Cómo elegir fresadoras

Las fresadoras eléctricas están ideadas para labrar madera y metales y poder conseguir acabados muy decorativos. Es una herramienta que ofrece muchas posibilidades para hacer trabajos creativos con la madera o el metal gracias a los numerosos accesorios de los que dispone.

Cómo elegir fresadoras

Características y para qué puedes usar una fresadora

La fresadora es una herramienta eléctrica que sirve para abrir agujeros y, en general, labrar y trabajar madera (que es su uso principal en tareas de bricolaje), MDF, plástico, metal, incluso planchas de cartón yeso.

¿Cómo funcionan las fresadoras? Permiten trabajar esos materiales gracias a sus cuchillas que trabajan en movimientos circulares continuos.

Usos

Estas herramientas se utilizan para hacer estanterías, baúles, piezas de ensamblado o molduras, cajeados, bajorrelieves u otro tipo de pieza decorativa de madera, ranuras y ensambles, perfilados sobre tableros, muescas o huecos en una superficie para que pueda encajar con otra. El resultado final es tan preciso que la superficie queda lisa, sin necesidad de lijarla.

Partes

Las fresadoras tienen dos mangos, dos columnas regulables en altura para graduar la profundidad según el tipo de corte que se quiere hacer, pinza portafresas o husillo. El husillo se está verticalmente en la herramienta y perpendicular a la mesa de trabajo. Las fresas de corte se montan en el husillo y giran sobre su eje para trabajar.

¿Qué tipos de fresadoras existen?

  • Universales: son válidas para realizar cualquier trabajo propio de las fresadoras sin ser especialistas en un corte determinado. Por tanto, destacan por su versatilidad.
  • De superficie: son las más apropiadas para el aficionado al bricolaje. Destacan por su comodidad de uso.
  • Engalletadoras: es específica para trabajar ranuras para ensamblar-unir piezas de madera, para trabajar en angular y aristas.

Tan importante es elegir una fresadora de calidad como utilizar fresas en buen estado y bien afiladas para evitar roturas y agilizar el trabajo. Existen distintos tipos de fresas que se irán cambiando en función del trabajo que quieras realizar:

Aspectos a tener en cuenta al elegir una fresadora

POTENCIA

La potencia determina la capacidad de trabajo  de la fresadora. Se mide en vatios (W) y las hay desde 1010 w hasta 2050 w.

  • Las de menos potencia valen para trabajar maderas blandas y aglomerados.
  • A mayor potencia, se pueden emplear para trabajar materiales más duros (metales, plásticos, acrílicos, cartón yeso…).

VELOCIDAD

Es importante que la fresadora tenga varias modalidades de velocidad. Cuando es regulable permite adaptarse a la dureza de los distintos materiales en cada momento. Por ejemplo, para trabajar madera se necesita la máxima velocidad; pero para trabajar plásticos o metales se recomiendan velocidades más bajas para no dañar la pieza con las altas temperaturas que coge la fresa en contacto con el material.

DIÁMETRO DEL CASQUILLO O DE LA PINZA

Se mide en milímetros. Los hay de 6 mm, 8 mm y 12 mm. Si tienes un diámetro de la pinza de mayor diámetro te permite utilizar fresas más gruesas.

La fresadora debe contar con pinzas de, como mínimo, 6 mm y 8 mm. Se usan para tareas habituales de bricolaje.

Las de 12 mm se usan para trabajos en los que se necesita una potencia mayor (por lo que es el que suelen llevar las fresadoras más potentes), más longitud de carrera. Esto permite poder instalar más variedad de fresas.

PESO

  • Cuanto más ligera sea la fresadora, más fácil será su manejo.
  • Cuanto más pesada sea la fresadora, más estabilidad tendrá.

Para trabajos comunes, el peso de la fresadora oscila entre 2 kg y 4 kg.

PROFUNDIDAD DE CORTE O LONGITUD DE CARRERA

La función de la fresadora es precisamente penetrar en el material que se trabaja. Esa capacidad varía según la herramienta: el mínimo básico es de 40 mm y puede llegar a los 65 mm de profundidad de corte en las fresadoras más potentes.

ACCESORIOS

Los accesorios para fresadoras más habituales son:

  • Fresas: es el accesorio imprescindible. Tienen dientes o cuchillas que sirven para cepillas o tornear el material. Ya hemos visto que la forma de sus dientes determina la forma final del trabajo.
  • Husillo de recambio: tuercas de recambio para esta parte de la herramienta encargada de sujetar la fresa en la máquina.
  • Casquillo copiador: es una chapa que se atornilla o encaja en la base de la fresadora. Sirve para apoyar la guía y hacer el recorrido que necesitas con precisión.
  • Mesa de trabajo: necesaria para hacer trabajos de forma cómoda, estable y precisa, sobre todo, para labrar molduras y huecos. Siempre se necesita un lugar de trabajo donde poder prensar el material sobre el que se va a trabajar para mantenerlo sin moverse ni vibrar por la acción de la máquina.
  • Aspirador de polvo: para hacer más cómodo el trabajo mientras se corta el material.
  • Guías: existen plantillas que permiten hacer formas curvas, círculos… También guías paralelas que son guías extralargas que sirven para hacer cortes en línea recta.

¿Cómo debes usar la fresadora?

  1. Hay que regular la profundidad de fresado que se desea. Una vez regulado, hay que bloquear la pieza para evitar que se suelte o desajuste.
  2. No hay que empezar a trabajar sobre el material directamente sino que hay que poner en marcha la fresadora fuera de la zona de trabajo e ir acercándola lentamente.
  3. El desplazamiento de la máquina debe ser lento, regular y sin hacer mucha presión.
  4. Si queremos hacer un corte muy profundo, se aconseja hacerlo en varias pasadas.
  5. Cuando se llega al extremo del material trabajado, debe retirarse la máquina y solamente apagar la herramienta cuando la fresa no toque el material.
Cómo elegir fresadoras

Medidas de seguridad

  • Utilizar gafas para proteger los ojos, mascarilla para el polvo, casco para proteger los oídos frente al ruido y guantes.
  • Siempre se debe trabajar con la fresadora usando las dos manos.
  • No hay que extraer la fresa justo después de su uso. Hay que esperar a que se enfríe para evitar quemaduras. Además, para cambiar las fresas siempre hay que hacerlo con la fresadora desenchufada.
  • Cuando se finalice el trabajo hay que guardar la fresa y la fresadora ya limpia, sin rastro de astillas o polvo para asegurar su durabilidad.