Cómo elegir taladros

Los taladros tienen muchas funciones. Con ellos puedes perforar materiales duros (hormigón, mampostería, metal) y blandos (madera, material hueco). Al ser una herramienta de giro reversible, permite también atornillar y desatornillar. Por último, su función percutora los convierte en un potente martillo, gracias a un mecanismo que golpea y taladra al mismo tiempo. Además, los taladros tienen otros usos: desbastar, lijar, decapar…

Cómo elegir taladros

El nivel de uso del taladro, punto de partida

Antes de optar por una herramienta u otra conviene responder a tres cuestiones clave: ¿para qué se va a utilizar?, ¿con qué frecuencia?, ¿qué materiales se trabajarán con ella? Según sus características técnicas (potencia, velocidad, prestaciones), los taladros se clasifican en cuatro categorías que están directamente relacionadas con el nivel de uso mencionado.

  • Básica: A este segmento pertenecen las herramientas destinadas a usuarios ocasionales que hacen trabajos de decoración del hogar de forma esporádica. Los taladros se utilizan sobre todo para taladrar materiales blandos y para tareas en las que haya que atornillar.
  • Media: Dirigida al aficionado DIY, que realiza con regularidad reparaciones y mantenimiento en la casa y el jardín. Las herramientas de este segundo nivel se emplean para agujerear madera, ladrillo, paneles de yeso laminado, chapa…
  • Alta: Las opciones dentro de este tramo están destinadas a usuarios expertos, con un nivel elevado de conocimiento y un uso continuado de la herramienta. Con ellos se trabaja sin problema materiales blandos y duros, incluido hormigón y metal.
  • Superior. Son máquinas profesionales y para profesionales. Ofrecen un alto rendimiento y la suficiente robustez para resistir trabajos de gran envergadura. Están capacitadas para taladrar y atornillar soportes de gran dureza con el mínimo esfuerzo.
Cómo elegir taladros

Taladros con cable y a batería, ¿por cuál decantarse?

Es la primera división con la que nos encontramos a la hora de adquirir un taladro. ¿Cómo saber qué tipo es más adecuado para tu nivel de uso? He aquí las principales diferencias.

Los taladros con cable son ideales si se requiere disponibilidad completa y máximo rendimiento de manera continuada. Estarán listos para trabajar siempre que se disponga de una toma de electricidad a mano, mientras que los inalámbricos pierden potencia a medida que se descargan. Sin embargo, la ventaja del cable es también su principal inconveniente, puesto que limita la movilidad y la posibilidad de usar la máquina en zonas donde no hay una toma de corriente cerca.

Por otro lado, son máquinas más potentes que los taladros sin cables, también ofrecen mayor velocidad y vida útil.

Cómo elegir taladros

Los taladros alimentados con batería recargable ofrecen un magnífico rendimiento a pesar de tratarse de máquinas pequeñas y de bajo peso, con prestaciones cada vez más equiparables a las de los taladros con cable. Como beneficio destacable está la libertad de movimientos que ofrecen y que pueden usarse cómodamente en zonas reducidas y de difícil acceso sin enchufes. También son más ligeras y manejables, trabajar con ellas no resulta tan cansado. No te pierdas este consejo, te explicamos detalladamente cómo usar un taladro a batería.

Cómo elegir taladros

Estos son los puntos fuertes de cada tipología

1. La potencia del motor. En los taladros con cable se mide en vatios (W) y es la fuerza que ejerce la herramienta sobre los materiales. El intervalo de potencias es muy amplio y decidirse por una máquina en concreto estará en función de cómo y cuánto se va a usar. Si la idea es realizar trabajos continuos y pesados, hay que decantarse por un taladro que responda bien, de lo contrario se estará forzando en exceso y podría llegar a quemarse.

Por otra parte, es absurdo adquirir una herramienta muy potente para tareas de bricolaje sencillo. Colocar una bisagra, montar un mueble, colgar un espejo, una lámpara... Para eso será suficiente contar con una potencia de hasta 750 W y una herramienta con un nivel de uso medio.

Los taladros de 800- 900 W resultan perfectos en trabajos más exigentes, para niveles de uso alto. Las máquinas por encima de los 1.000-1.100 W están consideradas profesionales y se utilizan en obras de construcción, instalaciones importantes, derribos, etc.

