Cómo elegir un metro o un flexómetro

Metros y flexómetros son indispensables en cualquier maletín de herramientas para realizar mediciones, tanto en usos domésticos como profesionales.

Cómo elegir metros y flexómetros

Flexómetro

Es la herramienta más común para la medición de distancias. Se trata de una cinta metálica enrollada en una pequeña carcasa de plástico o de metal. Las longitudes más habituales son: 3, 5, 8 y 10 m.

Algunas características que conviene tener en cuenta son:

  • Calidad del metal de la cinta. Las de mejor calidad no se doblan al extenderlas, facilitando la medición.
  • Punta imantada. La llevan algunos flexómetros para mejorar la sujeción en el punto de partida.
  • Carcasa recubierta de goma. Protege la cinta en caso de impacto.
  • Con hebilla. Útil para colgar el flexómetro en el cinturón de trabajo.
Cómo elegir metros y flexómetros

Para mediciones de grandes superficies o parcelas, se utilizan las cintas métricas. A diferencia de los flexómetros, la cinta es de un material totalmente flexible y en la punta lleva una anilla para ser fijada a un punto, así una sola persona puede realizar la medición.

Metro plegable

Están hechos de un material rígido, como la madera o la fibra de vidrio. La diferencia con los flexómetros, es que, al desplegarse, no se dobla. Eso sí, vienen en longitudes más cortas, de hasta 2 metros.

Se usan habitualmente en labores de carpintería.

¿Y el metro láser? (o telémetro)

Se trata de un medidor electrónico (funciona con batería) que permite realizar mediciones precisas con mayor comodidad y rapidez. Además, también permiten calcular superficies y volúmenes.