Una casa segura para tus hijos

Por Leroy Merlin

Cuando hay niños en casa es necesario tomar una serie de precauciones por su seguridad y tu tranquilidad. La curiosidad infantil no tiene límites y los más pequeños desconocen los riesgos de ese nuevo mundo que se abre ante sus ojos.

Basta con tener en cuenta una serie de normas básicas y hacer pequeños cambios para que puedan dar sus primeros pasos sin que tengas que preocuparte. Vallas de seguridad, protectores de enchufes, topes para cajones y puertas… diferentes elementos de seguridad infantil que puedes instalar tú mismo serán tus aliados durante esta etapa de crecimiento de tus hijos.

Las claves de la seguridad infantil

En toda la casa existen elementos comunes que pueden suponer un riesgo potencial para tus hijos: accesos a escaleras, cristales y ventanas, tomas de electricidad… Pero cada estancia exige también observación atenta para que puedas tomar las medidas que conlleven una mayor seguridad para los pequeños.

LEYENDA

  1. En el baño. Controla la temperatura del agua y evitar golpes por resbalones son precauciones imprescindibles.
  2. En el dormitorio. Las caídas de la cama son el percance más habitual en el dormitorio; se evitan fácilmente con la ayuda de protectores específicos.
  3. En la cocina. La presencia de elementos cortantes y fuentes de calor o fuego hacen de la cocina una zona especialmente sensible para los niños.
  4. En el salón. Chimeneas encendidas, esquinas agudas, objetos pesados… demandan tomar medidas de prevención.
  5. En el exterior. Rodear la piscina y la zona de juegos con vallas y asegurar las terrazas con mallas o celosías es imperativo cuando hay niños.
Una casa segura para tus hijos

Acota el acceso a escaleras, estancias y miradores

Vallas infantiles. Sirven para acotar la zona de juegos de los más pequeños y asegurarte de que no accederán a determinadas estancias sin tu supervisión.

  • ¿Dónde? Las vallas infantiles son fundamentales cuando en la vivienda existen escaleras o para evitar que los niños entren en la cocina u otras estancias donde pueda haber elementos peligrosos.
  • ¿Cómo son? Las hay de madera, de metal, que combinan aluminio y madera, o transparente, con dibujos intantiles. Para que puedas elegir la que mejor coordine con la decoración de tu casa.
  • ¿Cómo se instalan? Algunas van atornilladas al marco de la puerta o al vano de la escalera, y otras se fijan a presión, sin necesidad de hacer agujeros. Se adaptan a cualquier hueco y, si es más grande de lo habitual, basta con colocar una extensión. También se pueden fijar a una balaustrada con una pieza especial.

Y para cuando los niños se van de viaje o a otra vivienda hay modelos plegables de tela, fáciles de guardar, transportar y colocar.

Mallas de plástico y celosías. Para evitar que los más pequeños arrojen objetos entre los barrotes o corran el riesgo de escalar por ellos es recomendable colocar una malla de plástico. Existen modelos de diferentes colores y tramas en distintos tamaños. Y si buscas una solución más decorativa  puedes recurrir a las celosías de PVC o composite.

Toma precauciones con la electricidad

Los niños tienden a tocar todo lo que encuentran a su paso. Para evitar posibles accidentes conviene poner fuera de su alcance todos los aparatos eléctricos.

  • Protectores de enchufes. Las tomas de corriente suelen estar a una altura accesible para los más pequeños. Lo mejor para evitar que los niños metan los dedos y/o objetos en los enchufes es poner protectores en todos aquellos que queden a su alcance. Son pequeños tapones fáciles de colocar; hazlo cuando no te vean para que no descubran cómo quitarlos.
Una casa segura para tus hijos

 

  • Canaleta para los cables. Los cables también son un elemento llamativo para los niños. Procura que no estén a su alcance y si lo están, protégelos con canaletas. Asegúrate de que no dejas ningún cable colgando, como el de la plancha, ya que pueden tropezar y tirar de él.

Limita la apertura de ventanas, armarios y cajones

Bloqueos y cierres de seguridad. Para que tus hijos no se pillen los dedos al intentar abrir las puertas de armarios, ventanas o cajones. Existen protectores específicos, bloqueos y cierres de seguridad. Estos dispositivos son imprescindibles en lugares donde se guardan medicamentos, productos de limpieza, etcétera. Hay varios modelos en función del tipo de apertura. Se colocan con facilidad y permiten la apertura con sistemas sencillos. También puedes instalar tiras de seguridad en la parte de las bisagras.

Una casa segura para tus hijos

Ten cuidado con los cristales  

  • Vidrio templado. Lo mejor para evitar posibles cortes por rotura de vidrios es instalar, en la medida de lo posible, vidrio templado en lugares estratégicos, puertas, mamparas o mesas. Es muy seguro por su gran dureza y, si se rompe, está diseñado para hacerlo en trozos muy pequeños y con los cantos redondeados.
  • Cristales de seguridad. Otra recomendación es instalar ventanas con cristales de seguridad que dificultan la rotura andan los impactos y no se desprenden al romperse, evitando cortes.

Otras soluciones

  • Los protectores de esquinas se colocan en las esquinas de las paredes con los picos de las mesas y los muebles para suavizar las aristas y amortiguar los golpes. Los hay de varias medidas y colores para que los puedas adaptar a cualquier rincón.
  • Los anclajes o correas de sujeción son muy útiles para colocarlos en muebles y objetos pesados que se puedan caer, como el televisor.
Una casa segura para tus hijos

 

  • Los enrollacordones están ideados para quitar del alcance de los niños los cordones de las cortinas, estores o persianas.
  • Estores con autofreno. Otra opción es instalar estores autofrenados, que no llevan ni cordones ni cadenas, y se instalan fácilmente.