Cómo elegir taladros

Los taladros tienen muchas funciones (hacer agujeros, desbastar, lijar, decapar, se usa para colgar accesorios, montar muebles, etc.). Pero no todos son iguales. Antes de elegir uno, hay que informarse de sus características, tipos y potencias, que son claves para elegir el más conveniente.

Cómo elegir taladros

Tipos de taladro

Los taladros son herramientas imprescindibles para tareas tan variadas como montar muebles, o colgar cuadros y lámparas. Además, existen numerosos accesorios que amplían sus posibilidades y permiten realizar otros trabajos como lijar, desbastar, pulir o decapar todo tipo de superficies.

Cómo elegir taladros

La primera decisión a la hora de elegir un taladro es si se quiere que funcione con batería (taladros sin cable) o con electricidad (taladros con cable).

Taladro con cable: ¿cuándo utilizarlo?

Usos. Se puede usar para taladrar cualquier material, incluido el hormigón, gracias a su función percutora. Es especialmente ideal si vas a trabajar en superficies duras como el hormigón, las paredes, el ladrillo, cemento, etc.

Ventajas. Es ideal si se requiere disponibilidad completa y máximo rendimiento de manera continuada. Estará listo para trabajar siempre que se disponga de una toma de electricidad a mano. Suelen tener varias velocidades de modo que permiten adaptar la fuerza y la velocidad del taladro a los diferentes materiales.

Desventajas. Son algo más pesados que los taladros con batería. El cable puede resultar molesto para trabajar en determinados momentos.

Cada tipo de taladro con cable tiene unas propiedades particulares:

Cómo elegir taladros

1. Potencia: determina la fuerza del taladro con cable y se expresa en vatios (W). A mayor potencia, más fácil resultará perforar los materiales resistentes, ya que influye directamente en lo robusto y sólido que puede llegar a ser el taladro.

  • Las herramientas con potencia inferior a 750W son adecuadas para trabajos domésticos.
  • Por el contrario, los taladros que tienen hasta 900W de potencia son los indicadas para trabajos domésticos más exigentes.
  • Los taladros que rondan los 1.100W son los adecuados para entornos profesionales.

2. Control de velocidades: como se ha apuntado ya, los taladros con cable pueden tener una o dos velocidades. Esto permite regular la velocidad de giro del taladro y, por tanto, su precisión y capacidad de trabajo. Una velocidad lenta hace que el taladro gire más despacio pero con más fuerza, por lo que es la recomendada para trabajar sobre materiales muy duros como el metal. Mientras, la velocidad alta está recomendada para el resto de materiales.

  • Hay máquinas con control de velocidades electrónico, que permite adaptar la velocidad de giro del taladro con mucha precisión.
  • Y taladros con control de velocidades mecánico, con una o dos velocidades. Las velocidades lentas hacen que el taladro gire más despacio pero con más fuerza, por lo que son las recomendadas para trabajar sobre materiales muy duros como el metal. Por el contrario, las velocidades altas son recomendadas para el resto de materiales.

3. Percusión: las máquinas que incorporan la función de percusión realizan a la vez un movimiento de giro de la broca y otro de martilleo. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, hay que decantarse por un taladro sin percusión o con percutor. La principal diferencia entre ambos es la siguiente:

  • Sin percusión: se utilizan para trabajos de atornillado o de taladrado en todo tipo de materiales, excepto ladrillo y hormigón, es decir, materiales que no tengan una dureza excesiva.
  • Con percusión: gracias al mecanismo de percusión, que golpea y taladra al mismo tiempo, podrás taladrar en todo tipo de materiales, incluso los de mayor dureza.

4. Reversibilidad: prácticamente todos los taladros tienen la función de giro reversible, es decir, que giran en ambos sentidos. Esto permite realizar trabajos de atornillado y desatornillado.

¿Cómo elegir el mejor taladro inalámbrico? Las baterías al poder

Usos. Es ideal para tareas sencillas de bricolaje, como el montaje de muebles.

Ventajas. Es más ligero, portátil, lo cual proporciona mayor libertad de movimientos, sobre todo, en lugares menos accesibles, ya que se alimenta con una batería. Permite libertad de movimientos durante su uso y trabajar en lugares donde no haya tomas de luz (como puede ser el caso de trabajos en zonas exteriores o jardines, sótanos, etc.).

Desventajas. Hay que tener en cuenta la autonomía de la batería, que puede ser limitadora a la hora de realizar un trabajo de larga duración.

Lo primero que se ha de tener en cuenta al elegir entre los taladros sin cable son las características de la batería. Hay dos tipos de baterías:

  • Las de litio (Li): las más recomendables por ser las más completas y por no tener efecto memoria. El efecto memoria es el fenómeno por el cual una batería pierde capacidad si se pone a cargar antes de haber sido descargada por completo. Por tanto, en las baterías de litio no hace falta que se descargue entera para volver a cargarla. Además, son más ligeras y duran más, como veremos a continuación.
  • Las de níquel-cadmio (Ni-Cd): son más asequibles. La tendencia es que su uso vaya en descenso.

