Tratamiento físico del agua

Por Leroy Merlin

Existen diferentes productos que puedes usar para desinfectar el agua de tu piscina, pero por sí mismos no son suficientes para mantenerla limpia. Se necesita la ayuda de un sistema de filtración que elimine la suciedad que va incorporándose continuamente al agua (hojas, insectos, arena…).

Por este motivo, tu piscina cuenta con un circuito compuesto de distintos elementos (skimmers, bomba, depuradora…), en el que se filtran las impurezas del agua para que esta regrese totalmente limpia a la zona de baño. En esta sección veremos cuáles son, para qué sirven y cómo mantenerlos en perfecto estado temporada tras temporada.

Tratamiento físico del agua

Sistema de filtración: ¿qué elementos lo componen?

La depuradora es el dispositivo encargado de filtrar y clarificar el agua, reteniendo las partículas en suspensión y devolviéndola totalmente limpia a tu piscina. Desempeña un papel fundamental en la circulación y evacuación del agua.

  1. El skimmer recoge el agua sucia de la piscina para su filtrado.
  2. El sumidero recoge el agua sucia en el fondo del vaso y permite el vaciado de la piscina.
  3. La boquilla de aspiración conecta la toma del limpiafondos al circuito de filtrado.
  4. La boquilla de impulsión permite la salida del agua limpia desde la depuradora a la piscina.
  5. Bomba: aspira e impulsa el agua al sistema de filtrado de la piscina.
  6. Válvula: permite seleccionar las diferentes posiciones de trabajo del filtro.
  7. Prefiltro: retiene los residuos más grandes, después de los skimmers, para que no dañen u obstruyan el circuito
  8. Filtro: retiene las partículas de suciedad más pequeñas y devuelve el agua limpia a la piscina.
  9. Cuadro eléctrico: posibilita la automatización del sistema de filtrado del agua.
  10. Tuberías del sistema: son de PVC y conectan todos los elementos del circuito.
Tratamiento físico del agua

1. Skimmers:

Recogen el agua de la superficie de la piscina para llevarla al sistema de filtrado.

Tratamiento físico del agua

2. Sumidero:

Recoge el agua del fondo y permite el vaciado de la piscina.

Tratamiento físico del agua

3. Boquilla de aspiración:

Conecta los limpiafondos para pasar el agua aspirada al sistema de filtrado.

Tratamiento físico del agua

4. Boquillas de impulsión:

Devuelven el agua ya limpia a la piscina después de pasar por la depuradora.

Tratamiento físico del agua

5. Bomba:

Aspira e impulsa el agua al sistema de filtrado de la piscina.

Tratamiento físico del agua

6. Válvula:

Permite seleccionar las diferentes posiciones de trabajo del filtro.

7. Prefiltro:

Retiene los residuos más grandes, después de los skimmers, para que no dañen u obstruyan el circuito.

Tratamiento físico del agua

8. Filtro:

Retiene las partículas de suciedad más pequeñas y devuelve el agua limpia a la piscina.

Tratamiento físico del agua

9. Cuadro eléctrico:

Posibilita la automatización del sistema de filtrado del agua.

Tratamiento físico del agua

10. Tuberías del sistema:

Son de PVC y conectan todos los elementos del circuito.

Tratamiento físico del agua

¿Cómo asegurar un buen funcionamiento de tu sistema de filtrado?

De todos los elementos que componen tu piscina, la depuradora es el que recibe un uso más intensivo, normalmente durante varias horas seguidas. Con el paso del tiempo, esto puede provocar que pierda su eficiencia, por lo que un correcto mantenimiento y limpieza de la piscina son muy importantes para asegurarle una vida útil larga y sin incidencias. Debes tener en cuenta:

1. El lugar en el que se sitúa tu piscina

Este es un factor decisivo a la hora de determinar con cuánta frecuencia debes mantener tu depuradora. Si está en una zona rodeada de árboles, con césped o arena, tendrás que limpiar más a menudo, mientras que si has rodeado tu piscina con cemento, notarás que en el agua se acumula menos suciedad.

