Una de las tareas de bricolaje más comunes en el hogar es la de pintar las paredes, ya que con ello puedes renovar totalmente el aspecto de tus estancias, además de desinfectar y eliminar los olores que se adhieren con el paso del tiempo. Dedica tiempo para preparar la estancia que vas a pintar y empieza por los puntos difíciles (esquinas, uniones, ángulos...). Dependiendo de los colores que elijas puedes hacer que tus habitaciones parezcan más grandes, luminosas, resaltar espacios…