Una estufa de pellets que funciona sin electricidad

Por Leroy Merlin

Las estufas de pellets se han convertido en los últimos años en una de las alternativas más sostenibles para generar calor en el hogar. Se trata de un sistema muy respetuoso con el medio ambiente y que aporta un importante ahorro económico debido, entre otros factores, al bajo coste de su combustible.

Una estufa de pellets que funciona sin electricidad

Estas estufas producen calor mediante la quema de un combustible llamado pellet, fabricado a partir de residuos vegetales, totalmente biodegradable y 100% ecológico. El pellet presenta una menor humedad que otros combustibles y un gran poder calorífico, de en torno al 95% en la mayoría de los casos. Además, generan una cantidad de cenizas considerablemente más baja, lo que agiliza y facilita su limpieza.

Como gran novedad, algunos fabricantes de estufas de pellets están incorporando modelos que funcionan sin necesidad de conectarse a una red eléctrica sin conllevar por ello una pérdida de eficiencia o seguridad. Este tipo de estufas son perfectas, por ejemplo, para zonas rurales o casas de campo. Echa un vistazo a este vídeo sobre este tipo de estufas de pellet y entérate de todas sus prestaciones:

Cómo funcionan las estufas de pellets sin electricidad

Estas estufas funcionan de forma totalmente manual y por convección natural, ya que su diseño está pensado para favorecer el flujo del aire. El mecanismo es muy sencillo: los pellets caen por la fuerza de la gravedad y van empujando a la ceniza, que va depositándose en un cenicero. De este modo, los nuevos pellets se irán deslizando hacia la caja de combustión cuando los anteriores se vayan quemando y dejen espacio a las piezas nuevas. Únicamente será necesario utilizar pastilla y líquido de encendido para prender los pellets.

Una estufa de pellets que funciona sin electricidad

Ventajas y desventajas de las estufas de pellet sin electricidad

Las estufas de pellets sin electricidad aportan un importante ahorro a nivel económico. En concreto, se estima que este tipo de estufas suponen un ahorro de hasta 2.000 euros en diferentes partidas. De entrada, no requiere de un servicio de puesta en marcha por parte de un técnico especializado al no contar con componentes electrónicos. Además, el riesgo de avería es menor al ser una máquina más simple y sin tantos componentes que puedan romperse o que haya sustituir de manera periódica durante su vida útil.

Por otro lado, a diferencia de las estufas de pellets convencionales, las que funcionan sin electricidad apenas emiten ruidos al no tener turbina, ventilador ni extractor. El calor se expande de una forma totalmente silenciosa y sin generar olores, lo cual aporta un confort extra y una sensación de lo más agradable en tu hogar.

Como desventaja, estas estufas no permiten el encendido automático, al ser un aparato totalmente manual y no contar con ningún display. Del mismo modo, tampoco podrás programarla o controlarla desde tu dispositivo móvil.

Una estufa de pellets que funciona sin electricidad

Rendimiento vs estufas de pellet con electricidad

Las estufas de pellet sin electricidad dan el máximo rendimiento gracias a su sistema de biomasa, el cuál contribuye a reducir la contaminación y genera un gran ahorro tanto de energía como de dinero. 

La principal diferencia en el rendimiento de las estufas de pellet con electricidad y sin ella es que el encendido de las segundas se produce gracias a una batería de donde se extrae toda la energía que necesita la estufa. Esta batería se puede cargar con energía solar o mediante un panel incorporado en el aparato. 

En conclusión, el rendimiento de ambos tipos de estufas de pellet es similar y su consumo varia en función de la calidad de los pellets, así como de las horas de funcionamiento continuado. En LEROY MERLIN disponemos de un amplio catálogo de posibilidades, echa un vistazo y no te pierdas ningún modelo.

Una estufa de pellets que funciona sin electricidad

Mantenimiento de una estufa de pellet

Este tipo de estufas requieren de un mantenimiento muy sencillo y rutinario.

  • Eliminar las cenizas cada dos o tres días, dependiendo del rendimiento de la estufa y la temperatura a la que se utilice habitualmente.
  • Recarga de pellet cada dos días, dependiendo de la capacidad del depósito de la estufa.
  • Revisión anual y limpieza de los conductos, eliminando el hollín. 

Si quieres conocer más sobre la limpieza y mantenimiento de las estufas de pellets, no te pierdas este consejo.