Tratamiento físico del agua

2. El tiempo que tu depuradora está en marcha

Este es un factor determinante en la vida útil de tu sistema de filtrado.

  • El tiempo necesario sería aquel que permita pasar el agua, al menos, dos veces por el filtro. Que sean más o menos horas depende del volumen de agua y, sobre todo, de la capacidad de filtración del equipo de tu piscina.
  • Tu depuradora deberá estar encendida entre 4 y 6 horas al día.
  • Si el agua está limpia y sin impurezas, puedes reducir el tiempo de encendido.
  • Si tu piscina está rodeada de árboles o suele mancharse con facilidad, debes encenderla entre 7 y 8 horas al día.

3. La bomba

Cada bomba de piscina tiene una capacidad de caudal que indica cuánta cantidad de agua es capaz de aspirar e impulsar. Si debes sustituir la tuya, ten en cuenta el volumen de tu piscina y calcula que tu bomba sea capaz de impulsar la cantidad total del agua en aproximadamente 6 horas. Elegir un filtro adecuado para la potencia de tu bomba alargará la vida de tu depuradora.

4. El tamaño de tu filtro

Este es otro factor que debes tener en cuenta para garantizar un correcto funcionamiento de tu depuradora. Si la bomba de tu piscina tiene una potencia excesiva en comparación con el tamaño del filtro, este funcionará mal, pudiendo incluso resultar dañado. En general, cuanto más lenta sea la velocidad de flujo del agua a través del filtro, mejor será la calidad del filtrado, en particular con filtros de arena.

Tratamiento físico del agua

¿Cómo sé qué bomba necesito para el volumen de mi piscina?

Las prestaciones de la bomba y del filtro deben ir siempre relacionadas. Debes elegir la bomba en función del diámetro del filtro o, viceversa, elegir el tamaño del filtro en función del caudal que permite la bomba. Generalmente los fabricantes, tanto de filtros como de bombas, hacen referencia a qué diámetro de filtro se aconseja para una bomba y qué caudal debe permitir la bomba para una determinada anchura de filtro.

Tratamiento físico del agua

El caudal se mide en metros cúbicos por hora (m3/h), esto significa que son los metros cúbicos de agua por hora que puede aspirar e impulsar. Este es el dato que te indicará qué bomba necesitas para el tamaño de tu piscina.

La fórmula que debes usar es la siguiente:

  • Volumen de la piscina (m3)
  • Caudal máximo (m3/h)
  • Tiempo de filtración * (h)
Tratamiento físico del agua

Por ejemplo, si tu piscina tiene un volumen de 30 m3 y el tiempo de filtración es de 6 horas (el máximo que debe necesitar una bomba para mover todo el caudal de agua), el caudal máximo será 5 m3. Esto quiere decir que necesitas una bomba que permita un caudal mayor, es decir, 5.000 litros por hora, ya que es recomendable que el filtro no funcione de manera forzada.

Las bombas

Te recomendamos conectar tu bomba a un cuadro eléctrico con reloj programador y guardamotor para proteger la bomba y no utilizar alargadores.

Nunca debe entrar agua en el motor ni en las partes eléctricas en tensión. Además, recuerda que nunca debes encenderla sin que haya agua en la piscina y, antes de realizar cualquier tipo de manipulación, no olvides asegurarte de que está completamente parada. Deberás limpiar el filtro de tu depuradora una vez a la semana.

¿Cómo funciona la válvula dentro del sistema de filtrado?

La válvula selectora es el cerebro del sistema de filtración de tu piscina y controla las diferentes funciones del circuito. Tiene 6 vías que son las diferentes posiciones que debes accionar manualmente para que la válvula realice una función u otra.

Para cambiar la posición de la válvula solo debes empujar la palanca hacia abajo para desbloquearla, girar a la posición deseada y soltar la palanca. Para girar la llave debes asegurarte que la bomba está parada y la llave del desagüe abierta.

Tratamiento físico del agua

1. Filtración.

Es la función más habitual porque es la que permite hacer el circuito entero de filtrado de la piscina: coge el agua por los skimmers y boquillas de aspiración y la pasa por el filtro. Una vez el agua está filtrada y limpia, es devuelta a la piscina por las boquillas de impulsión. Esta posición también es la que tendrás que colocar cuando pongas en marcha los limpiafondos.

