Claves para una deco “salvaje” en tu casa. ¡Qué ruja la marabunta! 

Anochece sobre la sabana africana. Desde el interior de la tienda se escuchan los rugidos de los leones, que se ponen en movimiento, y se percibe la risa de las hienas. Estampados étnicos, plantas frondosas y telas naturales decoran el ambiente, creando un ambiente que remite al Hollywood de Ava Gardner y Clark Gable. El look selvático fue un must en la decoración de los años 70 y hoy regresa, con más elegancia y nostalgia. Con estas siete claves lo llevarás a tu casa y despertarás su alma salvaje, en forma de toques mágicos.

El triunfo de los tribales. En tatuajes… ¡y en decoración!

Los motivos tribales se han convertido en tendencia, casi en un estilo de vida. Formas geométricas entresacadas de antiguos maquillajes, telas tejidas a mano, símbolos prehistóricos… Cuando se juntan y crean un patrón uniforme, dan lugar a maravillosos estampados que llenarán de vida tu casa. Viste tus ventanas con cortinas donde este print sea el protagonista, y mira cómo bailan con la brisa y la luz… O lleva a tus cojines estampados étnicos, creados a partir de los kilim e ikats tradicionales que renacen hoy con nuevos colores y texturas.

Claves para una deco “salvaje”

La geometría es fundamental en este tipo de ambientes. La combinación de blanco y negro en un motivo abstracto y repetitivo es suficiente para dotar de un “alma africana” a un lugar especial. Estos dibujos evocan la piel de las cebras, las manchas de los leopardos… Eso sí, reorganizados mediante un patrón simétrico que llama a la armonía.

El papel pintado es una fantástica forma de decorar de forma rápida y sencilla una pared de estas características. Después, unos muebles rústicos o coloniales y unas grandes plantas verdes (las que estuvieron de moda en los 70, como la kentia o la monstera, funcionan de maravilla) darán el toque maestro a tu rincón salvaje.

Claves para una deco “salvaje”

De dormitorio a refugio de montaña, en tres sencillos pasos 

Tan salvajes como las sabanas africanas, las montañas de Norteamérica conforman un espacio mítico donde la aventura se esconde en cualquier giro del camino. Osos grizzlie, tramperos, buscadores de oro… Los ambientes de las novelas de Jack London y las películas de John Huston crean espacios envolventes, llenos de calidez y añoranza. ¿Quieres que tu dormitorio recree estos magníficos parajes? Consíguelo revistiendo las paredes (o si eres muy valiente, los techos) con tablas o frisos de madera rústica, que dará al espacio ese sabor cottage.

Claves para una deco “salvaje”

En lugar de lámparas, usa portabombillas de cuerda con bombillas led tipo Edison; y hazte la mesita más original del mundo colgando del techo una tabla con dos cuerdas, como si fuera un columpio. Si vistes la cama con mantas de pelo y colocas unos cojines étnicos, el resultado te hará soñar…

Junglas de papel que trepan por las paredes 

El papel pintado sigue dándonos todo tipo de alegrías. Los que más se llevan hoy día muestran estampados barrocos, casi excesivos; por eso hay que usarlos con mesura. Nos encantan los que llevan prints tropicales, pletóricos de plantas verdes, flores e incluso pájaros.  Con siluetas delicadas o trazos de acuarela, crean espacios mágicos que parecen recién regados por las lluvias tropicales…

Claves para una deco “salvaje”

Pinta las paredes del salón o del dormitorio de blanco y reviste una de ellas con un papel con estampado tropical. Decora con muebles claros de poco peso visual (la pared “verde” tiene ya mucho protagonismo) y añade algún otro detalle salvaje en cojines, alfombras o cerámica. Y si tu puerta no tiene marco y queda enrasada con la pared, ¿qué tal si te atreves a empapelarla también? El efecto sorpresa quedará garantizado.

Y es que el papel pintado se puede usar para muchas más cosas que empapelar paredes. Revestir puertas, decorar armarios… 

Claves para una deco “salvaje”

Estampados inspirados en el reino animal. Yes, we love them! 

