Ventanas más seguras 

Por Leroy Merlin

Las ventanas son uno de los puntos más vulnerables de las viviendas unifamiliares. De sus características depende su nivel de seguridad. Pero también puedes aumentar la seguridad incorporando elementos de refuerzo.  

Ventanas más seguras

Fíjate en las características de tus ventanas para determinar su grado de seguridad. Para mejorarlo, puedes sustituirlas por otras más seguras o reforzar la protección con elementos de apoyo. El tipo de apertura más seguro es el oscilobatiente, permite tanto una apertura abatible como inclinada hacia el interior, gracias a su sistema de bloqueo. El material del perfil también es importante: PVC y aluminio lideran la resistencia a la rotura.

En cuanto a los vidrios, el doble acristalamiento es el nivel básico. Dentro de estos puedes elegir cristales de seguridad como el laminado, compuestos por dos vidrios con una película plástica entre ambos que impide que sea traspasado aunque se rompa o agriete, o el armado, que sigue el mismo principio que el laminado pero mediante finos alambres de acero.

El refuerzo estructural de los perfiles puede ser de espuma o de acero. El de las ventanas a medida de LEROY MERLIN es de acero galvanizado, más resistente a los golpes, a la deformación, a los intentos de forzar la ventana para abrirla y al desgaste. 

Mecanismos de refuerzo para ventanas

Si no quieres cambiar tus ventanas, siempre puedes mejorar su seguridad con soluciones que te proporcionarán una protección extra. Los sistemas de bloqueo o topes permiten bloquear las hojas de la ventana en la posición que se desee, bien para mantenerla completamente cerrada y que no se pueda abrir desde el exterior, bien para permitir una rendija de ventilación, pero por la que no puede pasar una persona. Existen bloqueos para ventanas practicables, para correderas y para oscilobatientes.

Tanto en ventanas correderas como en practicables pueden instalarse cerraduras con llave o cerrojos con pasador que, con la llave echada, impiden su apertura. También hay manillas para ventanas que incorporan ya la cerradura. Los refuerzos para las bisagras se colocan en el interior, por el lado de las bisagras, e impiden el apalancamiento desde el exterior en ventanas practicables.

También puedes instalar sensores de rotura de cristal, que disparan el sistema de alarma cuando se rompe un cristal de la vivienda, o rejas.