Cómo elegir discos de sierra

Los discos de sierra realizan un trabajo de corte de lo más eficaz y preciso sobre cualquier tipo de superficie (metal, madera, ladrillo, cerámica, etc.). Es primordial que optes por un disco de sierra específico para el trabajo que vayas a realizar ya que, en caso contrario, podrías tener problemas con el corte y dañar la superficie a tratar.

Cómo elegir discos de sierra

Las claves

Es imprescindible elegir el disco de sierra en función de la superficie sobre la que se va a trabajar (cerámica, metal, piedra, multimaterial…). Nunca uses un disco para otro material del que está recomendado.

Cuanto más número de dientes tenga el disco, más suave y limpio será el corte.

Aspectos generales de los discos

A la hora de elegir un disco de sierra se deben tener en cuenta algunos aspectos previos:

  1. En qué herramienta se va a colocar el disco para realizar el trabajo.
  2. Cuál es el material sobre el que se va a trabajar.
  3. El tipo de acabado que se desea tener.
Cómo elegir discos de sierra

Los discos de sierra se incorporan a la herramienta que se va a usar. Las más comunes son la sierra y la amoladora (herramienta que hace girar un disco a altas revoluciones).

Cuanto más grande sea el disco más potencia de motor necesitará tener la máquina en la que se coloque.

Cómo elegir discos de sierra

En función del disco elegido, la herramienta en uso servirá para desempeñar trabajos diferentes. Los más habituales son el trabajo de corte, el desbaste (quitar las partes más bastas o rudas, rebajes de material y limpieza) y el lijado de todo tipo de materiales. En este caso, los discos de sierra llevan a cabo el primer tipo de función: el de corte.

Tipos de discos de sierra

1. Lo primero que hay que tener en cuenta es que cada herramienta usa discos de un diámetro determinado. El diámetro del disco determina la profundidad de corte máxima que se puede realizar. Si el diámetro del disco es pequeño se gana en estabilidad y la anchura de corte es menor.

Los discos de 115 y 125 mm son los que se usan en las conocidas como miniamoladoras, por ejemplo. En este caso, un disco de 125 mm puede hacer un corte de 35 mm de profundidad. Las herramientas que usan este diámetro de disco son muy versátiles por su pequeño peso y gran manejabilidad. Los discos de 230 mm se utilizan para trabajos más pesados y que requieren mayor potencia.

Cómo elegir discos de sierra

2. Después nos fijamos en el material sobre el que se va a trabajar:

  • Para metal existen discos que permiten cortar con espesores que oscilan entre los 0,8 mm y los 3 mm.
  • Para metales de construcción también existen discos apropiados para cortar o desbastar. 
  • Para cortar madera, plástico o aluminio se usan discos con dientes planos y trapezoidales. Para cortar madera maciza, contrachapada o melamina se usa una hoja con dentado alterno (que corta en los puntos más altos del diente).
  • Para cortar materiales más duros y con mayor rapidez se usan los discos de diamante. Con ellos se puede cortar material de obra (ladrillo, terrazo, tejas…) y piezas cerámicas o vidrio con un disco de diamante específico.
  • Hay discos multiusos, válidos para todo tipo de materiales (cerámica, PVC, hierro, piedra…) que cubren las necesidades de corte y desbaste básicas sin necesidad de cambiar el disco al cambiar la tarea.

3. Cada disco tiene un número de dientes que son los que sierran el material. Elegir la sierra con el número de dientes adecuado es fundamental para obtener un buen corte y para alargar la vida útil de la herramienta (a más número de dientes, más limpio será el corte). Cuanto mayor sea el tamaño de los dientes y menor su número, el corte será más basto, pero podrás realizarlo a mayor velocidad.

  • Las cuchillas que tienen una mayor cantidad de dientes ofrecen cortes más finos y suaves, de modo que se aconseja para hacer cortes limpios en distintas superficies.
  • Entre diente y diente existe una separación (llamado paso de diente). Cuanto más delgado sea el material a cortar, menor es el paso de dientes.
  • Para cortar materiales duros, como metales, se requieren velocidades lentas y discos con muchos dientes de pequeño tamaño.
  • Para cortar tableros aglomerados y MDF se necesitan discos con muchos dientes y poco diámetro, para evitar el astillado.
  • Para cortar madera maciza y húmeda, se recomienda un disco grande y con pocos dientes, ya que se necesita un corte más basto.
  • Se necesitan discos de acero para cortar zarzas (discos de 4 dientes), pequeños arbustos y cañas (8 dientes) o el desbroce de montes (80 montes). Disco de 3 y 4 dientes: Hierba alta, juncos, zarzales y matorrales. La ventaja de estos discos es que se pueden afilar.

Uso y mantenimiento

El cambio del disco en una herramienta es muy sencillo. Desenchufada la herramienta de la corriente eléctrica y pulsa el botón que bloquea el eje de la herramienta. A continuación desenrosca el disco y retíralo. Una vez cambiado por el nuevo y colocado en la dirección de corte que viene definido en el disco, hay que apretarlo y ajustarlo con la tuerca de sujeción de la herramienta para que no se mueva. Es muy importante que el disco esté bien ajustado para evitar que la hoja vibre y que el corte se desvíe y sea deficiente.

Cómo elegir discos de sierra

Es muy importante cuidar el lavado de las hojas para mantener la sierra en perfecto estado y que no se resienta su rendimiento en el corte. Hay que limpiarlas con un producto no abrasivo. No debes limpiar la hoja rascando con objetos puntiagudos ni objetos que deje deshechos. Por último, tienes que secar la hoja con un trapo suave.

Cómo elegir discos de sierra