Cómo elegir esmeriladoras

Las esmeriladoras son herramientas eléctricas compuestas por dos discos o muelas abrasivas. Son utilizadas para afilar, desbastar, dar forma, cortar… piezas de metal u otros materiales de gran dureza.

Cuando la vayas a utilizar debes elegir equipamiento adecuado de seguridad, solo de esta forma evitarás cualquier tipo de accidente.

Cómo elegir esmeriladoras

Usos de una esmeriladora

Para los aficionados al bricolaje las máquinas esmeriladoras son herramientas muy útiles y prácticas, ya que permiten realizar multitud de tareas como pulir (desbastar), afilar cuchillas, sierras y otras herramientas de corte, cortar o dar forma a piezas de metal o piedra, principalmente.

Esta máquina-herramienta funciona por la rotación de los discos contra el material que se quiere trabajar.

Algunos ejemplos de para qué puedes usar una esmeriladora son: realizar biseles y rectificarlos, afilar cuchillas, escoplos, ejes y otras herramientas de corte, afilar, eliminar rebabas, rectificar cortes y dar forma a los distintos materiales o piezas de metal o madera, según el tipo de esmeriladora que escojas.

Podrás hacer un tipo de trabajo u otro dependiendo del disco o complemento que tengamos: la utilizarás para tareas de carpintería cuando uno de sus extremos esté compuesto por una lija; para trabajar con metal cuando en sus extremos tengas discos de piedras; algunos modelos incorporan un pequeño taladro…

Tipos de esmeriladoras

- Esmeriladoras de banco

Es el tipo más común para el bricolaje doméstico. Es una herramienta de pequeñas dimensiones diseñada para fijar a un banco de trabajo. Básicamente está compuesta por el motor eléctrico con un eje en el que a cada extremo hay dos discos abrasivos. Esos dos discos, por lo general, son de diferente grano, para permitir trabajar en seco o en húmedo; con este último conseguirás acabados y afilados más perfectos.

Cómo elegir esmeriladoras

Estos discos están asegurados con una tuerca a presión. Hay una amplia variedad de ruedas intercambiables, de distintos grosores, diámetros y material, que elegiremos según el trabajo a realizar. 

- Esmeriladoras de banda

Suelen combinar la función de esmeriladora con una lija de banda, es decir, es una banda abrasiva usada para nivelar piezas de distintos materiales.

- Esmeriladoras de pedestal

Son más grandes porque tienen una base de apoyo que se atornilla sobre la base de trabajo. Están diseñadas para realizar tareas más pesadas.

- Esmeriladoras combinada

Son las que, en lugar de tener dos discos, tienen en un extremo un solo disco y en el otro, una lija con la que se realizan trabajos de carpintería en madera.

Partes de una esmeriladora

- Apoyo para la herramienta

- Interruptor

- Bases para la fijación

- Protectores de ojos

- Disco o muela abrasiva

- Motor

Aspectos a tener en cuenta

- Discos o muelas abrasivas. El grano de los discos puede ser más o menos basto; los podremos elegir con un diámetro que oscila entre los 150 o 200 mm, en función del tamaño de la esmeriladora. Existen algunas máquinas que admiten tamaños superiores.

Los menos rugosos (más finos) son empleados para realizar acabados y labores de lijado y para trabajar en húmedo; los más granulados son para los trabajos más duros.

Potencia y velocidad: La potencia indica la capacidad de trabajo de la máquina, a mayor cantidad de vatios más potencia. Las hay de 150W, las de menor potencia y de hasta 550W, las de mayor potencia.

Protección y seguridad

- Protégete la cara y los ojos. Las máquinas esmeriladoras cuentan con los “guarda ruedas”, son unas protecciones (habitualmente de plástico rígido) que retienen las chispas, viruta, pequeñas esquirlas o polvo que se suelta de la pieza durante la realización del trabajo. Pero esto no nos protege del todo, por lo que además, debemos ponernos gafas y mascarillas.

Las manos 
son otra zona vulnerable del cuerpo, por lo que también se recomienda el uso de guantes con el fin de evitar cortes y quemaduras. Puedes elegir entre una gran variedad de tipos: de elastano y poliuretano, térmicos, aislantes…

- Antes de empezar a trabajar, comprueba que el disco está en perfecto estado y correctamente colocado.

- Asegúrate de que el disco elegido es el correcto tanto para el material como para el tipo de trabajo a realizar.