Cómo elegir tronzadoras

Las tronzadoras son ingletadoras con mayor capacidad de corte y más potencia de motor, por eso suelen usarse para cortar materiales ferrosos, aunque cambiándoles el  disco, pueden cortar otros materiales, como madera o cerámica. Algunos fabricantes identifican tronzadoras e ingletadoras, por lo que tendrás que tener en cuenta las prestaciones que ofrecen (potencia, posibilidad de inglete, tipo de disco adecuado) para elegir un modelo u otro.

Cómo elegir tronzadoras

Cómo son las tronzadoras

Las tronzadoras son máquinas estacionarias, es decir, que necesitan apoyarse firmemente sobre una superficie para su utilización, aunque se pueden transportar de un lugar a otro, gracias a su asa. Su funcionamiento se basa en cortar las piezas que se sitúan sobre su base de trabajo, bajando la hoja de corte hasta atacar la pieza.

Los aspectos más importantes de la tronzadora son la potencia y la altura de corte, pero también otras posibles prestaciones, según los modelos.

  • La potencia: según los modelos, sus potencias de trabajo parten de los 1.800 vatios (W), para las tronzadoras de madera, y sus revoluciones por minuto, a partir de 1.300 r.p.m. Las ingletadoras utilizan discos de corte que deben elegirse según el material que se vaya a trabajar.
  • La capacidad de corte: determina el tamaño de las piezas que se pueden cortar a lo alto y a lo ancho, tanto para perfiles cuadrados como para perfiles rectangulares. A más capacidad de corte, se podrán trabajar piezas más grandes.
  • Otras prestaciones: los fabricantes suelen añadir prestaciones para hacer más atractivas sus máquinas frente a las de la competencia. Puedes encontrarte, entre otras, las siguientes:
    • Deflector de viruta: desvía las virutas proyectadas para que no lleguen a la persona que las maneja.
    • Depósito para residuos de corte: para depositar los restos de corte mientras se trabaja.
    • Carcasa de doble pared: para evitar el sobrecalentamiento de esta, debido a la fricción producida en el disco.
    • Puntero láser: para máxima precisión en el corte.

Las tronzadoras pueden permitir solo cortes en recto o también en bisel y a inglete. Según el caso, incorporarán más elementos o menos. Te contamos sus partes en una tronzadora adecuada también para madera, que permite todo tipo de cortes.

Cómo elegir tronzadoras

 

  1. Empuñadura.  Todas las máquinas disponen de una empuñadura ergonómica para poder trabajar con comodidad y con la mayor seguridad posible. El mecanismo permite bajar y subir la hoja de corte.
  2. Mesa superior. Algunos modelos incluyen una mesa superior que permite apoyar las piezas en ella, como si de una mesa de trabajo se tratara.
  3. Caperuza superior de protección del disco. Solo se va levantando a medida que el material que estás cortando la empuja.
  4. Guarda del disco. Es una carcasa móvil que actúa de la misma manera que la caperuza superior.
  5. Disco de corte. Tan importante como la máquina, debe ser adecuado al material que se va a cortar, al diámetro de la máquina y estar en buenas condiciones de uso.
  6. Regleta tope. Puede o no ser regulable y es la parte contra la que se apoyan las piezas para que queden firmemente colocadas antes de hacer el corte.
  7. Plataforma de corte. Parte donde se apoyan las piezas. Generalmente es telescópica para facilitar el corte de elementos grandes. La capacidad de corte viene establecida por la capacidad de la mesa de corte.
  8. Regulación del inglete. Dispositivo para fijar el ángulo del corte a inglete, en las máquinas que ofrecen esta posibilidad.

¿Qué tipos de tronzadoras hay?

  • Tronzadoras de disco abrasivo

También llamadas simplemente tronzadoras, se utilizan para cortar materiales ferrosos (hierro, acero). Están dotadas de potente motor y de un disco de hasta 355 mm. Suelen permitir solo cortes rectos y no es posible hacer inglete. El disco efectúa el corte por abrasión del metal, lo que produce un elevado calor, que se puede bajar usando un líquido refrigerante.

  • Tronzadoras de disco

Se llaman así las que, además de trabajar disco abrasivo, pueden hacerlo también con disco de dientes, gracias a un mecanismo de cambio fácil del mismo. Esto les permite cortar también madera, usando el disco adecuado. Son muy parecidas a las ingletadoras y permiten cortes en bisel y en inglete.

  • Tronzadoras para cerámica

Se diferencian de las anteriores en que suelen estar montadas sobre una mesa que permite contener agua tanto para refrigerar el disco de corte como para depositar los residuos que se producen en el corte.

Así se usa una tronzadora

  • Fija el material que vas a cortar en la base de la máquina. Las de disco abrasivo incluyen una prensa que nos facilita la acción.
  • Ahora acciona el motor.
  • Baja el disco hasta que se encuentra con el metal.
  • Presiona para conseguir el corte.

Utilízala con total seguridad

Las tronzadoras son máquinas de corte muy potentes y toda precaución en su manipulación es muy importante. Aquí tienes algunos consejos:

  • Lee las instrucciones del fabricante y guíate en todo momento por sus recomendaciones.
  • Usa siempre guantes y gafas: ten en cuenta que, al cortar metales especialmente, se puede desprender virutas y esquirlas que te pueden dañar los ojos y las manos.
  • Si vas a realizar muchos cortes seguidos, es interesante que te pongas protección también en los oídos.
  • No utilices ropas holgadas o elementos que puedan engancharse en la máquina.
  • No trabajes cerca de sustancias inflamables: es probable que la fricción contra el metal genere chispas.