Cómo elegir amoladoras

La amoladora es una herramienta que hace girar un disco a muy altas revoluciones. En función del disco elegido se pueden realizar tareas de bricolaje diferentes.

Cómo elegir amoladoras

De este modo con una amoladora se pueden realizar trabajos de corte, desbaste (retirar material), lijado, pulido y abrillantado, que son los usos más habituales en diversos tipos de materiales como piedra, ladrillo, cerámica (azulejos), granito, metal, madera...

Las amoladoras, cuyo nombre profesional es amoladora angular, también son conocidas popularmente como radiales. Principalmente se utilizan para cortar, lijar y pulir.

Cómo elegir amoladoras

 

Con cable, a batería, con más o menos prestaciones… Te contamos en qué te debes fijar para escoger la amoladora eléctrica que mejor se adapte a tus trabajos de mejora en el hogar. ¡Conoce sus ventajas!

Aspectos a tener en cuenta al elegir una amoladora

  • Potencia: determina la capacidad de trabajo. A mayor cantidad de vatios (W), o lo que es lo mismo a mayor potencia, más capacidad de trabajo tiene la amoladora y mayor adaptación en materiales diferentes. Puedes elegir entre amoladoras de 750 W, de 1500 W de potencia y de más de 1500 W.
  • Tamaño de la amoladora. El tamaño de amoladora viene determinada por el disco. 
    • Miniamoladoras: son las de 115 mm y 125 mm. Son ideales para trabajos donde se necesita manejabilidad. Gracias a su reducido peso son muy versátiles. Se usan para cortar y desbastar superficies de difícil acceso; para superficies menos duras; y para trabajar espesores de hasta 20-30 mm. Una miniamoladora te sirve para realizar diferentes trabajos en tu casa: decapar madera o metales, corte de tubos, varillas metálicas, cortar cerámica, azulejos, pulir, etc. 
    • Amoladoras grandes: las de 230 mm son más potentes y se utilizan para trabajos más pesados. Se usan para cortar y desbastar superficies grandes, duras y para trabajar materiales de espesores de hasta 60 mm. Se recomienda su uso en una mesa de trabajo.
  • Tipos de discos: es necesario elegir el disco en función del material sobre el que se va a trabajar: existen discos universales y otros específicos para cada material (por ejemplo, los discos de material blando y flexible se utilizan para el pulido y abrillantado de metales). El cambio de disco se realiza pulsando un botón para bloquear el eje y, después de colocar el disco, se ajusta y aprieta con la llave.
  • Tipo de arranque: todas las amoladoras, especialmente las más potentes disponen de un arranque suave para evitar los picos de tensión. Es un arranque menos brusco, sin tirones y mucho más seguro  que, además, permite aumentar la durabilidad de la máquina. Infórmate del sistema de arranque, para mayor seguridad. 
  • Velocidad variable regulable: permite adaptarse mejor a los distintos materiales y a todo tipo de trabajos de corte, pulido, desbaste, cepillado… Las revoluciones indican la capacidad de trabajo de la amoladora. Al poder regular las revoluciones, permite girar más despacio y la realización de trabajos de decapado, por ejemplo.
  • Sistema antivibración: algunas amoladoras disponen de este sistema que reduce el esfuerzo en el uso y aumenta la comodidad y la precisión del trabajo. Este sistema ayuda a hacer trabajos más continuos.
  • Empuñadura rotatoria: si la máquina dispone de esta particularidad, la parte principal de agarre se puede girar, hace la máquina más ergonómica y permite adaptarse mejor al trabajo que se está realizando. 
  • Inserción del mango: algunas amoladoras permiten insertar el mango en distintas posiciones lo que resulta muy útil, por ejemplo, para los zurdos. 
  • Orientación del protector: el caparazón protector del disco se puede orientar en distintas posiciones, según el punto concreto de trabajo o la posición del operario, por lo que permite una mayor seguridad en el trabajo protegiendo al usuario de proyecciones de material. Colocarlo en la posición adecuada es un excelente sistema de seguridad frente a improbables roturas de disco o la proyección de esquirlas o chispas.
Cómo elegir amoladoras

 

Protección y seguridad

Las amoladoras deben usarse con precaución por su potencia y estructura, ya que parte del disco queda al descubierto con el peligro que supone para quien la maneja. Nunca se debe trabajar con una amoladora sin usar el protector que resguarda de las chispas y partículas que saltan durante su uso.

Es imprescindible el uso del equipamiento de seguridad adecuado: guantes y gafas para protegernos de los restos de material que se desprendan durante el trabajo. Los discos de corte o lijado deben ser de la mayor calidad posible para evitar accidentes innecesarios en el trabajo a realizar.

Cómo elegir amoladoras

Algunas amoladoras tienen sistemas específicos: DMS o sistema hombre muerto. Este sistema implica que el gatillo nunca puede quedar retenido. De este modo, si el usuario suelta la máquina ésta se detiene inmediatamente evitando accidentes. La herramienta, por lo tanto, solo funciona si el usuario tiene presionado el interruptor de seguridad. Recuerda desenchufar de la toma de electricidad la amoladora cada vez que cambies el disco o pongas un accesorio.

No pongas en tu amoladora accesorios que no sean específicos de esa herramienta; en concreto algunos accesorios de los taladros que son similares a los de las amoladoras pero pueden tener diferente sistema de agarre. La velocidad de ambas máquinas es, además, distinta, con lo que podrían ocasionarse roturas de la máquina y causar accidentes al usuario.

Accesorios para amoladoras

Entre los accesorios más comunes para amoladoras están los discos de lija, los discos de pulido, discos de corte, discos o muelas para tronzar, discos para metal, piedra, materiales de obra, discos con dientes de sierra para cortar madera, discos de diamante para azulejos, cepillos de vaso o cónicos para amoladoras. Estos accesorios permiten realizar otros trabajos diferentes al habitual de las amoladoras (de corte).