2. Circulación, recirculación o bypass.

Sirve para hacer circular el agua de la piscina sin que pase por el filtro. Se utiliza esporádicamente cuando hay que comprobar el estado del circuito o cuando hay complementos de la piscina como cascadas, fuentes, elementos de hidroterapia...

3. Vaciado o desagüe.

Manda el agua de la piscina al desagüe directamente sin pasar por el filtro. Sirve para vaciar la piscina, renovar el agua y para limpiar el fondo si está muy sucio y no interesa filtrar el agua.

4. Lavado.

Posición para limpiar la arena del filtro. El agua sucia se evacúa al desagüe. Después de este paso, es necesario realizar un enjuague.

5. Enjuague.

Esta posición se realiza después del lavado o contralavado del filtro. Envía el agua al desagüe con la suciedad del filtro y la arena acumulada. Sirve para rematar la limpieza de las arenas, asentar el contenido del filtro y para evitar que el agua sucia vaya a la piscina. Debe durar solo unos segundos y después del enjuague se puede empezar el proceso de filtración.

6. Cierre.

Solo se utiliza cuando la piscina está vacía y sin funcionamiento durante un tiempo o en caso de fuga.

Los filtros

Por los filtros pasa por completo el agua de la piscina y son los que se encargan de retener las partículas más pequeñas, antes de devolver filtrada el agua a la piscina.

Medios filtrantes

  • Filtros de arena de sílice. Son los más habituales en las piscinas y los que necesitan un menor mantenimiento. Retienen la suciedad que va cayendo a tu piscina, con una capacidad de filtración que puede oscilar entre 20 y 50 micras. Pueden durar unos 4 o 5 años, siempre que se les proporcione el mantenimiento adecuado.
  • Filtros de vidrio filtrante. Similar al filtro de arena, pero con una mayor vida útil (no hay que reemplazarlo) y una mayor capacidad de filtrado. Además, es bactericida y el tipo más respetuoso con el medio ambiente.
  • Filtros de diatomeas. Las diatomeas son un tipo de algas que al morir quedan fosilizadas. La peculiaridad es que su esqueleto tiene infinidad de recovecos que permiten una filtración extrema del agua hasta de partículas prácticamente inapreciables por el ojo humano: son capaces de filtrar hasta 2 micras. Es el filtro más eficiente.
  • Filtros de cartuchos reemplazables. Es el tipo más asequible. Requieren una limpieza semanal y ser sustituidos cada temporada. Están especialmente indicados para piscinas pequeñas y filtran el agua con una calidad de entre 5 y 15 micras. Te recomendamos no usar floculante si cuentas con este tipo de filtro en tu piscina.
Tratamiento físico del agua

¿Qué debes tener en cuenta al usar los filtros?

Tratamiento físico del agua

Los skimmers

Son las aberturas que emplea la bomba de tu piscina para succionar el agua y prefiltrar la suciedad que se va acumulando en la superficie. Se suelen situar en las paredes del vaso, al nivel del agua, y lo ideal es contar con uno por cada 25 m2 de piscina. Existen diferentes modelos para los diversos tipos de piscina y su elección suele depender del grosor y material de las paredes.

Para que funcionen correctamente y evitar “zonas muertas”, recuerda instalar tus skimmers a favor de la dirección en la que suela soplar el viento en tu zona.

Tratamiento físico del agua

¿Para qué sirven?

Los skimmers intervienen en varias tareas que deberás realizar periódicamente en tu piscina. Aquí te explicamos en qué consisten estas operaciones y cómo utilizarlos.

  • Para filtrar el agua. Abre la llave del skimmer y deja la de fondo a medio abrir para conservar la superficie del agua siempre limpia.
  • Para lavar el filtro de la piscina. Apaga el motor de la depuradora y coloca la llave en posición de lavado. Después conecta el motor hasta que el agua que vemos por el visor de la multivía se vea clara y limpia. Por último, coloca la llave en posición de enjuague durante 15 segundos aproximadamente.
  • Para limpiar el fondo de tu piscina. Abre la llave del limpiafondos y cierra las del skimmer y la de fondo o regúlalas dejándolas abiertas entre 1/3 y 1/2 dependiendo de la potencia de la bomba. Abre completamente las válvulas que devuelven el agua a la piscina, controlando el caudal y, a continuación, sigue las instrucciones que hemos visto para la posición de lavado.
Tratamiento físico del agua

¿Cómo funcionan?

