Adapta tu casa al ritmo de tu vida

Niños que crecen, un nuevo trabajo desde casa, espacio para guardar el material del deporte al que te has enganchado… tu vida cambia y tu casa necesita adaptarse a ti y a tus nuevas necesidades. Más espacio de almacén, un pequeño despacho o un comedor en la cocina. ¿Ya has decidido por dónde empezar?

La casa forma parte de nuestra vida. Y como tú, ella también necesita renovarse para que se ajuste a esas pequeñas rutinas que aparecen en nuestro día a día según pasa el tiempo. Una reforma no se planifica únicamente porque el suelo se vea algo anticuado o los muebles de la cocina un poco deteriorados por el uso. Una reforma responde a tu vida.

María y Fran, con los que seguro te sentirás identificado, también necesitaban un cambio en su hogar para adaptar los espacios a las exigencias de cada miembro de la familia. ¿Qué mejor momento para renovar la imagen de toda la casa? ¡Estará a la última, a medida y con todas las comodidades!

Más que una entrada

Después de una jornada de trabajo, llegas a casa, abres la puerta y… el recibidor te acoge con funcionalidad y orden. Y su pieza clave es un armario en el que organizar los abrigos, los zapatos, la bolsa de deporte y las mochilas de tus hijos.

Con una buena planificación es posible encontrar un hueco para colocar uno o varios módulos en una combinación práctica y decorativa, como la de María y Fran, realizada a medida de su espacio y que se ha diseñado con módulos de almacén y un banco en el que dejar el bolso al llegar o sentarte mientras te calzas.

Adapta tu casa al ritmo de tu vida

¿Qué te parecería que, además de funcional, tu recibidor estuviese actualizado y con una imagen que reflejase tu personalidad? Con un cambio de puertas, en un acabado que coordine con el suelo y con los frentes del nuevo armario, el recibidor parecerá otro.

Una cocina para vivirla todos juntos

Cocinar en pareja o en familia mientras se comparten las anécdotas del día, tomar el aperitivo al tiempo que se termina de hornear la lasaña o desayunar juntos para empezar el día. La cocina se llena de vida (y de confidencias) a diario.

Su distribución y diseño deben estar ideados para resultar funcionales. María y Fran tenían un deseo: una amplia zona de despensa porque no les gusta ir a la compra cada semana. Como ellos, dedica un momento a pensar qué te gustaría a ti. Para nuestros protagonistas la opción fue colocar semicolumnas, que les permiten almacenar alimentos sin cargar el espacio ya que no llegan hasta el techo, pero tienen más altura que los muebles bajos.

Adapta tu casa al ritmo de tu vida

Y si tienes un sueño… hay que cumplirlo. María y Fran querían una isla y para instalarla se sustituyó la puerta abatible de acceso a la cocina por una corredera. En el espacio ganado, tienen su isla. Un detalle práctico: la encimera se prolonga en un lateral a modo de barra con taburetes. Más superficie de trabajo o desayunos en la cocina.

Una terraza bien aprovechada 

Sea como sea tu terraza siempre hay una manera de sacarle partido y convertirla en ese rincón en el que ver atardecer, sentarse a leer o dar rienda suelta a la creatividad delante de un lienzo. Su uso depende de las rutinas y necesidades de cada uno. En este caso, la terraza era estrecha y estaba conectada con el salón. Hasta ahora, sin demasiado uso…

Los hijos adolescentes de María y Fran comparten habitación pero no hay espacio suficiente para crear una zona de descanso y otra de estudio. La solución: transformar una terraza estrecha y poco aprovechada en una luminosa área de trabajo con vistas.

Adapta tu casa al ritmo de tu vida

Por fin, esa zona de la casa se utiliza y acoge una zona de estudio gracias al aislamiento de PVC (policloruro de vinilo, un derivado del plástico) con cristal bajo emisivo contra el frío, el calor y el ruido, que hace que todos los miembros de la familia se rifen el rincón para estudiar, trabajar o navegar por Internet.

Un baño actualizado para los chicos

Antes, cada mañana, el sueño y las prisas de dos adolescentes se daban cita en un baño algo anticuado e incómodo. Ahora el espacio está repleto de buen rollo y de soluciones prácticas: muebles de almacén para que cada uno tenga sus botes organizados y a mano, una amplia ducha (¡al quitar la bañera parece que el baño ha crecido!) y revestimientos juveniles. Este sí que es el baño de dos chavales. 

Adapta tu casa al ritmo de tu vida

Una habitación compartida con espacio para cada uno

Es su mundo. El dormitorio habla de ellos y debe adaptarse a sus gustos. ¿Qué colores les atraen? ¿Qué cuadros o láminas les apetecerá colgar en las paredes para decorarlas? ¡Pregúntales! ¿Y si se queda algún amigo a dormir? Seguro que necesitan espacio de almacén para su ropa. Piensa también en sus zapatillas y en el material deportivo que acumulan.

Adapta tu casa al ritmo de tu vida

Como los hijos de María y Fran ya tienen una nueva zona de estudio, en la habitación optaron por renovar el mobiliario con dos camas y armarios en una composición modular que respetase el espacio de cada uno. Con un armario ropero de puertas correderas entre cada cama y papel pintado y pintura en las paredes, las zonas quedan delimitadas. Están juntos, pero no revueltos.