Cada tipo de batería tiene unas propiedades particulares:

Cómo elegir taladros

1. Voltaje: es lo primero que se tiene que considerar de una batería. El voltaje se expresa en voltios (V): a mayor voltaje, mayor capacidad de trabajo.

2. El tiempo de carga: a menor tiempo de carga (cuanto menos tarde en cargarse completamente la batería), antes podrás seguir trabajando con el taladro. Las baterías de litio tardan mucho menos tiempo en cargar que las de níquel-cadmio.

3. Peso: esta característica es determinante para un fácil manejo de la herramienta. Las baterías de litio son más ligeras, manejables y compactas.

4. Durabilidad: la vida útil de las baterías de litio dobla a la vida de las de níquel. Además, las de litio se descargan más lentamente con lo que permite trabajar durante más tiempo.

Si hay que realizar trabajos de larga duración, es muy útil disponer de más de una batería, en cuyo caso se puede tener una cargando mientras se trabaja con la otra, de modo que nuestra tarea no se parará o retrasará.

El resto de características son similares a las de los taladros con cable, pudiendo regular la velocidad y el sentido de giro (reversible). Igualmente, hay modelos que incorporan la función de percusión.

Descubre la novedad del brushless

La tecnología se ha puesto al servicio de las herramientas y se han creado los motores brushless o motores sin escobillas. Estos motores representan una solución más eficiente frente los tradicionales motores con escobillas. Que los motores no tengan escobillas supone que no produzcan fricción al utilizarlos y esto conlleva una serie de ventajas:

  • Se aprovecha mejor la energía logrando un mayor rendimiento y tiempo de uso, es decir, la productividad es mayor. Un taladro sin escobillas realiza al menos diez veces más de las perforaciones totales que las que realiza un taladro con escobillas. Además, al consumir menos energía la duración de las baterías también es mayor.
  • Permite una mayor torsión y velocidad de rotación, por la ausencia de rozamiento.
  • Se calienta menos.
  • Desprende menos ruido.
  • Necesita menor mantenimiento porque no hay que cambiar las escobillas.
  • La regulación del control de velocidad es más eficiente.
Cómo elegir taladros

Todas estas ventajas, llevan aparejada una desventaja: su precio de compra es algo más elevado.

Taladros de impacto. ¿Qué son?

Los taladros de impacto se utilizan principalmente para mejorar los trabajos de atornillado.

Destacan porque ejercen mucho torque, esto es, fuerza mecánica o fuerza de giro. Estos taladros tienen un martillo dentro de su cuerpo que golpea en el sentido del giro o sentido del mandril (que es la mordaza que sujeta la broca); por tanto, realiza pequeños golpes giratorios al meter el tornillo.

El taladro de impacto consigue ejercer una mayor fuerza y, por tanto, permite trabajar sobre tornillos de mayor diámetro y longitud y sobre materiales más duros.

Cómo elegir taladros

Este golpeo es diferente del que hacen los taladros percutores (que es un golpeo frontal).

Accesorios para taladros

Dime para qué quieres usar el taladro y te diré qué accesorio necesitas para cada tarea.

El uso de accesorios de calidad es muy importante. Con los complementos adecuados, el taladro permite atornillar con seguridad, lijar, desbastar, fresar, pulir y abrillantar determinadas superficies. Un buen taladro con una broca mala dará un resultado deficiente. Por eso, hay que elegir el accesorio adecuado para el material sobre el que se va a trabajar y la velocidad y precisión adecuadas.

Algunos de los usos más habituales son:

  • Taladrar. Hay que utilizar brocas específicas para perforar hormigón, madera, metal, cerámica y otras superficies. Además, hay que tener en cuenta el tipo de enganche del taladro, que puede ser cilíndrico, hexagonal o SDS. El número alude a su grosor en milímetros.
  • Atornillar. Es necesario elegir la punta adecuada a los tornillos que necesitemos utilizar (planas, torx, hexagonales, etc.). Si es preciso, se utilizará un accesorio adecuado para engarzar la punta al cabezal del taladro.
  • Fresar. Al igual que el resto de accesorios, habrá que elegir fresas adecuadas para el material sobre el que se vaya a trabajar y del tipo de ranura o bisel que haya que realizar. Acompañado a esta labor, habrá que elegir también la guía para fresar y la base de sujeción de la herramienta.
  • Lijar o pulir. Como accesorios para lijar y pulir existen el cepillo abrasivo de lijar; la boina de lana para pulir y abrillantar; y el disco, que tiene un grano de lija determinado según el tipo de lijado que se necesite hacer. Cuanto más bajo es el número, más grueso es el grano y a la inversa.
Cómo elegir taladros

También existen los taladros en columna, que aportan estabilidad y precisión a los trabajos de taladrado, fresado...