Cómo elegir equipos de protección

Antes de comenzar cualquier tarea de bricolaje, protégete. Te contamos las normas básicas de seguridad y te ayudamos a elegir los equipamientos de protección individual (EPIS) más adecuados. Aunque parezca que solo usas la vista, los brazos y las manos, es todo el cuerpo, desde los pies a la cabeza, el que trabaja y todas las partes hay que cuidarlas y protegerlas según la tarea que se realiza.  Y no solo debes proteger el exterior. Es muy importante que resguardes el interior, evitando la aspiración de polvo o la inhalación de productos químicos.

Cómo elegir equipos de protección

Equipos homologados

Todos los equipos que encontrarás en las tiendas de Leroy Merlin cumplen las normativas y están homologados.

Cómo elegir equipos de protección

Guantes

Los guantes son fundamentales para proteger no solo las manos, sino también brazos y resto del cuerpo de los siguientes factores de riesgo, que se indican mediante símbolos en la propia superficie del guantes:

  • riesgos mecánicos
  • riesgos térmicos
  • riesgos por frío
  • riesgos químicos y biológicos
  • riesgos eléctricos
  • vibraciones

A la hora de elegir unos guantes de protección hay que sopesar, por una parte, la sensibilidad al tacto y la capacidad de asir y, por otra, la necesidad de la protección más elevada posible. Los guantes de protección deben ser de talla correcta, ya que la utilización de unos guantes demasiado estrechos puede, por ejemplo, mermar sus propiedades aislantes o dificultar la circulación y unos guantes muy anchos reducen la capacidad de asir correctamente.

Al utilizar guantes de protección puede producirse sudor. Este problema se resuelve utilizando guantes con flocado (forro absorbente), no obstante, este elemento puede reducir el tacto y la flexibilidad de los dedos, así como la capacidad de asir, pero reduce problemas tales como rozaduras producidas por las costuras.

Cómo elegir equipos de protección

Tipos de guantes

  • De un solo uso: ligeros y por lo general de látex, que se adaptan fácilmente a la mano y con ellos se tiene un tacto muy bueno. Con útiles en trabajos con líquidos, con pintura o al usar determinados barnices. Para uso ocasional. No son adecuados para utilizar con disolventes. Los alérgicos al látex pueden usar los guantes de nitrilo, con similares características.
  • De materiales sintéticos para usos generales: pueden tener o no flocado (revestimiento) interior. Adecuados para trabajar con líquidos, pinturas, barnices, siliconas y con determinados productos químicos. Los guantes de PVA no son resistentes al agua.
  • De protección anticortes: fabricados con hilo elástico con un trenzado especial o malla metálica y con la palma recubierta para poder asir las herramientas.
  • De protección antiimpactos: suelen llevar los nudillos y las falanges reforzadas, para trabajos con mazos o martillos.
  • Guantes tipo docker: o guantes americanos, indicados para todo tipo de trabajos en seco ya que son de serraje (piel) absorbente. Llevan reforzada la palma, el índice y el pulgar.
  • Guante de soldador: muy resistentes, incluso al contacto con temperaturas muy altas. Especiales para cuando se hace soldadura autógena.
  • Guantes de precisión: se adaptan perfectamente a la mano para no entorpecer el trabajo de precisión que requieren determinadas tareas.
  • Aislantes: para trabajos eléctricos, son específicos y deben indicar para qué tensión alterna y continua son eficaces.
  • De neopreno: para trabajos con productos químicos, incluidos los ácidos. Pueden llevar el interior flocado y la forma de los dedos curvada, para que resulte más cómodo su uso.

Mascarillas

Llamados técnicamente respiradores, son muy importantes para no respirar polvo en las tareas de lijado o serrado, ni partículas volátiles de disolventes y esmaltes en los trabajos de pintura. Básicamente pueden ser desechables y reutilizables, más profesionales. Al menos debes contar siempre con mascarillas desechables en tu taller.

Mascarillas desechables

Estos modelos se sujetan a la cabeza con cinta sencilla de goma y conviene no reutilizarlos.

  • Mascarillas higiénicas: generalmente de papel para infinidad de tareas sencillas, que protegen de la entrada de partículas.
  • Mascarillas filtrantes con válvula respiratoria: para trabajos con productos de ligera volatilidad, o vapor de metales, y niveles medios de polvo
Cómo elegir equipos de protección

Mascarillas reutilizables

Para una protección extrema que se sujetan con arnés y están indicados para partículas químicas más peligrosas y tienen filtros recambiables.

  • De una vía: con un único respiradero, suelen cubrir nariz y boca; son muy cómodas de usar y se ajustan. Protegen de partículas y de niveles molestos de vapores.
  • De dos vías: también llamados de medio rostro, ya que permiten una protección amplia de la nariz y boca y de la zona de alrededor. Llevan dos orificios con filtro para respirar y uno más pequeño para expulsar el aire.

Permite respirar con seguridad en trabajos donde se producen vapores, evaporación de disolventes o altos niveles de polvo.

