Cámaras IP: mira lo que pasa en tu hogar en cualquier momento

Por Leroy Merlin

Las cámaras IP, además de incrementar la seguridad de tu hogar –o negocio– y la de tu familia, te permitirán saber qué ocurre en tiempo real desde cualquier lugar. Y no es necesaria ningún tipo de obra para su instalación. Imagina la comodidad de controlar la seguridad de tu casa en la distancia.

Una cámara IP es un dispositivo que permite comprobar qué sucede en tu vivienda en directo y estés donde estés. Funciona mediante una conexión a una dirección IP de Internet y una aplicación instalada en el smartphone. Es una de las mejores opciones para controlar la seguridad de tu hogar y asegurar el bienestar de los tuyos. Son perfectas también para pequeños comercios, como panaderías, papelerías, tiendas de regalos, y para la vigilancia de niños en guarderías o escuelas infantiles, así como pequeños despachos profesionales. También son ideales para garantizar la seguridad y el bienestar de las personas mayores a tu cargo o controlar qué hace tu mascota mientras estás en el trabajo. 

¿Qué es una cámara IP y cómo funciona?

Una cámara IP es un dispositivo de videovigilancia que transmite las imágenes que capta y las reproduce, en tiempo real y desde cualquier lugar, en un smartphone. La cámara envía la señal al router inalámbrico (con conexión WiFi) y la transmite al dispositivo en el que tengas instalada la aplicación. Mediante notificaciones push, te avisa de cualquier evento que se produce en tu hogar. Eso sí, es fundamental disponer de WiFi allá donde quieras instalarla para su funcionamiento, así como una conexión de datos en el dispositivo en el que quieras ver las imágenes.

Tu hogar en tiempo real

Una de sus grandes ventajas es que las cámaras IP no requieren de obra para su instalación, tan solo hay que colocar cada dispositivo en los puntos estratégicos de tu hogar y configurar el dispositivo y la aplicación para comenzar a utilizarlas. 

Funciones y ejemplos de uso 

Las cámaras IP no solo aportan seguridad, sino también prevención y vigilancia. Transmiten la imagen y el sonido sin cables y son ideales para saber lo que ocurre en tu casa cuando no estás, informándote en todo momento. Estos dispositivos pueden tener diferentes usos:

  • Como vigilabebés: hay modelos ideales para vigilar e interactuar con su bebé, ya que están dotadas con la función de comunicación bidireccional, para hablar y escuchar a través de su micrófono y altavoz. Algunos incluyen una función para reproducir música o incluso nanas y canciones para bebés.
  • Para personas mayores o con movilidad reducida: son la alternativa perfecta para garantizar la seguridad y bienestar de quienes están a tu cargo. No solo tú estarás más tranquilo sabiendo cómo están en cada momento, sino que también ellos se sentirán más seguros y menos solos.
  • Vigilar a tu mascota cuando estás fuera de casa. Si quieres saber qué hace tu perro o gato cuando no estás, con una cámara IP verás si ladra, llora, rasca la puerta o, simplemente, se duerme tranquilo en el sofá.
  • Controla quién entra en tu casa: las cámaras IP con reconocimiento facial identifican a las personas, tanto si son conocidas como desconocidas, y envían un aviso o notificación al smartphone. Es la mejor manera de controlar quién accede a tu casa y a qué hora, ya que guardan un registro. Son muy útiles para comprobar si tus hijos han vuelto del colegio, la hora a la que llegan tus empleados del hogar o si alguien ha abierto la puerta a una persona desconocida.
  • Mira quién merodea por tu casa. Hay cámaras IP para exterior (con protección IP 66 para soportar la exposición a la intemperie) que detectan movimiento, ya sea el de un coche, de una persona o incluso de tu mascota. Envían una notificación o aviso con la posibilidad de ver qué está pasando en tiempo real.
Tu hogar en tiempo real

