Cómo elegir brocas

El taladro es la herramienta eléctrica más universal que existe y esencial para cualquier trabajo de bricolaje, construcción y reforma. Puede ayudarte a perforar hormigón, piedra, yeso, hacer un agujero en madera, hierro y muchos otros materiales. Pero lo importante es equiparlo siempre con la broca adecuada para cada trabajo. La broca es un accesorio de los taladros que está compuesto por una barra fina con surcos con formas diferentes según su función.

Cómo elegir brocas

Las brocas se distinguen entre sí por los materiales del acabado de la punta, y que determinan sobre qué material puede trabajar, y por el tipo de anclaje al portabrocas, que es la parte del taladro donde se colocan.

Todo aficionado al bricolaje debe tener en su caja o taller brocas de distintos tamaños y tipos para cubrir las diferentes necesidades de perforación en los trabajos a realizar. Tan importante es tener un buen taladro como unas brocas de alta calidad y específicas para las tareas que necesitas llevar a cabo. De hecho, un buen taladro con una broca mala dará un resultado deficiente.

 

Tipos de broca según el material a taladrar

El primer criterio a tener en cuenta para elegir la broca adecuada es saber el material sobre el que se va a taladrar. En función del material elegiremos una de las siguientes brocas específicas:

- Brocas multiuso: las brocas universales o multiusos permiten taladrar de forma estable casi cualquier superficie -madera, hormigón, metal, cerámica, etc.-. Y precisamente ese es su punto fuerte: su versatilidad. Están hechas en acero y tienen un sistema de enganche redondo. Se utilizan sin percutor; taladran los materiales cortando el material y no rompiéndolo como las brocas convencionales que utilizan percusión. Son válidas para cualquier taladro incluidos los de batería de baja potencia.

- Brocas para hormigón: las brocas de carburo de tungsteno son las aptas para trabajar sobre hormigón, al igual que sobre piedra, granito, mármol o ladrillo; y también son aptas para trabajar sobre cartón yeso. Su punta tiene forma de flecha para poder romper la dureza de la superficie y pueden contar con 2, 3 ó 4 filos en su punta: a mayor número de filos más calidad y más resistencia para trabajar sobre materiales duros como el hormigón armado. Sus formas helicoidales son perfectas para evacuar el polvo durante el perforado. Para trabajar este tipo de superficies hay que hacerlo con el modo percutor.

- Brocas para cerámica y porcelánico: tienen forma de lanza y el extremo de estas brocas está recubierto de granos de diamante que permite iniciar el agujero. Estas brocas se deben usar exclusivamente para hacer el agujero en una loseta, por ejemplo; una vez hecho el agujero hay que cambiar la broca a otra de ladrillo u hormigón para no desgastar el diamante innecesariamente. Este tipo de brocas sufre un gran calentamiento (al verse afectadas por la dureza y la abrasividad del material) por lo que es fundamental refrigerarlas durante su uso y así evitar también el riesgo de rotura o astillado, tener mejor perforación y alargar su vida útil. Para comenzar la perforación es recomendable trabajar con una inclinación de 45 ° y manteniendo una velocidad reducida. Es necesario bajar las revoluciones cuanto más duro es el material.

- Brocas para madera y derivados como aglomerado, contrachapado: suelen estar hechas de acero endurecido (en cromo vanadio: CV). Hay 2 tipos de brocas para madera: planas y helicoidales. Ambas tienen una punta centradora: es una punta en el medio de la broca que es muy pronunciada para permitir centrar el punto de perforación para taladrar con precisión; esa punta se clava en la madera antes de taladrarla y, además, permite evacuar fácilmente las virutas de madera.

- Las brocas planas tienen una peculiar forma de paleta o pala. Sus alas laterales a 90 grados permiten taladrar diámetros más grandes, aunque menos profundos e ir sacando las virutas de la madera.

- Las brocas espirales tienen sus alas más pequeñas y afiladas lo que permite perforar mayor profundidad y diámetros inferiores.

- Dentro de las brocas de madera existen unas brocas especiales conocidas como brocas Forstner que sirven concretamente para hacer los agujeros para las bisagras de las cazoletas tan habituales en los muebles de cocina, por ejemplo.

Se recomienda el uso de brocas para madera sin la función de percusión.

- Brocas para metal y hierro: las brocas para trabajar sobre metales son de acero de alta velocidad o acero rápido conocidas como brocas HSS. Las brocas HSS destacan por su dureza, resistencia, durabilidad y son especiales porque evitan que se resbalen al trabajar sobre el material. Se usan sin percutor y a bajas revoluciones. Estas brocas tienen una punta afilada que pueden ir perdiendo el filo por el uso y, por eso, deben afilar cuando sea necesario. Las brocas para metal más resistentes a la fricción son las brocas de acero rápido con cobalto en su composición (HSS-Co) por lo que permiten taladrar a velocidad más alta y también para trabajar sobre aceros inoxidables. Algunas permiten taladrar en metales delicados como el aluminio; esta posibilidad debe venir indicada en el envase.

También existen kits de brocas gracias a los cuales puedes disponer de un surtido variado de brocas en un solo conjunto.

 

Tipos de brocas según la superficie

Un taladro de calidad no hará un buen trabajo sino se dispone de la broca correcta. Por eso, el primer criterio a tener en cuenta para elegir el accesorio adecuado es saber el material sobre el que se va a perforar.