Gafas

Indispensables para proteger la vista de cualquier objeto extraño, líquido o sólido que pueda salir proyectado hacia tus ojos. Normalmente están fabricadas en materiales plásticos duros, en diferentes colores y pueden abarcar tus propias gafas de ver si las usas. Puedes encontrar estos tipos:

  • De montura universal: las clásicas con patillas, con o sin protectores laterales y con o sin goma trasera.
  • De montura integral: o de protección envolvente; son protectores de los ojos que encierran de manera estanca la región orbital al estar en contacto con parte del rostro. Suelen ajustarse mediante goma o por arnés.
  • Hay modelos que son anitempañamiento, tintadas para obtener protección solar e incluso graduadas bifocales. Es recomendable que lleven un tratamiento exterior antirayaduras.

Pruébate las gafas: pruébate siempre las gafas antes de comprarlas para asegurarte de que te resultan cómodas y se adaptan a tu rostro.  Si se te caen o no ajustan, no solo pierden efectividad sino que se convierten por sí mismas en un factor de riesgo al trabajar, si tienes que estar tocándolas constantemente para ajustarlas.

Cómo elegir equipos de protección

Calzado de seguridad

Hay determinados trabajos que requieren llevar calzado adecuado para lograr una adecuada protección del pie. Las botas y zapatos de seguridad deben proteger, entre otros riesgos, de:

  • Resbalar en superficies inestables
  • Clavarse elementos metálicos en el pie
  • Impactos y aplastamientos, especialmente los dedos

En general, las botas y zapatos de seguridad deben ser transpirables, cómodos y sujetar bien el pie. En cuanto a los aspectos de seguridad en los que te debes fijar son:

  • La puntera: que esté reforzada para evitar aplastamientos en los dedos si te cae una herramienta o un material pesado. Puede llevar refuerzo metálico o no metálico. La mayor protección se consigue con puntera de acero.
  • La suela: que sea antirresbaladiza y antiperforante, para prevenir que te claves clavos o hierros si los pisas.
  • Tacón absorbente: es interesante que el tacón pueda absorber energía, para evitar daños en los talones si resbalas de una escalera, por ejemplo, y caes de pie.
Cómo elegir equipos de protección

Otras protecciones

Hay otras partes del cuerpo que debes resguardar, bien de accidentes, bien de posturas de trabajo incómodas. Aquí tienes otros elementos de protección individual que puedes necesitar:

  • Cascos y viseras: para proteger la cabeza y parte del rostro de la proyección de cascotes y elementos grandes en trabajos de demolición de paredes y albañilería en general.
  • Protectores faciales: Además de los ojos, en determinados trabajos en los que pueden salir proyectadas partículas, como en determinados trabajos de jardinería (por ejemplo al usar desbrozadoras), hay que proteger el rostro con caretas de plástico o rejilla.
  • Caretas de soldadura: Un tipo muy específico de careta, formada por un protector de fibra de vidrio –para que sea más ligera– y una mirilla de dos vidrios: uno polarizado para proteger los ojos de las radiaciones de la soldadura y otro para proteger de chispas y escoria.
  • Rodilleras: para trabajos de solado y todos aquellos que requieran estar mucho tiempo de rodillas. Pueden ser de goma o combinar goma y gel.
  • Fajas lumbares: necesarias para evitar lesiones en la zona lumbar cuando se acarrean materiales de mucho peso o cuando se realizan trabajos en posturas forzadas.
  • Arneses: muy recomendables para anclarse a los andamios en trabajos en altura.
Cómo elegir equipos de protección

La ropa de trabajo

Además de las protecciones indicadas para mejorar la seguridad en distintas zonas del cuerpo a la hora de hacer tareas de pintura, albañilería o carpintería, usar una ropa adecuada aumentará no sólo la seguridad de todo el cuerpo, sino que hará más cómodo el trabajo.

  • Es muy recomendable tener un equipo básico, resistente y cómodo para trabajar con más seguridad y mejor protección.
  • En época de calor, usa ropa ligera pero resistente y, cuando haga frío, ropa de abrigo que te permita trabajar con comodidad y sin peligro.
  • Puedes completar el equipo con un chaleco, gorro, braga polar o calcetines que respondan bien al esfuerzo y que abriguen.
  • Cuando trabajes en el exterior y en zonas de tránsito, usa siempre un chaleco reflectante.
Cómo elegir equipos de protección

Algunos de los elementos te servirán para proteger tu propia ropa y otros constituirán el vestuario adecuado para los trabajos:

  • Monos: especialmente los multibolsillos, son los más indicados para trabajos de mecánica, carpintería o fontanería. Realizados en tejido sintético, son fáciles de lavar y los múltiples bolsillos permiten tener a mano las herramientas que necesitas.
  • Delantales de cuero: indicados para trabajos sencillos de soldadura, en los que pueden saltar algunas chispas hacia tu ropa.
  • Petos y pantalones de trabajo: para sustituir tu ropa en la parte inferior del cuerpo, son muy útiles para realizar trabajos de solado de manera cómoda y limpia.
  • Buzos desechables: realizados en papel para un solo uso, especialmente aconsejables en trabajos de pintura, lijado o limpieza.