Lejos quedan los tiempos en los que el hombre devastaba los espacios naturales para robar sus pieles a los más bellos animales. Hoy día no renunciamos a decorar con estos preciosos motivos, pero siempre en forma de materiales sintéticos y diseños estampados que los llevarán a nuestra casa de la forma más respetuosa. Siente rugir al leopardo, escucha trotar a la cebra o imagina a la jirafa caminando mientras tomas una taza de café, en un entorno donde reinan las alfombras, telas o tapicerías decoradas con estos maravillosos dibujos naturales. Cenefas de papel pintado, zócalos, cojines, cerámicas… El print animal reinará en tu casa, al igual que lo hace en la selva.

Claves para una deco “salvaje”

Espacios con corazón verde. Decora con plantas de interior 

Viajamos de África y Norteamérica a otro continente igualmente hermoso y salvaje: Sudamérica. La impresionante selva amazónica se despliega ante nosotros con toda su potencia. ¿Tienes ya la imagen mental? Pues trasládala a la decoración de tu casa con la ayuda de unas aliadas de lujo: las plantas de interior. Son preciosas, frescas y requieren muy poquita atención; y sin embargo, te regalan todos los días su belleza natural.

Claves para una deco “salvaje”

El verde de estas plantas y sus impresionantes flores son pura esencia salvaje: no hay que olvidar que se trata de especies tropicales (por eso solo pueden vivir en el calorcito de las casas). Colócalas de forma original, sin ceñirte a la clásica maceta: en latas recicladas, en tiestos colgantes… Y si te gustan las trepadoras, haz un biombo o un panel con una celosía y deja que lo tapicen.

Si te gusta el “hazlo tú mismo” y las ideas originales, esas que solo tienes tú en tu casa y que todos admiran (y envidian), esta estantería para plantas te va a enamorar. Su liviano diseño hace que parezca que flota en el aire… Construirla es facilísimo: solo tienes que cortar círculos en unas baldas o tablones de madera para encajar los tiestos para las plantas). Fija al techo cables de los que se usan para colgar cortinas, empleando tacos, hembrillas y prisioneros (las piezas que cierran el cable). Taladra las baldas por las esquinas e introduce los cables, sujetándolos bajo la balda con más prisioneros. Pon los tiestos en su sitio… Y tendrás una fantástica estantería para macetas/separador de ambientes que llamará la atención.

Claves para una deco “salvaje”

Esencia de ébano: viste tus ambientes con madera oscura y cuero 

Hay pocas cosas que evoquen tanto el espíritu indomable de los espacios salvajes como las maderas oscuras y el cuero envejecido. Asociamos estos materiales con ambientes tropicales y sabor colonial, sobre todo cuando van acompañados de suaves textiles en color blanco crudo, como el lino o el tul de las mosquiteras…

Claves para una deco “salvaje”

Mezclar cuero y madera oscura es un acierto total cuando se busca una deco “salvaje”. Si tienes una silla vieja, quítale la tapicería, aplica un tinte color wengué y grapa al asiento unas tiras de cuero entrecruzadas. Busca accesorios que imiten este material (cajas para organizar, bancos con asientos…) y combínalos con maderas rústicas, siempre con algún toque blanco y luminoso para “descargar” un poco el ambiente.

Ambientes que viajan contigo. Colecciona, mezcla… y revive 

¿A quién no le gusta viajar? Y casi tanto como viajar, a todos nos gusta recordar nuestros viajes. Recuperar aquel instante en el que recorrías el bullicioso mercadillo de artesanía y regateabas por cualquier “tesoro”; el momento en el que viste atardecer sobre las dunas del desierto, sobre una manta de cálidos tonos; la hora té en una terraza donde se aspiraba el olor de las especias…

Claves para una deco “salvaje”

Tus recuerdos viajeros no solo llevarán su belleza y su autenticidad a la decoración, sino que te despertarán una sonrisa y una memoria cada vez que los mires. Jarrones, teteras, esculturas, telas, lámparas… No cometas el error de sobrecargar los espacios con estas piezas: es mejor que haya pocas y cada una tenga su protagonismo. Si pintas las paredes de blanco roto o un suave tono arena y escoges un suelo en acabado madera lavada, la delicada neutralidad de estos colores permitirá brillar a tu colección. ¡Y de eso se trata!