La misión de los skimmers es filtrar los elementos que se van depositando sobre la superficie del agua (hojas, ramas, insectos…).

Los skimmers permiten el paso del agua hacia el sistema de filtración y, una vez libre de impurezas, vuelve a tu piscina a través de las válvulas de impulsión. Cada skimmer cuenta con un canasto en su interior que atrapa la suciedad, por lo que deberás vaciarlos y limpiarlos periódicamente. Además, es en estos canastos donde deberás depositar las pastillas de cloro.

Ten en cuenta que, al ser la principal entrada de agua al filtro, el nivel de tu piscina nunca debe quedar por debajo de los skimmers, ya que en ese caso la bomba trabajaría en seco y podría sufrir una avería.

Limpiafondos eléctricos

Se enchufan a la corriente eléctrica y son los más adecuados para todo tipo de piscinas: son silenciosos, totalmente autónomos, no necesitan toma de aspiración y filtran por sí mismos. Además, devuelven a la piscina el agua que procesan, por lo que no es necesario rellenarla ni reajustar el pH o el cloro. Algunos incluyen varios ciclos o programas de limpieza en función del tamaño y suciedad de la piscina, lo que unido a su efecto memoria les permite limpiar hasta el 85% de la superficie del vaso en un solo ciclo.

La mayoría de los modelos pueden subir las paredes para limpiarlas, llegando incluso hasta la línea que marca el nivel del agua. Además, suelen incorporar un carro para poder desplazarlos cómodamente.

Tratamiento físico del agua

Limpiafondos hidráulicos y de batería

Los limpiafondos hidráulicos son capaces de moverse por la piscina de forma autónoma, por lo que son muy cómodos de usar. No son una buena elección para vasos con mucha pendiente, ya que están diseñados para fondos planos o con poca inclinación y podrían atascarse. Tampoco ascienden por las paredes, por lo que hay que vigilarlos. Pueden contar con un mecanismo de absorción de péndulo (que permite una aspiración continua, sin saturar la bomba) o de membrana (que vibra para facilitar el paso del agua), la solución más recomendada.

Los limpiafondos de batería son una novedad en el mercado. Tienen una cómoda autonomía de funcionamiento gracias a su batería incorporada y recargable, y son muy prácticos para piscinas elevadas pequeñas y sin depuradoras, como las desmontables o hinchables.

Además, su filtro retiene la suciedad del agua y todo el líquido que aspiran se devuelve a la piscina, por lo que no tendrás que rellenarla.

Tratamiento físico del agua

Limpiafondos manuales

Son la opción más asequible, aunque al ser de uso manual requieren esfuerzo físico y tiempo. Para ponerlos en marcha hay que seleccionar el modo de filtración en la depuradora y acoplar cepillo, mango y manguera, conectando esta última al skimmer o a la boquilla de aspiración.

También nos sirve para eliminar las partículas que por ser muy pequeñas no retiene el filtro. La recogemos con la ayuda del floculante y seleccionamos la posición de vaciado. En este caso tu piscina pierde agua, por lo que deberás rellenarla y reequilibrar el pH y el contenido de cloro.

Tratamiento físico del agua

Accesorios de limpieza

El agua de tu piscina está constantemente recibiendo partículas, polvo, hojas o semillas que no siempre se quedan en la superficie; muchas acaban adheridas a las paredes y fondo, ensuciándolos y volviéndolos resbaladizos. Por eso, escoger un buen limpiafondos es básico para mantener limpia tu piscina y ahorrar en productos químicos, así como cuidar el sistema de depuración y garantizar la calidad del agua durante toda la temporada. En LEROY MERLIN encontrarás el más adecuado para tu piscina.

Tratamiento físico del agua