Las cámaras IP están dotadas de diferentes funciones. Además del reconocimiento facial, la comunicación bidireccional o la detección de movimiento, hay modelos con otras prestaciones que perfeccionan su uso:

  • Visión nocturna. Gracias a su sistema de infrarrojos, podrás ver todo lo que sucede tanto de día como de noche. La mayoría de modelos cuentan con esta función. 
  • Objetivo motorizado: puede ser de posición fija, cubriendo un ángulo de visión de 120 grados. Estos modelos hay que orientarlos hacia la zona que se quiera vigilar. También existen cámaras IP cuyo objetivo que rota hasta 360 grados y ofrecen la posibilidad de manejar su rotación a distancia a través de la aplicación instalada en tu smartphone. 
  • Almacenamiento de imágenes y datos: puede ser en una tarjeta de micro SD o en la “nube” (los servicios de almacenamiento en la nube pueden ser de pago según el proveedor). Podrás acceder a las imágenes y audio que ha captado tu cámara en cualquier momento.     
  • Modelos para segundas viviendas: para aquellas viviendas en las que puede haber cortes de luz, también hay cámaras IP que cuentan con una batería recargable. Está diseñada para funcionar los 365 días del año con una sola carga. Así, si se corta la luz o se emplean inhibidores de frecuencia, la cámara IP continuará grabando y almacenará las imágenes en una tarjeta micro SD. También es muy útil para instalarla en un almacén o en zonas del jardín alejadas, donde la instalación eléctrica no es accesible.
Tu hogar en tiempo real

Configura tu cámara IP y empieza a usarla

Para realizar la conexión de la cámara con el smartphone o tableta, lo primero que debes hacer es descargarte la aplicación gratuita que proporciona el fabricante. Añade los parámetros que te pida la configuración y podrás comenzar a utilizar tu cámara IP en la distancia y recibir notificaciones.

Tu hogar en tiempo real

El principio de tu hogar conectado

Comienza a crear un ecosistema domótico con una cámara IP. Después, ve añadiendo otros dispositivos inteligentes para controlar el resto de tu hogar: las persianas, los enchufes, la climatización o la seguridad de tu hogar.

Completa tu alarma con una cámara IP

Algunos sistemas de alarma, compuestos por una central, varios sensores (de presencia y de movimiento) y una sirena vienen dotados también con cámara IP. Se trata del complemento perfecto para garantizar la seguridad de tu hogar o negocio. Así, si recibes una notificación porque uno de los detectores se ha conectado, siempre podrás comprobar qué sucede en tiempo real mediante tu cámara IP antes de alarmarte.

Tu hogar en tiempo real

Si tu sistema de seguridad no dispone cámara IP, siempre puedes añadir tantas como necesites. Eso sí, comprueba la compatibilidad entre ambos dispositivos.

Tu hogar en tiempo real

IFTTT: compatibilidad con objetos inteligentes

Si tu cámara IP funciona bajo la plataforma IFTTT podrás conectarlo a otros dispositivos, como un altavoz inteligente o un sistema domótico. Estas siglas (IFTTT) responden al inglés: “If this, then that”, lo que en español significa “Si (ocurre) esto, entonces (haz) eso”. Es un servicio web que permite crear y programar acciones para automatizar diferentes tareas y acciones en Internet. Por ejemplo, al decirle a tu altavoz inteligente “Me voy de casa”, automáticamente baja las persianas y enciende tu cámara IP.

Tu hogar en tiempo real

Otros sistemas de seguridad: circuito cerrado de tv

Un circuito cerrado de televisión (CCTV) es otra solución para la videovigilancia y seguridad de tu hogar o negocio, donde es más habitual emplear este tipo de sistemas. Se componen por una o varias cámaras estáticas, un grabador y un monitor en el que se ven las imágenes. Algunos modelos ofrecen la posibilidad de conectarse a Internet para que puedas ver qué sucede en tiempo real, al igual que con una cámara IP.

Tu hogar en tiempo real