En los taladros a batería la potencia se mide en voltios (V) y la capacidad de la batería, en amperios (Ah). El rango para casi todos los modelos va de los 9,6 a los 18 V, siendo suficiente para un aficionado medio adquirir una máquina con 12-18V y un amperaje entre 1,5 y 3Ah (amperios/hora).

La velocidad de rotación, en la mayoría de los taladros oscila entre las 800 y 3.000 rpm, siendo más eficaces las máquinas que ofrecen mayor rapidez. Otro parámetro es la velocidad de percusión en los modelos dotados con esta prestación, que viene determinada por el número de golpes por minuto: una velocidad de percusión alta permite trabajar materiales con mayor dureza.

Cómo elegir taladros

2 .La capacidad de perforación del taladro indica el diámetro máximo que se consigue perforando diferentes materiales, duros y blandos. Por ejemplo: 25 mm en madera, 10 mm en hormigón, 10 mm en metal... A mayor capacidad de perforación, mayor es el rendimiento de la herramienta. Este es un dato muy a tener en cuenta.

Cómo elegir taladros

3. Control de velocidad: Los taladros pueden tener una o dos velocidades. Esto permite regular la velocidad de giro del taladro y, por tanto, su precisión y capacidad de trabajo. Una velocidad lenta hace que el taladro gire más despacio pero con más fuerza, por lo que es la recomendada para trabajar sobre materiales muy duros como el metal. Mientras, la velocidad alta está recomendada para el resto de materiales. Las velocidades se seleccionan mediante una palanca situada en el cuerpo de la máquina.

Más avanzados son los taladros que llevan control de velocidad electrónico, ya que el propio operario decide las revoluciones a las que gira la máquina. Solo hay que accionar el gatillo y la velocidad se incrementa a medida que se presiona, así se puede iniciar un taladro a pocas revoluciones, con el fin de que la broca se asiente bien en el material, y después irlas aumentando progresivamente.

Cómo elegir taladros

4. Tipo de mandril o portabrocas. La calidad del portabrocas garantiza un mejor control del taladrado. Además, según sea aquel, también será el enganche de las brocas. Por lo general, los portabrocas tienen una capacidad desde los 13 mm hasta los 25 mm. Los mandriles automáticos (y sin necesidad de llave manual) son los más habituales en los taladros modernos y ofrecen un anclaje rápido y cómodo, cuyos sistemas más comunes son los SDS-Plus y SDS-Max.

Cómo elegir taladros

5. El par de apriete es una prestación que llevan todos los atornilladores y taladros-atornilladores. No es otra cosa que la fuerza que aporta la herramienta sobre un tornillo o tirafondo para fijarlo a un material. Esta potencia de giro se mide en Newton metro (Nm). Se elige el par de apriete moviendo el dial numerado situado en el mandril de la máquina, que puede tener hasta 31 posiciones. Cuanto más alto sea este número, el tornillo entrará con más fuerza y velocidad en la pieza de trabajo.

Para bricolaje doméstico, será suficiente con un atornillador de 11/22 N aproximadamente, mientras que para trabajos de más nivel se requerirá una potencia de 20/40Nm a 25/46Nm. En los taladros llamados “de impacto”, la fuerza de giro o torque va acompañada de pequeños golpes, y esto facilita el trabajo sobre tornillos de mayor

Cómo elegir taladros

6..Percusión: las máquinas que incorporan la función de percusión realizan a la vez un movimiento de giro de la broca y otro de martilleo. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, hay que decantarse por un taladro sin percusión o con percutor. La principal diferencia entre ambos es la siguiente:

  • Sin percusión: se utilizan para trabajos de atornillado o de taladrado en todo tipo de materiales, excepto ladrillo y hormigón, es decir, materiales que no tengan una dureza excesiva.
  • Con percusión: gracias al mecanismo de percusión, que golpea y taladra al mismo tiempo, podrás taladrar en todo tipo de materiales, incluso los de mayor dureza.
Cómo elegir taladros

Taladros sin cable: las baterías al poder

Si finalmente optas por una herramienta inalámbrica, resulta fundamental tener en cuenta el tipo de batería que lleve. Hay que valorar la autonomía de la batería, que puede ser limitadora a la hora de realizar un trabajo de larga duración.

