de materiales ecológicos como el corcho o las fibras naturales. También se emplean panchas de poliuretano.

Adhesivo de fijación y anclajes para el aislamiento

Los paneles de aislamiento se fijan al soporte estable, plano y en buen estado de agarre mediante mortero adhesivo. También se fijan con anclajes o de una manera mixta, con adhesivo y anclajes, la opción más recomendable. Tanto el mortero adhesivo como los anclajes han de ser los recomendados por el fabricante para dar la prestación de agarre y garantizar su buen comportamiento con el paso del tiempo.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Hay una extensa variedad de morteros flexibles aptos para este cometido. Su función es la de soportar el panel aislante, que quedará fijado a la pared. Una manera habitual de extender el adhesivo es con llana dentada sobre el panel o sobre la pared. Suelen ser hidráulicos, lo que les confiere propiedades impermeabilizantes, además de ser permeables al agua y no propagar la llama en caso de incendio.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Es recomendable siempre colocar los paneles a matajuntas, es decir, que no coincidan nunca las juntas verticales entre hileras adyacentes. Y no debe quedar hueco entre los paneles.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

El adhesivo permite salvar las pequeñas desigualdades en la pared, permitiendo que los paneles queden adheridos, al mismo tiempo que ofrecen una planeidad nueva totalmente equilibrada. En las características de los adhesivos se incluye la capacidad de relleno, medida en milímetros.

Son útiles para los distintos tipos de aislamientos: poliestireno expandido (EPS), poliestireno expandido grafito (EPS-G), poliestireno extruido (XPS), lana mineral o corcho natural. Se sirve habitualmente en sacos de 25 kilos.

Los anclajes son expansibles y se combinan con el adhesivo para mejorar la fijación de las planchas de aislamiento. Se insertan haciendo un pretaladro en el aislamiento, que debe atravesarlo y llegar hasta el grueso del muro un mínimo de 4 cm, colocando 6 anclajes cada m2. Los hay de diferentes largos, para escoger según el grosor del aislamiento. El anclaje está fabricado en material termoplástico y compuesto por una espiga y un rosetón.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Mortero capa base: para uniformar el revestimiento

Una vez colocado y anclado el aislamiento se necesita recubrir el mismo para protegerlo y para conseguir una fachada totalmente plana. Para ello se necesita un mortero y una malla de fibra de vidrio que hará de refuerzo (al menos 160gr/m2). En muchas ocasiones, este mortero coincidirá ser el mismo que hemos utilizado de adhesivo, pero puede variar en función del fabricante. Además, el mortero nos hará de base para poder aplicar el revestimiento final a la fachada.

Se aplica como cualquier mortero normal, con las mismas herramientas tradicionales, como las llanas, tapando las juntas y cubriendo toda la superficie. En obra grande también hay posibilidades de hacerlo con máquina de proyección. Lo normal es aplicar al menos dos capas de mortero base; entre ellas se insertan mallas de refuerzo en todo el soporte y en las esquinas. 

Malla y perfiles de refuerzo: estabiliza los morteros

Las mallas de refuerzo están formadas por cuadrículas de entre 4 o 5 mm cuadrados. Son imprescindibles para mejorar la fijación de los morteros base y uniformar más aún las tensiones y la carga de mortero sobre las planchas de aislamiento. Funcionan como una armadura del mortero.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Las mallas suelen ser de fibra de vidrio y con propiedades antialcalinas, lo que las hace resistentes a los óxidos.

Se encuentran de distinto gramaje, para escoger según las necesidades y también de diferente resistencia:

  • Estándar: para zonas altas de las fachadas
  • Antivandálicas: en los zócalos, donde son más proclives los impactos por el tránsito de vehículos o personas

Las mallas se colocan a continuación de la primera capa base, nunca antes de esta. Cuando aún está fresco el mortero se pone la malla, embebiéndola en el mortero. Finalmente se aplica la segunda capa de mortero, tapando la malla, cuando previamente haya secado la primera capa base.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Es importante la colocación de piezas de malla en todos los puntos críticos de las juntas, como en las esquinas y en todos los ángulos que existan en el muro, en los encuentros con los huecos de las ventanas y de las puertas. Las jambas y los dinteles se refuerzan con bandas inclinadas a 45º. Se fijan de la misma manera, entre capas de mortero base.

Antes de la fijación de los morteros de revestimiento, interesa reforzar las esquinas. Una manera de hacerlo es con los perfiles esquineros que, al mismo tiempo que fijan el mortero, sirven de nivelación de las esquinas. Facilitan también mucho el trabajo al servir de guía. Hay perfiles guardavivos en PVC, metálicos galvanizados y de aluminio. Existen perfiles especiales para colocar en las juntas de dilatación, entre las planchas de aislamiento que sean necesarias en las grandes fachadas.

Imprimación: facilita el agarre de los revestimientos de acabado

Siempre es recomendable aplicar una imprimación previa a la fijación de los revestimientos decorativos de la fachada aislada con SATE. Antes de su aplicación, hay que respetar muy bien las recomendaciones de secado de los morteros indicadas por los fabricantes y que se hacen necesarias para aplicar la imprimación.

La imprimación sirve para mejorar la unión de las diferentes capas, además de para mejorar la adherencia de los morteros. Hay que tener siempre en cuenta qué imprimación aplicar, según los diferentes morteros base y los de acabado empleados, para evitar las posibles incompatibilidades.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Son muy útiles, además, como capa de fondo, para uniformar los colores exteriores. Si los colores de capa base y final son distintos, evitan que los colores de la capa base sean visibles en la capa final de revestimiento decorativo, especialmente si este es más claro.

La aplicación de las imprimaciones debe ser con brocha, rodillo o máquina y siempre muy uniforme.

Morteros de revestimiento y acabado: una decoración para cada estilo

Otra de las grandes ventajas del sistema SATE es la decoración final. El nuevo soporte creado después de la colocación de las planchas de aislamiento permite acabados con una gran variedad de morteros. La función estética de los morteros de revestimiento es básica, pues será la parte más visible del sistema, la que aporte el estilo personalizado a una construcción.

Hay morteros monocapa, acrílicos, minerales, mixtos, al silicato, siliconados, etc. Y todos tienen una gran gama de colores. Pueden estar listos para el uso o en polvo, para mezclar con agua.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

El acabado decorativo permite conseguir fachadas con diferentes texturas: lisas, rugosas, con llagueados o superficies decorativas personalizadas. Los revocos SATE permiten también la colocación de elementos decorativos ligeros, para conseguir aún mayor personalidad en la edificación. Hay morteros que permiten la proyección de áridos o triturados de pequeña piedra o vidrio, siempre que permanezcan inalterables a los efectos ambientales.

La función principal de estos revestimientos es evitar las filtraciones de agua a la estructura y la transmisión de la humedad a las casas. Al mismo tiempo protegen al sistema de aislamiento de los efectos del viento, de la radiación solar o de agentes contaminantes.

Todo lo que se necesita saber para un aislamiento SATE

Son impermeables al agua de lluvia, pero permeables al vapor de agua, por lo que se consiguen fachadas transpirables, que mejoran el ambiente interior de las viviendas.