Cómo elegir destornilladores

Imprescindibles para apretar y aflojar tornillos, los destornilladores son la herramienta manual más vendida del mercado y no hay taller de bricolaje, por pequeño que sea, que no cuente con un buen surtido de ellos. Te contamos cómo son, qué tipos hay y cuáles son los que necesitarás según el uso que vayas a darle. 

Cómo elegir destornilladores

Consta de tres partes: el mango, el vástago y la punta de atornillado

  1. El mango: originalmente estaba realizado en madera, posteriormente en resina, pero actualmente son de material plástico, con forma ergonómica y muy ligeros para que la mano no sufra al ejercer la fuerza de torsión.
  2. El vástago: une el mango a la punta y suele ser de acero o de una aleación de cromo y vanadio para que resista perfectamente la fuerza que se ejerce al atornillar. Se fabrican en distintas longitudes, incluso los hay telescópicos.
  3. La punta: es la parte que entra en contacto con la cabeza del tornillo para hacerlo girar. Existen tantos tipos de puntas como cabezas de tornillo, pero hay unas determinadas que te vas a encontrar más comúnmente a la hora del montaje de muebles y lámparas o reparaciones en el hogar. Te las explicamos más detalladamente a continuación.

Las puntas

Estas son las puntas de atornillado que más se usan en bricolaje:

  • Plana o de pala: para tornillos con una sola ranura en el centro, muy usada en carpintería, para tornillos que entran fácilmente y requieren una fuerza media de apriete.
  • Estrella: con forma de cruz y con punta pronunciada.
  • Hexagonal: punta con extremo plano y con forma de hexágono.
  • Pozidrive: similar al anterior pero con una pequeña ranura o muesca en cada cuarto de la estrella.
  • Torx: una estrella de seis brazos, con el extremo plano.
  • Torx de seguridad: como el torx pero con una hendidura en el centro para introducir un pequeño vástago que llevan los tornillos de este tipo. Son tornillos inviolables.
Cómo elegir destornilladores

Los específicos

Algunos destornilladores no tienen el mismo uso que los explicados hasta ahora y, aunque tienen la misma forma, se utilizan para tareas bien distintas. Otros son muy especiales y merecen que los mencionemos:

Buscapolos: sirven para comprobar si hay corriente eléctrica en un mecanismo. Suelen llevar el mango e incluso el vástago aislados, para evitar accidentes si se toca, ya que el aislamiento resiste hasta 1.000 voltios.

Intercambiables: un único mango y vástago con un surtido de puntas intercambiables. Suelen ofrecer dos tamaños de las tres puntas más usadas: plana, estrella y Pozidriv.

De carraca: cuando se atornilla o desatornilla con un destornillador normal, en cada vuelta hay que levantar la herramienta del tornillo y volver a situarla para que la mano pueda girar. Los de carraca evitan esto ya que al disminuir la presión de atornillado se puede girar la mano sin levantar el destornillador.

De precisión: principalmente usados en electrónica, relojería o aeromodelismo, tienen puntas muy precisas, para tornillos muy pequeños.

Cómo elegir destornilladores

Los imantados: su punta está imantada de manera que es muy cómodo coger con ella los tornillos cuando se hacen largas series de atornillado. Además evita que se te caigan en la primera fase de introducción del tornillo, si no los has sujetado bien.

Te recomendamos que tengas siempre a mano un juego de destornilladores para que puedas disponer de todos los tipos de puntas para cada trabajo.