En función del material elegiremos una broca específicas:

Ladrillo y hormigón

Cuando perforas sobre ladrillo y hormigón pones el taladro en función percusión. Las brocas para ladrillo tienen en el extremo perforador una especie de placa con punta en pico resistente, generalmente fabricada en carburo de tungsteno, que es la que va a abrir el material. Estas brocas son conocidas como brocas de widia. Algunas brocas para estos materiales tienen doble hélice, que permiten extraer mejor el material de perforado y esta no necesita ser cortante.
Las brocas específicas para hormigón son más resistentes, de calidad superior, de metal muy duro. Las encontrarás con diámetros entre 4 y 14 mm y para perforaciones de hasta 40 cm de profundidad.

Cómo elegir brocas

Metal

El metal se perfora gracias al afilado de los filos de la broca, generalmente de acero rápido (HSS), estos filos de la hélice son cortantes. Al perforar una superficie metálica, la fricción genera calor. Por eso las brocas deben ser de gran calidad para soportar el calor sin deteriorarse. Las mejores brocas toleran muchos perforados sin alterar sus propiedades y sin riesgo de rotura, aunque es aconsejable usar un refrigerante (aceite mineral o refrigerante específico para taladrar metal, nunca agua, ya que ésta destemplaría la broca y la desafilaría) y trabajar a bajas revoluciones.

Cómo elegir brocas

Las más resistentes a la fricción son las brocas de acero rápido con cobalto en su composición (HSS-Co). Algunas permiten taladrar en metales delicados como el aluminio; esta posibilidad debe venir indicada en el envase.

Con este tipo de brocas también se pueden perforar otros materiales como plásticos y madera (siempre que no se necesite una precisión especial). No permite taladrar pared.

Madera

Las brocas para madera y derivados están fabricadas en cromo vanadio (CV). Al igual que las brocas para metal, se caracterizan por sus filos cortantes, que son los que van abriendo las fibras del material, pero se diferencian en que suelen llevar una punta centradora, muy pronunciada, para clavarse en la madera antes de taladrarla. Suelen tener la hélice más alargada, para desalojar fácilmente las virutas de madera.

Cómo elegir brocas

La broca adecuada dependerá del tipo de madera (blanda o dura) y del diámetro que se necesite. Su uso sí es exclusivo para madera. Se aconseja el uso de taladro sin percusión.

Cerámica y porcelánico

Estas brocas tienen su extremo recubierto de diamante. Se debe usar exclusivamente para hacer el agujero en una loseta, por ejemplo. Una vez hecho el agujero hay que cambiar la broca a otra de ladrillo u hormigón para no desgastar el diamante innecesariamente.

Este tipo de brocas sufre un gran calentamiento por lo que es fundamental refrigerarlas para seguir trabajando.

Vidrio

Estas brocas tienen un diseño especial para perforar este material tan delicado sin romperlo. El taladro debe girar a muy bajas revoluciones y lentamente.

Universal

Brocas para uso en multitud de materiales. Deben usarse siempre sin percusión. Taladran los materiales cortando el material y no rompiéndolo como las brocas convencionales que utilizan percusión. Se pueden usar con taladros sin cable aunque no sean muy potentes.

El vástago

A la hora de comprar la broca que necesitas, además de que sirva para el material que quieres perforar, tienes que fijarte en la forma del vástago, para que puedas acoplarlo a tu herramienta eléctrica. Algunas marcas tienen patentado su propio método de acople de broca por lo que tendrás buscar.

Broca con vástago redondo: Son las de toda la vida, para la mayoría de taladradoras, ya tengan portabrocas de cierre rápido o dentado, de apriete con llave.

Cómo elegir brocas

Broca con vástago hexagonal: Se utilizan con herramientas a batería; tienen el mismo sistema de acople que las puntas de atornillado. Suelen comercializarse kits que incluyen un surtido de estas brocas y un surtido de puntas para atornillar.

Cómo elegir brocas

Broca con vástago SDS Plus y SDS-quick: Son dos sistemas de acoplamiento patentados, usados en los martillos perforadores. Este sistema permite una sujeción muy firme del útil en la máquina de percusión.

Cómo elegir brocas

Los tamaños

Puedes encontrar brocas desde 1 mm de diámetro (para trabajos de precisión) hasta 25 mm, para grandes obras, pero, en el ámbito del bricolaje te vas a mover en unos tamaños muy concretos, especialmente si los orificios que necesitas hacer son para colocar tacos.

Cómo elegir brocas

Normalmente el diámetro también condiciona la longitud de la broca. A diámetros más pequeños, brocas más cortas y, por tanto, menor profundidad de corte.

No deben faltarte brocas de entre 4 mm y 10 mm y los tacos correspondientes a estas medidas, aunque puntualmente puedas necesitar otras medidas. Las usarás en trabajos variados, desde colgar cuadros de diferentes tamaños y pesos a colocar muebles y estanterías, pasando por la instalación de barras de cortinas o lámparas.

¿Cuándo sustituir la broca?

Es importante tener la broca en buenas condiciones para realizar un trabajo de perforación limpio, sin esfuerzo y sin riesgo de que se rompa. Revisa tus brocas de vez en cuando y sustituye la que veas oxidadas, con la punta roma o, en el caso de las brocas para madera, si pasas el dedo por la hélice y no aprecias arista cortante. Tampoco uses nunca una broca alabeada (combada).