Cómo elegir taladros

Hay dos tipos de baterías:

  • Las de litio (Li): las más recomendables por ser las más completas y por no tener efecto memoria. El efecto memoria es el fenómeno por el cual una batería pierde capacidad si se pone a cargar antes de haber sido descargada por completo. Por tanto, en las baterías de litio no hace falta que se descargue entera para volver a cargarla. Además, son más ligeras y duran más.
  • Las de níquel-cadmio (Ni-Cd): son más asequibles. La tendencia es que su uso vaya en descenso.
Cómo elegir taladros

Cada tipo de batería tiene unas propiedades particulares:

  • Voltaje: es lo primero que se tiene que considerar de una batería. El voltaje se expresa en voltios (V): a mayor voltaje, mayor capacidad de trabajo.
  • El tiempo de carga: a menor tiempo de carga (cuanto menos tarde en cargarse completamente la batería), antes podrás seguir trabajando con el taladro. Las baterías de litio tardan mucho menos tiempo en cargar que las de níquel-cadmio.
  • Peso: esta característica es determinante para un fácil manejo de la herramienta. Las baterías de litio son más ligeras, manejables y compactas.
  •  Durabilidad: la vida útil de las baterías de litio dobla a la vida de las de níquel. Además, las de litio se descargan más lentamente con lo que permite trabajar durante más tiempo.

Si hay que realizar trabajos de larga duración, es muy útil disponer de más de una batería, en cuyo caso se puede tener una cargando mientras se trabaja con la otra, de modo que nuestra tarea no se parará o retrasará.

Cómo elegir taladros

Ergonomía y otros gadgets

Finalmente, en la elección de un taladro es fundamental el diseño. Debe ser cómodo , ergonómico y ligero (dentro de su rango), con el fin de facilitar al operario el manejo de la herramienta. Algunos modelos traen un mango adicional que ayuda a sujetarlos con mayor seguridad y a reducir el cansancio, así como otros pluses que mejoran las condiciones de trabajo, por ejemplo luz integrada, para poder iluminar zonas oscuras, como sótanos y similar.

En cuanto a los accesorios de la herramienta –brocas, cepillos, cinceles, discos de lija y complementos de todo tipo- merecen, por la ilimitada oferta y variedad, un capítulo aparte.

Cómo elegir taladros

Taladros de impacto. ¿Qué son?

Los taladros de impacto se utilizan principalmente para mejorar los trabajos de atornillado. Destacan porque ejercen mucho torque, esto es, fuerza mecánica o fuerza de giro. Estos taladros tienen un martillo dentro de su cuerpo que golpea en el sentido del giro o sentido del mandril (que es la mordaza que sujeta la broca); por tanto, realiza pequeños golpes giratorios al meter el tornillo.

Cómo elegir taladros

·El taladro de impacto consigue ejercer una mayor fuerza y, por tanto, permite trabajar sobre tornillos de mayor diámetro y longitud y sobre materiales más duros.

Este golpeo es diferente del que hacen los taladros percutores (que es un golpeo frontal).

Novedades más destacables

Los avances tecnológicos experimentados en la familia de los taladros-percutores-atornilladores son más reseñables en los modelos a batería que en las máquinas con cable. Las innovaciones más interesantes son:

Motores brushless o motores sin escobillas. Estos motores representan una solución más eficiente frente los tradicionales motores con escobillas. Que los motores no tengan escobillas supone que no produzcan fricción al utilizarlos y esto conlleva una serie de ventajas:

  • Se aprovecha mejor la energía logrando un mayor rendimiento y tiempo de uso, es decir, la productividad es mayor. Un taladro sin escobillas realiza al menos diez veces más de las perforaciones totales que las que realiza un taladro con escobillas. Además, al consumir menos energía la duración de las baterías también es mayor.
  • Permite una mayor torsión y velocidad de rotación, por la ausencia de rozamiento.
  • Se calienta menos.
  • Desprende menos ruido.
  • Necesita menor mantenimiento porque no hay que cambiar las escobillas.
  • La regulación del control de velocidad es más eficiente.
Cómo elegir taladros

Baterías Bosch Blue con PRO CORE. La marca alemana ha apostado por este tipo de baterías en sus herramientas de gama Superior. Ofrecen gran capacidad para las tareas más exigentes, mayor durabilidad y vida útil con un peso similar a las tradicionales.

Plataformas comunes que utilizan las mismas baterías. Por ejemplo, Dexter 20V , Worx Powershare, o Bosch Verde en 18V.

Si todavía no te has decidido, te proponemos que eches un vistazo a nuestro top ventas de taladros.